La injusticia fiscal recae sobre las personas físicas: Rodrigo Medina

Si se agrega la excesiva tramitología para el pequeño contribuyente, experto cree que habrá un efecto económico negativo, y se tendrá que pensar en modificaciones a corto plazo.
Rodrigo Medina Sánchez, experto fiscal
Rodrigo Medina Sánchez, experto fiscal (Agustín del Castillo)

Guadalajara

La reforma fiscal que entró en vigor este mes de enero en el país, además de que da más dinero al gobierno federal, le complica la vida a las personas físicas –los que trabajan por su cuenta- y a los antes llamados pequeños contribuyentes, con una tramitología excesiva, tasas y candados a la deducibilidad que en los hechos significarán una carga tributaria mayor, señala el experto fiscal Rodrigo Medina Sánchez.

Así, el Ejecutivo y las cámaras legislativas se han quedado nuevamente cortos en la intención de generar un sistema nuevo, eficiente y justo que sea palanca para el desarrollo nacional; el contador público, consultor del grupo FORES, que acudirá a Guadalajara a ofrecer una conferencia sobre el tema a finales de este mes,  cree que a la vuelta de las elecciones de 2015 se tendría que plantear otro cambio, pues seguramente habrá una repercusión económica y social negativa entre las clases medias, que son nuevamente las principales sacrificadas.

Decir que quienes ganan menos de 60 mil pesos al mes no son afectados con más impuestos, es media verdad. Se han cerrado muchas posibilidades para deducir y se han establecido topes, que en los hechos llevan a que los ingresos de las personas mermen.

“Esta reforma es tan trascendente que no tiene comparación mas que con la del 2007, con un nuevo Impuesto Sobre la Renta; aquí todos estamos involucrados, aquel pequeño contribuyente que nos había costado llevar a al formalidad, a través de la figura del pequeño contribuyente, intermedio, con hasta dos millones de pesos de ingresos [anuales], desaparece su régimen, es decir, se suma a un nuevo régimen que es el de incorporación, y que afecta a todos, a pequeños, abarroteras, tiendas de la esquina…”.

Porque en muchos casos, lo que se busca es simplemente registrar, en una primera fase. “Anteriormente, el pequeño contribuyente, a través de una tabla, realizaba su pago de impuestos bimestralmente, y ahora, en el primer año no va a pagar impuesto […] pero van a tener que llevar contabilidad y van a estar obligados a facturar electrónicamente”.

- ¿qué tan importante resulta esta incorporación?

- Yo creo que no va a ser una mayor contribución, sino buscar tener una mejora en la cultura contributiva; estos contribuyentes van a ir tomando una formalidad, y se van a ir acostumbrando a presentar su declaración, a cumplir, y por supuesto, en su momento, a pagar impuestos.

- ¿el sector propiamente de los evasores, tianguis, puestos semifijos, vendedores de puerta en puerta?

- Dentro del Código Fiscal de la Federación existe la figura del aseguramiento precautorio; la autoridad va a tener la facultad de ir a esos puestos semifijos, revisar la mercancía, para ver si la obtuvo de manera legal, y en caso de que no se compruebe, la autoridad tiene la facultad de confiscar precautoriamente la mercancía.

- ¿Qué no se hacía eso ya en los grandes operativos de la AFI a mercados tipo Libertad [San Juan de Dios]?

- Sí, lo que pasa es que no se le habían dado todas las facultades y ahora el Código fiscal ya lo establece.

- Se demanda “justicia” en el pago de impuestos, ¿esta reforma tiende más a ese valor que otras del pasado?

- Pues hay situaciones que no entendemos nosotros los fiscalistas, como el hecho de una tasa diferenciada, una persona física que realiza una actividad empresarial, o comercia, puede llegar a pagar sobre la tasa de 35 por ciento mientras que una personas moral, una empresa, sobre las mismas actividades, va a pagar 30 por ciento; en ese sentido sí hay una diferencia en el trato que no acredita la idea de justicia […] considero que la autoridad extralimitó sus atribuciones y hay muchos ejemplos que demuestran que se vulneran los derechos de los contribuyentes.

- ¿En qué más se dan las disparidades entre persona física y moral?

- Anteriormente las personas físicas, a la hora de hacer su declaración anual, tenían la posibilidad de presentar sus deducciones personales; sin embargo, esta deducción se limitó, ahora está limitada a 90 mil pesos al año, o a 10 por ciento de los ingresos, lo que nos hace pensar que el peso de la reforma se cargó sobre las personas físicas.

- Pareciera que el mensaje es: mejor no trabajes tanto, porque igual te lo voy a quitar vía impuestos…

- Sí, ese es uno, y otro, que el patrón que busca un esquema para que el trabajador no pague tantos impuestos, y eso se ve reflejado en una contribución social menor, en una reducción de prestaciones.

- Se nos hizo pensar que esta era una reforma fiscal de largo aliento, casi definitiva... 

- Desafortunadamente aquí no tenemos reformas a largo plazo; normalmente los políticos trabajan por su sexenio o trienio, y esta no es la excepción, esta es una reforma que rompe con algunos esquemas que venían de sexenios anteriores, que posibilitaban la disminución del impuesto sobre la renta; había un decreto en que lo teníamos en la tasa de 28 por ciento, se eliminó y lo estamos pagando sobre la tasa del 30, entonces no hay en ese sentido a futuro una reforma clara. Y sobre si es el detonante para desarrollar económicamente, los números nos indican lo contrario: cuando tenemos una reforma de este tipo lo que normalmente sucede es que hay una depresión económica, y ahí se vuelve a erosionar la posibilidad de que estas clases medias tengan mejor capacidad adquisitiva, y lo estamos viendo con el aumento constante de gasolina, y lo vamos a ver con este pago de impuestos, porque en algunos casos al reducir las deducciones tanto de personas físicas como morales, no se genera crecimiento económico, genera crecimiento para las arcas públicas...

- Es decir, el gobierno es el que gana, va a tener más dinero...

- Así es. Seguimos teniendo un gobierno muy robusto, muy caro, y no se está distribuyendo la riqueza de manera adecuada.

- Entonces, muy probablemente después del proceso electoral del 2015, ¿se volvería a discutir el tema fiscal?

- Seguramente, yo calculo que en tres años vamos a tener otra reforma.

- A ver si hacemos ya una reforma a fondo...

- Sí, lo que nosotros pensamos que iba a ser una reforma integral, termino siendo una reforma importante, pero no a la altura de lo que este país necesita.