• Regístrate
Estás leyendo: Hasta 90% del PIB proviene de empresas familiares
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 18:02 Hoy

Hasta 90% del PIB proviene de empresas familiares

La cultura mexicana promueve las relaciones familiares, inclusive en los negocios y el crecimiento económico, señala especialista Ernesto Poza.


Publicidad
Publicidad

Daniela García

Mientras a nivel nacional se estima que entre un 60 y 90 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de los países proviene de las actividades económicas de empresas familiares, en Nuevo León el promedio sube de entre 70 y 90 por ciento, según dio a conocer Ernesto Poza, investigador y especialista de la materia.

Esto se debe principalmente a que la cultura mexicana promueve las relaciones familiares, inclusive en los negocios y el crecimiento económico, por lo que no es de sorprender que las principales empresas mexicanas sean todavía manejadas (o al menos en cierto sentido, supervisadas) por las empresas que se encargaron de su fundación.

Poza, quien acudió a la Universidad de Monterrey (UDEM) como parte del Foro Internacional de Empresas Familiares, apuntó que por lo tanto es necesario tomar ciertas precauciones para evitar que las tensiones familiares terminen con la vida de la empresa.

Lo anterior, si se compara la cultura laboral y familiar mexicana con las de otras partes del mundo, como Estados Unidos y Europa, consideró el especialista.

“Comparado con las empresas familiares norteamericanas, las familias empresariales mexicanas le dan mucho más énfasis a la familia. Las reglas familiares son más emotivas e informales que estructuradas y formales como en el mundo empresarial, hay una mayor tendencia de tratar de hacer la labor de sucesión y continuidad de una manera informal.

"Yo recomiendo entonces más bien, que los mexicanos más que los norteamericanos, tienen que prestar más atención a cómo estructurar este proceso.

Deben crear Consejos de Administración, de Familia, Comité de Parientes que se reúnan para perseguir sus agendas”, puntualizó Poza.

Dijo que la propia informalidad de la familia termina afectando al crecimiento de las empresas familiares, por lo que si se toman medidas previas a sucesos como la muerte del patriarca o fundador de la empresa, y se diversifican las labores entre los familiares de manera clara y concisa se puede evitar sufrir un “descalabro”.

Esto aplica también para las empresas de menor tamaño; no sólo es una situación que afecta a las empresas gigantes, que cotizan en bolsa o han estado funcionando desde hace años. Es un problema que puede llegar a afectar gravemente también a los micro, pequeños y medianos empresarios, a decir de Poza.

“Es importante que empiecen a estructurar una manera disciplinada de crecer pensando en esa siguiente generación que se prepare para hacer planes de negocio con las recomendaciones que quieren hacer para crecer la empresa familiar. Tienen que pedir cuentas, sin pensar en la necesidad de ser un buen padre, sino pedir como un empresario”, consideró.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.