Más gestores de fondos demandan a Petrobras

El fraude en el centro de una serie de demandas involucra a ejecutivos de la petrolera que se coludieron con al menos 16 contratistas.
El nuevo complejo de la energética en Río de Janeiro.
El nuevo complejo de la energética en Río de Janeiro. (Shutterstock)

Docenas de fondos de inversión propiedad de Pimco, Allianz, Legg Mason y Western Asset Management demandaron a Petrobras por pérdidas derivadas del escándalo de sobornos en la petrolera estatal brasileña.

Los gestores de activos se unieron al menos a otros ocho cuyos fondos demandaron a Petrobras recientemente. Junto a ellos se encuentran Aberdeen, Delaware, DFA, John Hancock, Lord Abbett, OppenheimerFunds, Russell y Transamerica.

El fraude en el centro de una serie de demandas involucra a los ejecutivos de Petrobras que se coludieron con al menos 16 contratistas para inflar las ofertas. Los contratistas, a su vez, sobornaron a los funcionarios de Petrobras, a los políticos y a los encargados de lavar el dinero.

En cada uno de los nuevos casos, los fondos de inversión realizaron su propias demandas  y optaron por salir de las demandas colectivas pendientes contra Petrobras, al realizar una apuesta de que tienen una mayor oportunidad de recuperar más en las demandas de daños y perjuicios al buscarlos fuera de las demandas colectivas.

El demandante principal en la demanda colectiva es Universities Superannuation Scheme, el esquema de pensiones británico para empleados universitarios.

“En mi opinión, Petrobras es un caso decisivo para los demandantes que decidieron salirse”, dice Michael Lange, abogado de litigios de valores de Financial Recovery Technologies, que ofrece servicios de presentación de demandas y monitoreo. “No puedo recordar ningún caso en el que tengamos tantas instituciones e instituciones de renombre que tomaran la decisión de salir (de la acción colectiva) para perseguir sus propias demandas”, dice.

En las típicas demandas  colectivas la cantidad del acuerdo es lo que “más espanta” a los acusados, dice Lange, y salir de éstas normalmente es para llegar a acuerdos por cantidades más pequeñas.

“Pero al igual que todas las compañías, en algún momento existe una limitante para la cantidad que se puede pagar”, dice Petrobras.

Se desviaron más de 28 mil mdd de Petrobras por el fraude, y 2 mil de sus empleados están  bajo investigación desde febrero, de acuerdo con la demanda que presentaron la semana pasada Pimco, Legg y otros. La demanda se basa en los informes de medios, presentaciones regulatorias y declaraciones públicas que realizó la firma y otro tipo de información.

Los demandantes en la acción más reciente afirman que Petrobras y otros 14 acusados individuales, incluyendo dos ex presidentes ejecutivos, mintieron y omitieron información sobre los activos y las utilidades de la compañía, así como sus políticas contra el soborno y contra la corrupción, entre otras cosas. Cuando la compañía divulgó esto en 2014 para corregir esta información, el valor de las acciones de Petrobras “cayó significativamente”, de acuerdo con la demanda.

El fondo Pimco Total Return tenía alrededor de mil 300 mdd en títulos de Petrobras hasta el 30 de junio, superior a los 573 mdd a finales de 2013, mucho antes de que saliera a la luz el escándalo. Western Asset Core Plus Bond tenía alrededor de 58 mdd de los títulos de la compañía hasta el 30 de septiembre, ligeramente por arriba de 54 mdd a finales de 2013, muestran los datos.

El 15 de octubre la decisión de la corte desestimó algunas de las denuncias de fraude de los demandantes bajo la Ley de la Bolsa de Valores de EU de 1934, y dictaminó que estas demandas no se podían atraer debido a que no se presentaron dentro del llamado estatuto de descanso. En este caso, el periodo es de cinco años y corre a partir de la fecha de la declaración del supuesto fraude u omisión en cuestión.