• Regístrate
Estás leyendo: Inminente rebelión por Brexit en la Cámara de los Comunes
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 05:32 Hoy

Inminente rebelión por Brexit en la Cámara de los Comunes

En una conferencia con conservadores, la primera ministra dio una señal clara de que quiere que el país ponga fin a participar en el mercado único.

Publicidad
Publicidad

James Blitz

Cuando los ministros del Parlamento regresen hoy a la Cámara de los Comunes después de una breve pausa de la temporada de conferencias, el ambiente sobre el tema del brexit tendrá un cambio bastante considerable.

En las últimas semanas, los ministros del Parlamento se mostraron pasivos mientras el debate sobre exactamente qué tipo de salida debía buscar Gran Bretaña se daba a puerta cerrada entre los ministros del gabinete. Pero después del discurso que Theresa May dio con los conservadores la semana pasada, al parecer hay un creciente número de políticos toris (conservadores), laboristas y demócratas liberales que quieren que la Cámara de los Comunes tenga un control mucho mayor sobre los acontecimientos. Hay dos razones por las que los miembros del Parlamento tomaron las armas. La primera es que May dio una señal clara la semana pasada de que quiere que Gran Bretaña ponga fin a su participación en el mercado único. Su insistencia en que Reino Unido salga de la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo y su dura retórica sobre la inmigración lo dejan claro. Los comentarios de la primera ministra sacudieron a los inversionistas en libras esterlinas y a las empresas británicas, quienes temen las consecuencias para el comercio de Reino Unido. Ahora el recientemente refundado grupo de mayoría del Partido Laborista llama a una votación sobre los términos de la renegociación de May. Ed Miliband, ex líder laborista, y Nick Clegg, ex líder liberal demócrata, suman sus voces a la petición. La segunda razón por la que los parlamentarios están en un estado de ánimo de confrontación con May es que creen que los hicieron totalmente a un lado. La primera ministra insiste en que va a invocar el artículo 50, el camino formal hacia el brexit, el próximo año sin pedirle su consentimiento a la Cámara de los Comunes. Pocos, si es que alguno, de los ministros del Parlamento quieren esa votación para tratar de revertir totalmente la decisión del brexit. Pero muchos quieren dar su opinión acerca del tipo de acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea que quiere lograr antes de que se firme la carta del artículo 50. Hay demasiadas incertidumbres acerca de esta inminente rebelión. No queda claro si los opositores de May tienen la cantidad necesaria para ejercer presión sobre el voto. Dado que May tiene una ligera mayoría, puede ser vulnerable. Pero la dirección política del Partido Laborista sobre Europa bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn aún es impredecible, por decir lo menos. Incluso así, no se debe subestimar la importancia de lo que ocurre en Westminster. La primera ministra puede pasar los próximos cinco meses en un intento por mantener un fuerte control de su estrategia de negociación, y restringir el debate a su gabinete más cercano y dar a conocer la carta de notificación de un “brexit duro” en la primavera. Sin embargo, ha roto su propia regla acerca de no dar comentarios continuos. Su actuación en la conferencia fue una sorpresa que galvanizó a los miembros del Parlamento proeuropeos, ya que aún tienen tiempo para poder influir en las decisiones reales.

Los líderes europeos deben mantener tantos puentes como sea posible entre Reino Unido y la Unión Europea, incluso si eso significa abandonar el principio de libertad de movimiento para la mano de obra, escribe Stefan Kooths, del Instituto Kiel para la Economía Mundial.

Los políticos hacen comentarios acerca de cómo la Organización Mundial del Comercio puede presentar un reto más grande para la gente a favor del brexit que Bruselas mismo.

Bagehot, de The Economist, advierte a Theresa May en contra de tomar una nueva dirección no liberal para Reino Unido.

Este mes la confianza de los inversionistas en el bloque de 19 países llegó a su nivel más alto desde antes del referendo para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, pues recibió el impulso de un fuerte desempeño en Alemania, de acuerdo con un índice que tiene amplio seguimiento que recopila el grupo alemán de investigación Sentix.

La encuesta a inversionistas que realizó Sentix llegó a 8.5 en octubre, un aumento saludable en comparación con la lectura de 5.6 que se registró el mes pasado, y mejor que el pronóstico de 6.3 que hicieron los analistas. La decente calificación de octubre significa que el índice ahora regresa a los niveles que tenía antes de la votación del brexit, y que sufrieron un fuerte descenso en julio.

El subíndice de las expectativas de los inversionistas también subió 4 puntos, para alcanzar su mejor nivel desde diciembre de 2015, y Sentix llama a la encuesta de octubre “un cambio de rumbo” de la economía global.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.