• Regístrate
Estás leyendo: Infundada acusación contra GM en EU, dicen en México
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 20:55 Hoy

Infundada acusación contra GM en EU, dicen en México

La demanda colectiva involucra a 705 mil camionetas con motor a diésel Duramax y presume que GM truqueó los motores para aumentar la potencia y la eficiencia de los vehículos.

Publicidad
Publicidad

Pilar Juárez

El fabricante de vehículos General Motors fue acusado de colocar dispositivos que manipulan las emisiones contaminantes de dos modelos de camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra entre 2011 y 2016, que involucra a cerca de 705 mil unidades, un caso similar al de Volkswagen en el llamado Diesel-gate.

La queja fue interpuesta en un juzgado de distrito de Detroit, Estados Unidos, y consta de cerca de 190 páginas, con referencias al caso de Volkswagen, en el que se presume que el nivel de emisiones rebasa entre dos y cinco veces el límite legal en condiciones regulares de conducir, de acuerdo con agencias y medios especializados.

General Motors, a través de su oficina de comunicación en México, informó: “Estas quejas no tienen fundamento alguno. Las camionetas Chevrolet Silverado y GMC Sierra Duramax Diésel cumplen con todas las regulaciones de emisiones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés) y del Consejo de Recursos del Aire de California (CARB, por su sigla en inglés)”.

La queja fue presentada por los propietarios de los vehículos que están representados por el bufete de abogados Hagens Berman, el mismo que llevó la demanda contra Volkswagen por la manipulación de sus motores.

La demanda colectiva involucra a 705 mil camionetas con motor a diésel Duramax y presume que GM truqueó los motores para aumentar la potencia y la eficiencia de los vehículos.

Según la denuncia, las camionetas expusieron al público a niveles nocivos de humo y considera que los motores a diésel producen mayores volúmenes contaminantes de óxido de nitrógeno.

Como parte de la denuncia, el proveedor alemán de autopartes Bosch, que fue acusado en el caso de Volkswagen, también es parte del caso de GM como un participante activo para evadir los estándares de emisiones, sin que haya hasta el momento una respuesta por parte de la firma.

GM se suma a al menos cinco fabricantes de automóviles cuyas emisiones de diésel han sido revisadas por reguladores o consumidores; además de Volkswagen están Mercedes-Benz de Daimler AG, Fiat Chrysler Automobiles, Peugeot y Renault.

Por falsear información sobre la emisión de contaminantes un jurado investigador en EU imputó a seis empleados de alto nivel de Volkswagen y acordó que el fabricante debe pagar cerca de 4 mil 300 millones de dólares.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.