El "imperio" que busca recuperar Acapulco

El Fórum, Expo Imperial, un hospital geriátrico, además de casas de retiro, son algunos de los servicios del complejo de Grupo Autofin.
Seyeb Rezvani, director general de Mundo Imperial.
Seyeb Rezvani, director general de Mundo Imperial. (Especial)

Acapúlco

El pasado fin de semana quedó abierto al público el complejo Mundo Imperial, en Acapulco Diamante, cuya inversión fue de 4 mil millones de pesos y llevó, desde la compra de los terrenos en 2003, 11 años de construcción y aperturas por etapas de sus diferentes componentes.

Entre ellos el Fórum Acapulco y la Expo Imperial, partes medulares del conjunto de entretenimiento, negocios y turismo que proyectó Juan Antonio Hernández Venegas, presidente del Grupo Autofin.

El director de Mundo Imperial, Seyeb Rezvani, en entrevista para MILENIO habla del complejo que el próximo año será la sede del Tianguis Turístico y en cuyas siguientes etapas incluirá en su oferta un hospital geriátrico, casas de retiro y un centro para la atención de adicciones.

Rezvani llegó a México para dirigir hace 15 años el hotel The Fairmont, en Acapulco Diamante, por ocho años.

“Me enamoré de este lugar y aquí me quedé, acepté la invitación de Juan Antonio Hernández, que es un atrevido, para dirigir el primer complejo de este tipo en una playa mexicana”.

Y es que, a decir del directivo, Grupo Autofin se ha convertido en una empresa “atrevida, creadora y visionaria”, que no solo trajo al país el concepto de autofinanciamiento, primero para autos, casas, vacaciones y hasta para comprar consolas de juegos de Xbox, sino para incursionar en otros mercados, como el automotor, con su planta de ensamblaje King Autobuses en Hidalgo, y en el deportivo, con la adquisición del club de futbol Toros Neza.

¿Por qué ir del autofinanciamiento al turismo?

Es un tema de diversificación. Juan Antonio Hernández Venegas, presidente del Grupo Autofin, siempre ha pensado fuera de “caja” y vio en México otra gran oportunidad, aprovechar que estamos rodeados de mar, muy cercanos a Estados Unidos, con excelente clima y, en Acapulco, una gran cercanía a la ciudad más grande del país.

Mundo Imperial es otro producto para el grupo que complementa lo que se ha venido haciendo en poco más de 38 años; es la posibilidad de tener vacaciones con compra de cuartos financiados, por ejemplo.

Aunque vemos en especial el turismo de reunión, por lo que ofrecemos un complejo de entretenimiento atrevido, con un foro para 4 mil personas, un centro de convenciones y exposiciones de 22 mil 500 metros cuadrados, un paseo con tiendas, cinco restaurantes y un hotel de más de 800 habitaciones. Un concepto que
Acapulco no ha tenido.

¿Está todo listo para el Tianguis Turístico, contarán con la suficiente conectividad para traer a todos los participantes?

Sí, seremos sede del tianguis, pero además ya hemos firmado otros eventos para el próximo año; recibiremos a 14 mil personas que vendrán al congreso minero, igual número para otra cumbre médica; firmamos para albergar en octubre de 2015 las convenciones de odontólogos y ginecólogos, así como para ser sede de la convención anual de Herbalife.

Para dichos eventos ya estamos en pláticas con las aerolíneas, pues les crearemos demanda que habrán de cubrir. Es cuestión de oferta y demanda, además de que Acapulco tiene más asientos disponibles en aviones grandes como hace muchos años no tenía; hemos creado una ocupación que va creciendo por el concepto de turismo de reunión.

En lo que se refiere a turismo de placer, los fines de semana se tienen más vuelos que entre semana; además, muchas personas que viven en zona Diamante vienen en autos, los servicios aumentan y la demanda de restaurantes crece, para aguantar la presión de toda la gente que viene.

¿Qué otros negocios tienen en puerta?

Incursionaremos en el turismo de salud al sumar un hospital geriátrico y casas de retiro para la tercera edad, con el fin de aprovechar el nivel del mar y un mercado de oportunidades, porque hay muchos pediatras pero pocos dedicados a la geriatría, que deben ayudar a la calidad de vida de las personas.

Para el hospital espero poner la primera piedra este año y concretarlo en un periodo de 18 a 20 meses; primero el nosocomio porque se trata de entre 800 y mil unidades de casas de retiro, proyectadas en tres etapas que dependerán de la demanda que tengan.

Estamos en cierre de cuentas, pero hasta ahora al complejo se han destinado poco más de 4 mil millones de pesos, una cifra muy importante si se considera que en los últimos 20 años nadie ha invertido esa cantidad en un proyecto para el puerto. La siguiente inyección se estudia y ya está en proceso; se calculan para el hospital 3 millones de pesos por cama y se planean en la primera etapa unas 50, al que se sumará un centro de atención a las adicciones.

¿Empleos directos o por “outsourcing”?

Tenemos 500 empleados con contrato y llegaremos a más de 800, dependerá de la demanda de los congresos.