Baja en precios de limón y tomate ayuda a la inflación

La inflación interanual cayó ligeramente durante la primera quincena de junio para ubicarse en 2.55%, gracias a la disminución de precios de productos como el tomate verde, uva y cebolla.
El precio del kilo de limón tuvo un incremento en la primera semana de marzo.
(Liliana Cavazos)

Ciudad de México

La inflación interanual de México se moderó a un 2.55 por ciento hasta la primera mitad de junio, más de lo esperado por el mercado, debido principalmente a un descenso en los precios de productos agropecuarios. En la quincena precedente, la inflación se ubicó en un 2.66 por ciento.

La disminución obedeció a la caída de precios de productos como limón (36.88 por ciento); tomate verde (17.43 por ciento); uva (11.88 por ciento); cebolla (6.40 por ciento; y plátano (4.30 por ciento).

Los mayores incrementos se dieron en productos como aguacate (22.71 por ciento); naranja (15.16 por ciento); chayote (14.34 por ciento) y el gas doméstico (3.09 por ciento).

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) mostraron que a pesar de esta disminución, la inflación subyacente -el referente de política monetaria del banco central- se aceleró a un 2.98 por ciento interanual hasta la primera quincena de junio. Se trató de su mayor nivel para una quincena desde el 3.23 por ciento de finales de 2014.

Sin embargo, tanto la inflación general como la subyacente están dentro del objetivo de inflación de Banco de México (central), del 3.0 por ciento con un rango de tolerancia de más o menos un punto porcentual.     

Solo en la primera mitad de junio, el índice de precios al consumidor de México subió un 0.02 por ciento ante un incremento del 0.3 por ciento en los precios de energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno, que se vio compensado por la caída del 1.51 por ciento de los productos agropecuarios.

El índice subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina algunos productos de alta volatilidad, subió un 0.16 por ciento en la primera quincena de junio.   

Al interior del índice de precios subyacente, las mercancías crecieron un 0.20 por ciento y los servicios un 0.13 por ciento.

Al cierre del año, la inflación general podría ubicarse en un 3.09 por ciento, dentro del objetivo del banco central, segúnun sondeo entre analistas del sector privado.

La autoridad monetaria de México espera que la inflación se ubique en promedio este año en un 3.0 por ciento, en línea con su objetivo permanente.