• Regístrate
Estás leyendo: Google y GSK, por el liderato global en bioelectrónica
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 05:37 Hoy

Google y GSK, por el liderato global en bioelectrónica

Invierten 540 millones de libras en centro de investigación.

Publicidad
Publicidad

La semana pasada, GlaxoSmithKline, la compañía farmacéutica más grande de Gran Bretaña, se comprometió a invertir 275 millones de libras más en sus sitios de fabricación de Reino Unido, un anuncio que destacó dentro de la penumbra industrial que hay en el periodo posterior al referendo.

Hoy, GSK dio una noticia aún mejor para Reino Unido. Forma una alianza con Alphabet, la matriz de Google, para invertir 540 mdl en biolectrónica en su centro global de investigación en Stevenage.

GSK va a crear una empresa conjunta, Galvani Bioelectronics, con la filial de ciencias biológicas de Alphabet, Verily, para el tratamiento de enfermedades mediante la focalización de las señales eléctricas que pasan por los nervios en lugar de por medio de medicamentos químicos o biológicos.

Si bien la inversión en manufactura es bienvenida, establecer Galvani es de mayor importancia, ya que es el primer voto de confianza financiero en la investigación británica desde que se dio el voto por el brexit. Los científicos del país están muy deprimidos por la posibilidad de perder el financiamiento de la UE y los contactos internacionales.

Al ver más a futuro, Galvani pondrá a Reino Unido en el centro de lo que puede convertirse en uno de los pilares de la medicina para mediados del siglo 21, junto con los medicamentos y vacunas convencionales.

Bajo el liderazgo de Moncef Slaoui, ex director de investigación y actualmente presidente de la operación global de vacunas de GSK, la compañía hizo el compromiso más grande en bioelectrónica que cualquier otro grupo farmacéutico.

GSK ya tiene alrededor de 50 colaboraciones en bioelectrónica con equipos universitarios y pequeñas firmas, así como un fondo de riesgo de 50 millones de dólares que se dedica a invertir en el campo.

Con la combinación de la experiencia del imperio Google en la miniaturización, la electrónica, los análisis de datos y el desarrollo de software con la experiencia de GSK en ciencias biológicas y desarrollo clínico —o la computación de Silicon Valley con la ciencia biológica británica— podría estar a punto de surgir un líder mundial.

A pesar de que el cerebro puede parecer el objetivo más obvio para la bioelectrónica, las enfermedades neurológicas no son una prioridad para Galvani. En vez de eso se enfoca en el sistema nervioso central; los investigadores buscan interferir en “el sistema nervioso periférico” que desempeña un papel en muchas enfermedades crónicas, como la artritis, la diabetes y el asma.

Experimentos en animales muestran que los implantes electrónicos en miniatura pueden tener un efecto benéfico sobre trastornos inflamatorios, metabólicos y hormonales.

El campo tiene raíces antiguas. La nueva compañía recibe su nombre por Luigi Aloisio Galvani, un italiano del siglo 18 que fue pionero en el estudio de la bioelectricidad. En 1780 hizo que los músculos de las ancas de una rana muerta tuvieran contracciones cuando tocó el nervio ciático con dos electrodos.

Un legado literario del trabajo de Galvani fue Frankenstein, de Mary Shelley. La nueva empresa no tendrá un resultado tan drástico, pero puede ser el inicio de una revolución biomédica.

El escritor es editor de ciencias de FT.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.