La inestabilidad de los mercados emergentes lastrará el crecimiento

Aumentan los temores luego de la advertencia del FMI sobre riesgos ligados a deuda y empleo.
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional.
Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional. (Stefanie Loos/Reuters)

Londres

Los mercados emergentes cayeron a su ritmo más lento de crecimiento económico desde la crisis financiera mundial de 2009, mientras Brasil, China, Rusia y otros países en desarrollo luchan contra un dólar más fuerte y materias primas a menor costo.

Datos preliminares de tres firmas de investigación que monitorean las cifras de los mercados emergentes profundizarán las preocupaciones sobre la salud de la economía global.

Los temores surgieron cuando Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo que el mundo debe prepararse para un menor crecimiento, una mayor deuda y desempleo, a menos de que los encargados de formular las políticas tomen medidas.

“Debemos evitar que la nueva mediocridad se convierta en ‘la nueva realidad’”, dijo Lagarde en Washington. Su advertencia llega en el contexto de los sombríos datos de empleo en EU de, la persistente deflación en la eurozona y el bajo precio del petróleo.

La caída en los precios del petróleo y las materias primas golpearon los ingresos de las exportaciones de países clave de los mercados emergentes como Brasil y Rusia, mientras que la fortaleza del dólar exacerbó las salidas de capital de varios mercados emergentes como China, Tailandia, Malasia y Corea del Sur. Se espera que las salidas netas de capital aumenten, de acuerdo con los analistas.

Desde la perspectiva de los mercados emergentes, esta desaceleración tiene características diferentes al desplome de hace seis años.

“La crisis financiera fue un golpe externo del que las economías emergentes pudieron recuperarse rápidamente”, dijo Neil Shearing, jefe economista de mercados emergentes de Capital Economics. “Esta desaceleración tiene más tiempo gestándose y se debe principalmente a factores internos”. Predice que el impulso de esta desaceleración representa “una nueva normalidad” que probablemente se mantenga más o menos por una década.

Capital Economics, que monitorea los datos preliminares de 46 mercados emergentes, prevé que el producto interno bruto (PIB) en los primeros tres meses del año caiga a 4 por ciento interanual, por debajo de 4.5 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado, el nivel más bajo desde el último trimestre de 2009, que fue de 3.9.

Felix Huefner, jefe economista del Instituto de Finanzas Internacionales, dijo que la tasa de crecimiento año a año de las economías emergentes será de 3.4 por ciento en el primer trimestre, inferior a la que se tuvo en el último trimestre del año pasado, que fue de 3.8 por ciento y a la del primer trimestre de 2014 que fue de 4.6 por ciento.

Algunos de los países más grandes de los mercados emergentes parecen mostrar desaceleraciones más contundentes, de acuerdo con Jasper McMahon, de Now-Casting, una empresa con sede en Londres que también examina los datos preliminares.

El PIB de Brasil al parecer cayó a 1.24 por ciento negativo en el primer trimestre, por debajo del también negativo 0.3 por ciento del cuarto trimestre del año pasado, dijo. El PIB de China puede llegar a 6.82 por ciento, inferior al del cuarto trimestre que fue de 7.3 por ciento. México, un relativo punto positivo dentro de los mercados emergentes, puede ver que su PIB caiga a 2 por ciento en comparación con en el cuarto trimestre del año pasado, que fue de 2.6 por ciento.