• Regístrate
Estás leyendo: Han muerto los Brics... ¡larga vida a los Ticks!
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 09:56 Hoy

Han muerto los Brics... ¡larga vida a los Ticks!

Los gestores de fondos de mercados emergentes se toparon con su posible reemplazo, el grupo de Taiwán, Israel, Chile y Corea del Sur.

Publicidad
Publicidad

Steve Johnson

El concepto de los Brics, basado en la creencia de que Brasil, Rusia, India y China generarían una ola imparable de crecimiento económico liderado por los mercados emergentes, tomó el firmamento durante más de una década después de que su existencia la conjuró Jim O'Neill, entonces jefe economista de Goldman Sachs, en 2011.

Pero las recesiones tan profundas en Brasil y Rusia le asestaron un golpe tan fuerte a la fe de la hipótesis de los Brics, que el año pasado incluso Goldman cerró su fondo BRIC después de que los activos se redujeron a 100 mdd, a partir de un máximo de más de 800 mdd a finales de 2010.

En su lugar, al parecer los gestores de fondos de mercados emergentes se toparon con su posible reemplazo, los Ticks (Taiwán, Israel, Chile y Corea del Sur), con la potencia tecnológica de Taiwán y Corea del Sur, que hicieron a un lado a Brasil y Rusia, centrados en materias primas.

Además de tener una sigla pegajosa, la realineación nos dice mucho sobre la naturaleza cambiante de los mercados emergentes —y del mundo— con los servicios, especialmente en la tecnología, al frente, y el comercio en bienes físicos, especialmente de materias primas, que se quedan atrás.

"Los Brics ya no son el motor del crecimiento de los mercados emergentes como fue en el pasado. Hay un nuevo orden de las cosas", dice Steven Holden, fundador de Copley Fund Research, que le da seguimiento a 120 fondos de capital de mercados emergentes con activos combinados de 230 mil mdd.

"La tecnología es rampante y es en el consumidor donde inviertes ahora en los mercados emergentes. No creo que muchas personas estén tan conscientes de la nueva historia de los mercados emergentes como deberían. Piensan en Brasil, Rusia, materiales, grandes empresas de energía. Eso ya cambió una enormidad".

Richard Sneller, director de capitales de mercados emergentes en Baillie Gifford, cuyos fondos, EM Growth y EM Leading Companies, invierten entre 45 y 50 por ciento de sus activos, con un valor de entre 10 mil y 15 mil mdd, en empresas de tecnología, agrega: "En muchos mercados emergentes la velocidad con la que los jóvenes consumidores se adaptan al cambio tecnológico, en áreas como el comercio electrónico y las compras en línea, es mucho más rápido que en EU.

"Las tendencias que hace 15 o 20 años esperábamos que surgieran llegaron para generar importantes flujos de efectivo".

Luke Richdale, director gerente de carteras de clientes de mercados emergentes en JPMorgan Asset Management, que administra 70 mil mdd en renta variable de mercados emergentes y Asia-Pacífico, dice: "Vemos un avance vertiginoso (de la tecnología) en China. Hay modelos en occidente, tiendas físicas, etcétera, que simplemente no tienen allá".

De acuerdo con los datos de Copley, el fondo de capital de mercados emergentes promedio ahora tiene casi 54 por ciento asignado a los Ticks, frente a 40 por ciento en abril de 2013, mientras que en los Brics se mantiene por debajo de 40, pese al fuerte incremento en la ponderación del índice de China.

A partir de diciembre, 63 por ciento de los fondos tenía al menos 50 por ciento de sus activos invertidos en Ticks, mientras que solo 20 por ciento tuvo esa exposición tan alta en los Brics.

Firmas como JPMorgan, Nordea y Swedbank tienen una ponderación de por lo menos 35 por ciento en Taiwán y Corea en al menos algunos de sus fondos, mientras que los instrumentos que manejan Carmignac, Fidelity y Baillie Gifford tienen una exposición de 3 por ciento o menos en Brasil y Rusia.

El fondo de capital de mercados emergentes promedio ahora tiene la misma exposición a la industria informática de China como la que posee en el sector financiero del país —a pesar de la ponderación del sector financiero de 4 por ciento o más que se tienen en el índice— después de un fuerte aumento en los tenedores de tecnología en los últimos tres años.

La tendencia se aceleró vertiginosamente a finales del año pasado, cuando el MSCI amplió su índice de mercados emergentes para incluir a empresas que cotizan en el extranjero, sumando a compañías del tamaño de Alibaba, Baidu y Netease que cotizan en Nueva York, al índice junto con los actuales pesos pesados como Tencent.

En otros ámbitos, las dos acciones que más poseen los 120 fondos a los que le da seguimiento Copley son las del fabricante de chips de Taiwán TSMC y de la coreana Samsung Electronics.

"Esas son las empresas globales que o son líderes o tienen una posición muy importante en industrias oligopólicas", dice Sneller, quien también tiene acciones de Hon Hai y Precision Industry (también conocida como Foxconn) de Taiwán, en parte con la esperanza de que Apple, su mayor cliente, empiece a surtir partes automotrices de estas empresas si el grupo estadunidense de tecnología hace un esfuerzo considerable en los vehículos.

Hasta cierto punto, que los fondos compran acciones de Ticks y de grupos de tecnología refleja el crecimiento de su ponderación en el índice MSCI, en especial en comparación con muchas empresas de materias primas y energía que sufren de fuertes caídas en la capitalización de mercados en medio del desplome de los precios de las materias primas. Los cuatro Ticks ahora tienen una ponderación combinada de 62.4 por ciento.

Pero Holden dice que muchos gestores hacen elecciones activas. "Los gestores definitivamente aumentan su exposición a la tecnología. Los números de compras y su sobrepeso (su alto grado de atractividad) en el índice aumentan. Para algunos fondos, el índice no significa nada".

Casi una tercera parte de los fondos ahora sienten una gran atracción por Taiwán, frente a solo 8 por ciento en septiembre de 2013, dice Holden.

Una pregunta que todavía no tiene respuesta es si la tendencia refleja el cambio estructural subyacente o si es puramente cíclica, con sectores como las acciones de informática y el consumo ven naturalmente como crece su ponderación, mientras las empresas relacionadas con las materias primas van para abajo.

Taiwán fue el país con mayor ponderación en el índice de mercados emergentes del MSCI durante el auge de las puntocom, a principios de 2000, antes de que empezara el superciclo de las materias primas. Brasil lideró ese fenómeno y posteriormente vio que su ponderación cayó de un máximo de 17.6 por ciento en junio de 2008 a solo 5.2 por ciento.

Síganos en Twitter @em_sqrd


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.