Pega alza en la inflación a la clase trabajadora: UdeG

Dice académico que el aumento al salario es insuficiente para satisfacer las necesidades.

Guadalajara

Muchas quejas se escuchan diariamente por las amas de casa y la clase trabajadora, el dinero no alcanza, las cosas cada día están más caras y el salario no es suficiente.

Y es que el incremento al salario mínimo de 8 pesos con 32 centavos por día, a partir del 1 de diciembre de 2017, ya quedó pulverizado con el aumento a los precios de los productos de la canasta básica, también denominado inflación, que se ubicó al cerrar dicho mes en 12.25 por ciento, según el estudio "Canasta básica e índice de precios en la Zona Metropolitana de Guadalajara", presentado ayer por el doctor Héctor Luis del Toro Chávez, investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos del CUCEA.

El académico evidenció que, de hecho, el salario mínimo, debido al aumento de precios, tuvo una pérdida en su poder adquisitivo de 285.29 pesos al cerrar diciembre de 2017, por lo que recomendó un salario de 2 mil 975.52 pesos sólo para resarcir la pérdida.

Recordó que el salario mínimo mensual vigente, a partir del 1 de diciembre pasado, es de 2 mil 650.80 pesos. Y resaltó que su cálculo inflacionario es superior al reportado por el Banco de México de manera oficial, de 6.77 por ciento.

Para su estudio, Del Toro Chávez consideró una canasta básica compuesta por 121 artículos, clasificados en 23 grupos. Reportó que 51 artículos tuvieron incrementos por arriba de 12.25 por ciento y 69 productos con alzas por debajo de ese porcentaje.

Entre los incrementos más significativos se encuentran el de la calabacita (50.42 por ciento) papa (38.52), lengua de res (28.53), zanahoria (28.28), plátano (27.19) y leche pasteurizada (26.64).

Adquirir una canasta básica requiere de 10 mil 509.19 pesos, es decir, aproximadamente cuatro salarios mínimos mensuales, y eso no incluye los gastos de agua potable, renta, gas doméstico, teléfono, transporte, entre otros.

De acuerdo con el investigador el salario mínimo percibido de manera diaria, que es de 88.36 pesos, no alcanza para comprar un litro de leche, un kilo de tortilla, otro de huevo y un garrafón de agua, que sumarían 104 pesos; ni medio kilo de pollo, un cuarto de manteca, otro de cebolla, medio kilo de jitomate y un kilo de tortilla, que costarían en total 89 pesos; tampoco para cuatro pasajes de camión, dos bolillos, medio kilo de salchicha y un cuarto de crema, que implicaría un desembolso de 96 pesos.


La recomendación es que deben de ganarse, en promedio, 6 salarios mínimos para satisfacer las necesidades básicas de una familia. Sin embargo, 62.4 por ciento de la población ocupada de Jalisco gana de uno a tres salarios mínimos.

Agregó que este año los incrementos en los alimentos y los hidrocarburos como las gasolinas y el gas repercutirán en la inflación de los trabajadores.

"Al haber un incremento de los energéticos se vienen en escalada el de otros, estamos viendo el del gas y si aumenta la electricidad es la tablita para que los tortilleros digan que esos factores son los que van a ocasionar que aumente los precios", comentó.

Agregó que a principios de este año hay aumentos también en tortillas, huevo, jitomate y otros productos.

"El incremento en los precios y productos está al orden del día y en enero del 2018 o febrero se puede ocasionar una inflación promedio del 3 por ciento", afirmó.

El académico dijo que para enfrentar esta situación se debe de realizar un esfuerzo en la familia para obtener más ingresos.

"Obviamente estamos hablando que se tiene que tener un ingreso promedio de a lo mejor de 8 mil a 9 mil pesos para apalear la situación", comentó.

Además hizo una recomendación para la nivelación de los salarios en México comparada con Estados Unidos y Canadá países con los que México tiene un Tratado de Libre Comercio.

Claves
121 artículos conforman la canasta básica utilizada en el estudio
6.77 por ciento fue la inflación oficial
12.25 fue la inflación registrada por el Departamento de Métodos Cuantitativos del CUCEA

Inflación en Guadalajara de las más bajas del país

Mientras que el año pasado la inflación en México se ubicó en 6.77 por ciento, pero en la zona metropolitana de Guadalajara se ubicó en 6.15 por ciento de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor que reporta el Inegi.

De acuerdo con el reporte la zona metropolitana de Guadalajara registró un menor encarecimiento de sus precios comparada con otras ciudades como el área metropolitana de la Ciudad de México con 7.09 por ciento y Toluca con 7.53 por ciento, pero mayor que la reportada por Monterrey que fue de 5.59 por ciento.

Ignacio Román, catedrático del ITESO, explicó que hay diferencias entre las ciudades que hacen que la inflación sea diferente.

"Guadalajara es una de las ciudades que tienen un nivel de vida relativamente elevado en México, entonces eso puede estar impactando la información", comentó.

Agregó que también se debe a que hay ciudades donde el consumo de sus habitantes es diferente lo que también impacta en el índice inflacionario. Es decir la estructura de consumo en ciudades con mayor poder de compra puede estar menos asociado a la canasta básica o a los productos que más subieron de precio.


"Cuando hay ciudades donde hay una mayor proporción del consumo en productos que no suban sino que bajen como celulares, computadoras y gadgets esto jalaría hacía abajo la inflación, otro punto importante es la vivienda donde hay un nivel muy fuerte de desocupación y eso hace difícil que el valor de la propiedad se incremente", agregó.

