Con 'gasolinazo' ganan nuestros hijos: Meade

Sin aumento a precios de gasolinas, recorte de gastos públicos, aumento de impuestos o más endeudamiento, argumenta el secretario de Hacienda.
El funcionario federal afirmó que la decisión fue la más responsable de las alternativas.
El funcionario federal afirmó que la decisión fue la más responsable de las alternativas. (Juan Carlos Bautista/Archivo)

México

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, afirmó ayer que el alza en el precio de las gasolinas que entrará en vigor el próximo 1 de enero es un hecho con el que “ganan nuestros hijos”, al no desperdiciar la riqueza petrolera, sino utilizarla para invertir y dar apoyo a quienes más lo necesitan.

“Gana primero el hecho de que ya no estemos artificialmente manipulando un precio, gana el hecho de que empezamos ya a manejar los precios en la economía de México como se manejan en el resto del mundo; ganan en el largo plazo nuestros hijos, yo tengo tres y quisiera decirles que no desperdiciamos la riqueza petrolera, que no la utilizamos para dar un apoyo artificial a los que más tienen, sino que la utilizamos para invertir, para dar apoyos a quienes lo ocupan, para traducirlo en menor deuda, en mayor fortaleza, y decirle así a mis hijos que hicimos un buen uso de esa riqueza. Gana por lo tanto el país en la medida en que dejamos de usar recursos públicos escasos para dar un apoyo artificial y además regresivo”, dijo Meade en entrevista televisiva.

Al preguntarle sobre el impacto social y político que ha dejado el anuncio del aumento en el precio de los combustibles, el titular de Hacienda enfatizó que si se hubiera tenido otra alternativa se habría tomado, y precisó que de no haber tal incremento implicaría recortar el gasto en salud, en educación, así como gastar en apoyos para la gasolina dos veces los recursos del programa Prospera.

“De las alternativas que teníamos enfrente, ésta (el aumento) es no solamente la más responsable, sino la que nos permite cuidar de mejor manera el apoyo que estamos llevando a los que más lo necesitan sin incurrir en una práctica artificial que nos hubiera costado dinero, que hubiera sido seguramente más popular pero irresponsable e injusta con los que menos tienen”, aseguró Meade.

El funcionario agregó en una entrevista radiofónica: “Nos hubiera encantado un proceso diferente, un contexto distinto para los costos que habremos de enfrentar el año que entra, pero estamos enfrentando el mismo contexto que el resto del mundo”.

Para Meade, la gasolina es un bien importante, pero que consumen, sobre todo, los que más recursos económicos poseen y que tiene un costo que rebasa los medios del gobierno.

“En México se consumen un poquito más de 190 millones de litros todos los días, somos el cuarto consumidor más importante de gasolinas por persona en todo el mundo, pero de los 190 millones, menos de 9 millones los consumen los tres deciles más bajos (de la población)”, abundó.

Ante esta situación, el secretario de Hacienda consideró que para apoyar a los que menos tienen, “para acompañarlos en este esfuerzo”, hay muchas mejores maneras de hacerlo que a través de mantener artificialmente bajo el precio de la gasolina, porque hacerlo hubiera implicado más impuestos o más deuda o recorte de gastos públicos importantes.

Al comentar sobre si la reforma energética fue un fracaso, reiteró que el alza a los combustibles no tiene que ver con ésta, sino “lisa y llanamente porque subió el precio del petróleo”, y dijo que la reforma implicará más inversión y más tecnología en el sector de hidrocarburos, con lo que se verá en el próximo año más transporte, más ductos, más almacenaje y más competencia en el sector de las gasolinas.

“Ese es un éxito de la reforma energética, que no controla el precio del petróleo a escala internacional”, precisó Meade.