Goldman Sachs logra 'ayuda' en regla Volcker

Reguladores conceden más tiempo para cumplir la obligación de eliminar las actividades de riesgo.
La torre del banco, la más alta de Nueva Jersey.
La torre del banco, la más alta de Nueva Jersey. (Shutterstock)

Nueva York

Goldman Sachs surgió como un gran beneficiario de la decisión de los reguladores de Estados Unidos de conceder a los bancos más tiempo para cumplir con partes de la regla Volcker, que tiene el objetivo de obligarlos a eliminar las actividades de riesgo.

Si bien es más conocida por su ofensiva contra la capacidad de los bancos de operar con su propio dinero, la regla, parte de la revisión financiera Dodd-Frank que se instituyó después de la crisis financiera, también les impide ser propietarios de activos de fondos de cobertura y capital privado.

Varios grandes bancos dieron a conocer en sus presentaciones trimestrales más recientes que la Reserva Federal les concedió tiempo adicional para vender las inversiones “no líquidas” y ninguna tuvo un mayor alivio que Goldman.

Una presentación esta semana confirmó que recibió una extensión en “sustancialmente todas” sus inversiones con valor de 6 mil 200 millones de dólares (mdd) de los llamados fondos de cobertura heredados, 4 mil 500 mdd en fondos de capital privado, al igual que fondos de crédito, bienes raíces y de cobertura.

Para los críticos, la concesión de los reguladores es el ejemplo más reciente de que la regla Volcker se diluyó. Mientras tanto, los cabilderos del sector bancario tratan de convencer al gobierno de Estados Unidos para que reconsidere la regla. “Los bancos han jugado con los plazos de la regla Volcker desde el principio”, dijo Dennis Kelleher, del grupo de defensa Better Markets. “Hay un ataque polifacético de los mayores bancos de Wall Street para matar la regla Volcker, esta es solo una de las fases”.

Entre los demás bancos, Citi dio a conocer esta semana que también se le concedió su solicitud de una extensión, aunque sus inversiones en activos no líquidos son mucho menores que los de Goldman, de 416 mdd. Morgan Stanley dijo que solicitó una extensión para sus fondos no líquidos con valor de mil 900 millones de dólares, pero todavía espera saber si se le concedió el tiempo adicional. PNC Financial Services, el sexto mayor banco de EU por activos, dijo a principios de este año que se le concedió una extensión de cinco años para cubrir fondos con valor de 300 mdd.

Los abogados y los analistas dijeron que los bancos tienen compromisos contractuales de largo plazo en algunas de sus inversiones y que podrían verse obligados a vender como ganga si no se les otorga más tiempo.

La Reserva Federal de EU acordó en diciembre conceder extensiones. Pero a cada banco se le exigió presentar una solicitud individual que muestre cómo son los activos no líquidos y describir “esfuerzos específicos” para venderlos.

Kevin Petrasic, jefe de Instituciones Financieras en White & Case, dijo: “Sin duda puede existir la percepción de que esto es aplazar una decisión. Pero es importante recordar que cuando el Congreso hizo que entrara en vigor la ley tenía la intención de al final darle a los bancos suficiente tiempo para vender los activos no líquidos sin provocar un daño indebido”.