Con compra de Alstom, GE recarga baterías para competir en energía eléctrica

Con un portafolio fortalecido por la compra del brazo energético de Alstom, la estadunidense General Electric competirá en México por la proveeduría de servicios de electricidad.
General Electric también construye turbinas para avión.
General Electric también construye turbinas para avión. (Shutterstock)

Ciudad de México

Con la compra de la división de energía eléctrica de Alstom, la empresa estadunidense General Electric fortaleció su portafolio de servicios con el que participará en el mercado eléctrico de México, el cual tiene un valor de 311 mil millones de pesos, según información de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La división energética de Alstom, ahora parte de GE, cuenta con tecnologías para generar luz a base de combustibles fósiles, gas-vapor, además de energías renovables como la hidráulica, eólica, geotérmica y mareomotriz.

Con este portafolio, GE competirá en México con otras empresas también han levantado la mano para competir con la CFE por la proveeduría de servicios de electricidad. Las mexicanas Cemex, Mexichem, Grupo Bal, Grupo México y Alpek son sólo algunas de ellas.

Hasta el día de hoy, el 25 por ciento de la energía eléctrica en el país era producida con generadores General Electric, mientras que la francesa Alstom aportó casi el 20 por ciento de la capacidad total instalada en el país para la generación de energía.

Cabe mencionar que antes de que General Electric completara la compra de la división energética de Alstom, organismos reguladores de más de 20 países y regiones, incluyendo México, la Unión Europea, Estados Unidos, China, India, Japón y Brasil, dieron su visto bueno.

En México la aprobación se dio en octubre de este 2015, cuando la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) determinó que la compra no impediría la competencia y libre concurrencia en los mercados en los que participan tanto Alstom como General Electric.

Aún cuando ambas empresas comercializan turbinas de gas y de vapor, generadores, turbinas eólicas y trasformadores de energía, entre otros, la Cofece aseguró que en el mercado “existen otros agentes económicos que ejercen la suficiente presión competitiva”.

Empresas van por la electricidad

Hasta 2014 México contaba con una capacidad efectiva instalada para la generación de energía eléctrica de 64 mil 278 megawatts y de acuerdo con el gobierno federal, en los próximos 10 años el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) requerirá sumar más de 38 mil megawatts, los cuales serán instalados en régimen de libre competencia, a través del nuevo Mercado Eléctrico Mayorista, tal como lo establecen la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) y la Ley de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a partir de la reforma energética.

Esto significa que empresas privadas como General Electric podrán generar y vender electricidad para los sectores industrial y doméstico,  tradicionalmente eran cubiertos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Los usuarios que cuenten con una demanda mínima (inicialmente menos de 3 megawatts, que representan más del 20 por ciento del consumo total de energía a nivel nacional), podrán adquirir energía eléctrica de la CFE o de empresas privadas a través de tarifas no reguladas.

“Si bien las actividades de Transmisión y Distribución (T&D) continuarán reservadas al Estado, este podrá celebrar asociaciones y contratos con empresas privadas a través de la Secretaría de Energía (SENER), los transportistas o los distribuidores, con el fin de impulsar el desarrollo de la infraestructura que el sistema requiere. Estos mecanismos serán un apoyo clave para incrementar el ritmo de crecimiento de las redes de T&D, de 1.0 por ciento anual estimado para los próximos años, hasta 3.5 por ciento anual, en línea con el crecimiento esperado de la demanda”, señala el informe “Transformación del sector eléctrico mexicano” de la consultora PwC.

Larga historia en México

México fue el primer país en América Latina donde General Electric estableció operaciones. La empresa comenzó sus actividades en el país en 1896 y estableció su primera fábrica en 1929. Desde entonces, México se convirtió en un centro para la tecnología, innovación y manufactura para GE.

Sus principales operaciones se concentran en 17 plantas de manufactura, cinco centros de servicio, un Centro Global de Finanzas y un Centro de Ingeniería Avanzada, ubicado en Querétaro, con mil 800 ingenieros mexicanos.

Con excepción de los Estados Unidos, México es el país con más establecimientos industriales de GE en el mundo.

  • En Mexico 75 % de los jets comerciales tienen motores  GE
  • 25% de la energía eléctrica en el país se produce con generadores GE
  • El 17% de los empleados de GE en Latinoamérica, están ubicados en el estado de Nuevo León.
  • Cada dos segundos despega un avión en el mundo con turbinas GE, cuya tecnología ha sido diseñada por ingenieros mexicanos
  • GE abasteció de tecnología médica al IMSS desde sus inicios en 1943 a lo largo del país.

El corporativo de General Electric adelantó que por el momento no ha tomado decisiones finales que pudieran afectar los puestos de trabajo y que será en el transcurso de las próximas semanas cuando se estructure la integración de la división energética de Alstom a GE, así como determinar cuál será la mejor estrategia para mover las empresas hacia adelante.