• Regístrate
Estás leyendo: IMPOSSIBLE SCHOOL, aprender desde pequeños
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 08:40 Hoy

IMPOSSIBLE SCHOOL, aprender desde pequeños

Una escuela emergente que aparece en donde la llaman y necesitan, eso es IMPOSSIBLE SCHOOL, el sistema complementario a la escuela tradicional para que los niños trabajen sus socio-emociones.
Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

Erika Vergara piensa que los corporativos gastan mucho en capacitación y no siempre obtienen buenos resultados. “Es difícil cambiar muchas actitudes y comportamientos en adultos”. Ella trabajaba en un corporativo y un buen día, tomando uno de esos cursos, escuchó una frase que la hizo reflexionar “si yo los hubiera enseñado desde chiquitos”, dijo el monitor. Esta idea y los viernes de no clases que su hija Ale pasaba en la oficina, con otros niños, hijos de sus compañeros de trabajo, ella veía cómo naturalmente interactuaban y aprendían a jugar roles, fueron el principio de IMPOSSIBLE SCHOOL, una “escuela emergente de las socio-emociones” que aparece cuándo y dónde se necesita. Un sistema complementario a la escuela tradicional, que desarrolla socio-emociones, competencias y habilidades de los niños.

IMPOSSIBLE SCHOOL trabaja cuatro inteligencias diferentes, afirma Erika, interior, conocerse a sí mismo; creativa, de qué soy capaz; emocional, reconocimiento de emociones; colectiva, trabajar en equipo, identificar roles para participar.

TE RECOMENDAMOS: Atlantia Search, la corredora eficiente

La escuela se muda con todas las herramientas necesarias, desde mobiliarios y personal especializado en cada de cada área, para instalarse en dónde se necesita. De esta manera, se ofrece un servicio de calidad, con buenos resultados.

Es un sistema efectivo y lúdico”, afirma Erika, que complementa la formación académica de la escuela tradicional y prepara a estos niños para interactuar y enfrentar el futuro con mayor madurez emocional.

Para emprender un proyecto Erika recomienda tener en cuenta que toda empresa nueva tiene sus riesgos. Ella y sus socios, Luz María Goretti Domínguez y Jorge Martínez Muñoz, los han enfrentado muchas veces y saben que no hay mejor manera de comprobar si una idea, proyecto, producto o marca son efectivos y tiene mercado, que la paciencia y el trabajo duro.

“Llevamos más de dos años y nos ha ido muy bien”, asegura Erika mostrando su satisfacción y transparentando sus emociones. Desde el principio, IMPOSSIBLE SCHOOL ha recibido apoyos importantes y aceptación. En México, cada día hay “más grupos, instituciones o empresas que apoyan proyectos innovadores”, comenta Erika. Lo que está conformando una cultura emprendedora, algo que hacía mucha falta.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.