Advierten impactos por exenciones y subsidios a la tenencia

En el caso de NL, a la larga, tendrán que compensar la reducción en sus ingresos de libre disposición, indicó la firma de consultoría en finanzas públicas Aregional

Monterrey

Las entidades federativas que establecieron como propio el Impuesto Sobre Tenencia y Uso de Vehículos (ISTUV), como parte de su estructura tributaria, son estados que lograron fortalecer sus haciendas, generando mayores recursos propios, los cuales estarían en el camino de su autonomía financiera y flexibilidad financiera, señala un análisis elaborado por la firma de consultoría en finanzas públicas Aregional.

En contraste, aquellas entidades federativas que decidieron eliminar el ISTUV como gravamen local, o que lo cobran pero con grandes exenciones y subsidios, verán disminuidos sus ingresos de manera muy importante.

En el caso de Nuevo León, que lo cobra con exenciones y subsidios, a la larga, tendrán que compensar dicha reducción en sus ingresos de libre disposición.

Esta reducción en sus ingresos de libre disposición implica futuras acciones por parte de estos estados tendientes a ajustar el gasto público, de manera mucho más enérgica para mantener sus respectivos equilibrios presupuestarios.

Aregional expuso que otras alternativas serían incrementar las tasas a otros impuestos o introducir nuevos tributos para compensar la disminución de recursos, para evitar un deterioro en sus programas operativos y de inversión, ya que su capacidad de pago y flexibilidad financiera está siendo gravemente afectada con la eliminación de este impuesto.

Indicó que lo anterior es preocupante, considerando que, en la mayoría de los casos, las entidades federativas afectadas han registrado déficits financieros sustanciales durante los últimos años, que se deben en parte a la eliminación de este gravamen.

La firma de consultoría analizó los estados que optaron por eliminar el cobro de la tenencia, así como aquellos que la mantuvieron y otros más que aún la aplican pero con exenciones y subsidios.

Aguascalientes y Guerrero fueron los primeros estados en legislar sobre este gravamen a finales de 2008, incorporándolo en sus respectivas legislaciones como gravamen local, y que se aplicó a partir de 1 de enero de 2009.

En el 2011, Nuevo León siguió el ejemplo, junto con Baja California, Durango, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Tabasco y Tlaxcala.

Nuevo León exenta el cobro del Impuesto Sobre Tenencia para los vehículos con un valor de hasta 200 mil pesos, los contribuyentes sujetos a este gravamen se les otorga un descuento de 10 por ciento en enero y 5 por ciento en febrero, entre otros beneficios.