IEPS y piratería afecta utilidad de panificadoras: Canainpa

El gerente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora señaló que tiene identificados los lugares que no están reglamentados y lamentó que el municipio de oportunidades paras su apertura.
Gabriel Núñez lamentó que el mismo Municipio esté otorgando facilidades de créditos a personas para que inicien una panadería desde sus casas.
Gabriel Núñez lamentó que el mismo Municipio esté otorgando facilidades de créditos a personas para que inicien una panadería desde sus casas. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

La industria panificadora de La Laguna se está viendo afectada en sus utilidades ya que en el mercado lagunero se ha detectado una cantidad importante de panaderías “pirata”, que no sólo no están controladas por la autoridad municipal, sino que el pan que producen se ofrece bajo “dudosas normas de calidad e higiene”.

A nivel nacional la Canainpa estimaba la caída en el consumo de pan dulce en 15%, producto consumido sobre todo por población de bajos recursos.

A esto se le suma las pérdidas económicas frente al pago del 8% correspondiente al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que se estableció en el pan dulce y que ha derivado en promoción de amparos a nivel nacional,  así lo señaló Gabriel Núñez, gerente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), en la región.

“En lo referente al IEPS, si como panadería en lo individual se promueve un amparo, le podría costar hasta quince mil pesos, con el riesgo de que proceda o no y el tiempo que se lleve el desarrollo del proceso”.

Por lo que refirió que en México la Canaipa nacional promovió un amparó general, que al momento en que se gane este procedimiento, lo ganarán todas las panaderías del país.

“Acordamos que no se gastará ese dinero y mejor se esperará la resolución de las panaderías que se ampararon a nivel central y de ganarse, el beneficio sería generalizado”, expuso.

A nivel nacional la Canainpa estimaba la caída en el consumo de pan dulce en 15%, producto consumido sobre todo por población de bajos recursos, además se preveía el cierre de panaderías y el despido de trabajadores que en la actualidad su plantilla laboral se calcula en 400 mil panaderos y empleados, esta situación afecta a la panadería organizada que sí paga impuestos y cumple con sus obligaciones de ley.

Gabriel Núñez aseguró que los inspectores municipales llegan únicamente a sancionar a estas “panaderías”, cobrando una multa.

Al respecto, Gabriel Núñez señaló que la Canainpa tiene identificadas el total de las panaderías piratas en la región, e indicó que muchos casos, son pequeños negocios que ofrecen el pan casero desde sus casas, pero que no cumplen con el pago correspondiente de impuestos ni con las reglamentaciones sanitarias de ley.

“No tienen licencias de funcionamiento, licencias de salud, de apertura, extinguidores, pero necesitamos que el mismo gobierno nos apoye y que el municipio no solo aplique una multa, sino que las cierre, o que las meta a la formalidad”, refirió.

Lamentó que el mismo Municipio esté otorgando facilidades de créditos a personas para que inicien una panadería desde sus casas, sin que primero se exija su formalización y su afiliación a la Canainpa y que cumplan sus obligaciones como las de sanidad.

Aseguró que los inspectores municipales llegan únicamente a sancionar a estas “panaderías”, cobrando una multa, pero no se le da el seguimiento correspondiente.