Lo bueno, lo malo y lo feo del incremento de las gasolinas

Lo bueno: la Premium ya no podrá subir más de precio este año; lo malo: la Magna y el diésel aún pueden subir 2 y 65 centavos, respectivamente; lo feo: la gasolina ya está más cara que en 2015.
Gasolinera.
(Cortesía)

Ciudad de México

A partir del próximo lunes el precio de las gasolina subirá 44 centavos para el caso de la Premium, 56 la Magna y 21 centavos el diésel. El precio de la gasolina roja será de 14.81 pesos; la verde costará 13.96 y el Diésel 13.98.

Este nuevo gasolinazo destaca porque es la primera vez que suben de precio los tres combustibles, al mismo tiempo, pero además porque una de las gasolinas –la Premium– ya llegó a su precio más alto previsto para este año.

Esto es lo bueno, lo malo y lo feo del nuevo incremento a las gasolinas.

Lo bueno

La gasolina Premium ya no podrá subir más de precio este año porque ya llegó al tope máximo que  estableció la Secretaría de Hacienda, para este combustible, en su banda de precios 2016 y que fue de  13.95 a 14.81 pesos.

Lo malo

Los automovilistas que utilizan gasolina verde (Magna) o diésel todavía podrían ver aumentos de 2 y 65 centavos, respectivamente. De acuerdo con Hacienda durante este 2016 el precio de la gasolina Magna puede oscilar entre 13.16 pesos y 13.98 pesos, en el caso del diésel el parámetro es de 13.77 pesos a 14.63 pesos.

Lo feo

Si bien los precios de los combustibles están, como lo marca la ley, dentro de la banda de precios establecida por la Secretaría de Hacienda; con el nuevo incremento tanto la Magna como la Premium están 39 y 43 centavos más caras, respectivamente, en comparación con el año pasado cuando se vendían en 13.57 pesos y 14.38 pesos el litro.

Premium: Es la cuarta vez que sube de precio y contando desde el primer día de este 2016, el primero de agosto habrá incrementado 83 centavos.

Magna: Es la segunda vez que incrementa y de enero a agosto habrá subido 80 centavos.

Diésel: Es la primera vez que aumenta y serán 21 centavos.

Además, el aumento de los combustibles impactará en los precios de otros productos y en consecuencia en la inflación, de acuerdo con analistas económicos.


MCM