"Nadie sabe hasta cuándo habrá gasolina" en Chiapas

Compras de pánico, incremento de precios y negocios parados son algunas de las consecuencias que han dejado los bloqueos que mantiene la CNTE.
Ante la escasez de gasolina en Chiapas, habitantes realizan compras de pánico.
Ante la escasez de gasolina en Chiapas, habitantes realizan compras de pánico. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Aym Ochoa tuvo que hacer fila por más de dos horas en una gasolinera de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, para poder llenar el tanque del auto en el que todos los días se traslada hasta la Universidad Autónoma de Chiapas, donde trabaja como administrativo.

En la capital del estado se rumora que ya no hay gasolina en las estaciones de Pemex y los propios empresarios han salido en medios de comunicación a decir que en 30 gasolineras de la capital chiapaneca, y municipios aledaños, ya no tienen reservas de combustible y las gasolineras que aún tienen lo agotarán este día, debido a los bloqueos que mantiene la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la  Educación.

“Nadie te dice si seguirá habiendo o hasta cuándo gasolina, nadie sabe nada. Hay poca tolerancia de la gente cuando, sobre todo, los del transporte público se meten a la fila. Ha habido peleas por esto. En las gasolineras sólo están vendiendo Premium y Diésel. Según los despachadores, no hay Magna. Incluso tienen cerrada la bomba”, dijo Ochoa a MILENIO en entrevista.

El caos empezó desde el fin de semana, cuando a través de WhatsApp empezaron a circular cadenas de mensajes en donde se insta a la población a realizar compras de pánico por un supuesto desabasto. Aym asegura que entre sus amigos y familiares no creen que esto sea real y sólo se busca atacar al magisterio.

“Desde el domingo la gente está circulando cadenas de mensajes por WhatsApp, de que iba a haber desabasto de gasolina, de alimentos, lo que ha provocado que empezaran las compras de pánico. La gente cree que es una estrategia del gobierno para que la gente se comience a pelear con el magisterio, pero aun así está comprando la gasolina”.

Para Aym la falta de combustible no sería impedimento para continuar con sus actividades diarias. Dice que la gasolina que compró esta mañana le alcanzará para tres días, pero si se le acaba y no logra conseguir caminará a su trabajo, pues prefiere hacer esto antes que comprar en el mercado negro donde un litro de combustible se vende hasta en 40 pesos y el garrafón de 20 litros hasta en 800.

"Por desabasto o bloqueos mi negocio está parado"

Los seis camiones que tiene Eduardo Camacho llevan tres días parados por los bloqueos que los maestros de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación mantienen en Chiapas.

Camacho es dueño de la línea de transporte “Viajes Chiapas” que ofrece servicios de traslado desde la capital chiapaneca, Tuxtla Gutiérrez, a la Ciudad de México y Puebla, pero desde este lunes Eduardo no ha trasladado a ningún turista pues los bloqueos de los maestros se lo impiden.

“Los bloqueos (de los maestros) tienen más de un mes, pero los abrían y cerraban. No era permanente, no nos afectaba tanto, pero ahora sí está permanente y eso nos afecta a todos. Parece que no hay entrada ni salida”, dijo en entrevista con MILENIO.

Para el dueño de la línea “Viajes Chiapas” la falta de gasolina no es problema porque sus camiones no pueden salir de la capital, pero dijo que si pudieran hacerlo ya hubieran parado “en un día yo necesito reabastecer mis unidades de ‘gas’”.

“Las tenemos detenidas (las unidades) como hay bloqueos no está pasando la gente. Pero si no es por la gasolina, es por los bloqueos, o sea mi negocio está parado de igual forma”, dijo.

Explicó que si en un día vende viajes, ya sea a la Ciudad de México o a Puebla, gana alrededor de 30 mil pesos, por lo que en los últimos tres días las pérdidas han sido de más de 90 mil pesos.

Para subsanar las pérdidas, Eduardo ha tenido que utilizar sus ahorros. “¿Qué hacer? Pues nada, ahorita es estar sacando del ‘colchoncito’, no va a haber de otra. Pero es complicado porque no solo (afecta) al transporte, nos afecta a todos, a compañeros de aquí, tiendas, gasolineras, a todos”, dijo.

Eduardo se encuentra en la Ciudad de México, pero lo que más le preocupa cuando regrese a Tuxtla Gutiérrez es la ruta que deberá tomar para burlar los bloqueos de la CNTE.