Tepatitlán es una de las ciudades más caras del país, con una inflación anual de 7.05 por ciento de acuerdo con los datos difundidos por el Inegi.

"Frecuentemente Tepatitlán aparece como una de las ciudades en donde más aumenta el precio de la vivienda, pero no quiere decir que sean más caras que Guadalajara sino que quiere decir que era más barata y ahora los precios tienden a asemejarse", precisó Ignacio Román.

Otra forma de diferenciar la inflación es por la inflación no subyacente que contempla los productos agropecuarios y los energéticos y las tarifas de gobierno.

"El incremento brutal de precios en México el año pasado fue de frutas y verduras cuya inflación fue del 18.6 por ciento y eso nos lleva a otra serie de problemas que van más allá de lo estrictamente económico", agregó.

"Si los hogares en Guadalajara destinaron una menor proporción al consumo de frutas y verduras que los que le destinan en otras ciudades como Oaxaca entonces la inflación puede pegar más fuerte en ciudades como Oaxaca y Veracruz", abundó.

Para Ignacio Román los salarios de los trabajadores tuvieron una muy significativa pérdida del poder adquisitivo el año pasado lo que impactó en la compra de productos, bienes y servicios

La catedrática de la Universidad Panamericana, Nora Ampudia, explicó que históricamente Guadalajara se ha ubicado por debajo de la media nacional en inflación.

"Yo creo y lo relaciono con la desigualdad social en Jalisco es menor que en otras ciudades, la población es más homogénea, hay más clase media y como también se está midiendo esto en función del poder adquisitivo de los salarios me imagino que esto debe estar influyendo", comentó.

Agregó que lo que más subió el año pasado fueron los productos agropecuarios que se producen mucho en Jalisco.

"Jalisco es un gran productor de huevo, de leche, de carne, de verduras lo que implica que el costo del transporte sea menor que en otras ciudades", precisó.

Los energéticos y las tarifas públicas también empujaron fuertemente el alza de la inflación el año pasado.

"Que tienen que ver con la devaluación y depreciación del peso porque se importan mucho y el otro los precios del sector público en el caso de Guadalajara en particular el transporte fueron elevados, pero también es cierto que subieron menos que en otras ciudades", dijo.

Preocupa a CCIJ altos índices de inflación

El Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ) alertó sobre los altos índices en la inflación registrados en México el año pasado.

El coordinador del organismo, Daniel Curiel Rodríguez, dijo que el aumento en los energéticos está ocasionando una espiral inflacionaria mayor, pero confió en que este año sea menor a la registrada en el 2017.

"El tema va mucho relacionado con los energéticos, principalmente con la gasolina y Diésel, seguimos transportando muchísima mercancías y produciendo energías con gasolina, con Diésel y gas y esa es la principal afectación que se tuvo en los productos. Yo quisiera estimar que este año la inflación sea menor de la que fue", dijo.

Agregó que aunque hay una libertad de precios en las gasolinas no hay alzas indiscriminadas.

Explicó que uno de los problemas que se desprenden es que los niveles de inflación rebasan los ajustes salariales que se dan una vez al año, por lo que las personas pierden su poder adquisitivo, pero es una señal positiva las alzas recientes.


"Creo que el tema de haber incrementado el salario mínimo en un 10 por ciento está relacionado con la inflación y de alguna manera tenemos que seguir buscando esa mejoría", agregó.

Daniel Curiel dijo que tradicionalmente la demanda de diciembre hizo que se incrementaran los precios de algunos productos y servicios, pero se irán normalizando a principios de año.

Curiel Rodríguez dijo que el país debe tener cuidado para que los niveles de inflación no se salgan de control, para así poder llegar en algún momento al nivel de inflación anual del tres por ciento que se plantea el Banco de México para este año.

El dirigente de los industriales de Jalisco dijo que la incertidumbre a nivel mundial, la renegociación del TLCAN y las elecciones jugarán un papel importante este año.

En otro tema también dijo que este año el CCIJ entregará sus propuestas a los candidatos al Gobierno del Estado en temas de infraestructura, educación, salud, bienestar y Estado de Derecho.

Citibanamex anticipa descenso de inflación a partir de enero

En línea con la expectativa de otras instituciones financieras, Citibanamex anticipó que a partir de enero la inflación general comenzará a descender, hasta ubicarse en 4.1 por ciento al final del año.

En el reporte diario de la institución financiera, calificó como factible dicho pronóstico debido a que los elementos que impulsaron a este indicador el año pasado se disiparán en 2018.

Entre los factores cuya influencia dejará de estar presente en la inflación general, apuntó, se encuentra el incremento del precio de las gasolinas, cuyos costos se mantendrán a lo largo del presente año.


Además destacó el "pass-through" o la transferencia de la depreciación del tipo de cambio a precios, el cual se espera llegue a ser mucho más moderado en los siguientes meses.

En tanto que el efecto de una política monetaria más restrictiva también se hará notar, limitando el incremento en precios a lo largo del 2018.

Con lo anterior, y si se toma en cuenta el último dato de la inflación general de 6.8 por ciento en diciembre pasado, pronosticó que el Banco de México (Banxico) dictará un último aumento en la tasa de interés interbancaria a un día, de 25 puntos base en la próxima reunión de febrero.

SRN