Impuesto a refrescos afecta a clase trabajadora: Canacope

El presidente de la Canacope, Gerardo López dijo que el impuesto a las bebidas azucaradas no sólo afecta a las 41 mil tiendas de abarrotes de la ciudad, sino también a la clase trabajadora.
Discuten IEPS a bebidas azucaradas (Milenio Televisión)

Ciudad de México

El impuesto especial a las bebidas azucaradas, panes y frituras afecta a los pequeños comerciantes y a la clase trabajadora, quien utiliza esos productos como un complemento a su alimentación, dijo Gerardo López, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope).

"Este impuesto especial lo está pagando no el productor, no la empresa productora; este impuesto especial lo está pagando el consumidor final. A final de cuentas, este consumidor es el obrero, el trabajador, el empelado, el estudiante", dijo el presidente de la Canacope en entrevista con Magda González para Milenio Televisión.

Agregó que su llamado a los senadores para disminuir el impuesto especial a las bebidas azucaradas se fundamente en que las personas de escasos recursos utilizan dichos productos como complemento a su alimentación, ya que con su ingreso no pueden costear una alimentación adecuada.

"La posición de la Canacope es que hagamos una revaloración, quitémosle la carga impositiva a productos que son de alto consumo popular y que los necesita la clase trabajadora, porque es de estos productos de los que se está complementando a falta de tener los recursos suficientes para tener una alimentación adecuada", dijo López.

Agregó que desde que se introdujo el impuesto en el 2013, se ha afectado al pequeño consumidor y al pequeño productor, pues ha habido una reducción en el consumo de estos productos del 6 por ciento, lo que afecta a las 41 mil tiendas de abarrotes de la Ciudad de México.

Pérez hizo un llamado a los senadores para que consideren una reducción en el impuesto, pues éste ha tenido un impacto negativo en la competitividad de los pequeños negocios.