El año de las gasolinas...

Nuevos jugadores, más inversiones y miles de estaciones de gasolina abrirán sus puertas.
Con la liberación de precios de gasolinas habrá más competidores en el mercado.
El 2017 estará marcado por nuevos competidores en el sector como Eco. (Cortesía)

Con la apertura del sector energético en México, se han visto cambios significativos en la parte de exploración y extracción de hidrocarburos y en la de electricidad, pero sin duda este año es el de las gasolinas, un tema controversial por ser de alto impacto para la sociedad, pues cada día se consumen 190 millones de litros.

Este 2017 se marca como un hito en la historia del país con la liberalización de los precios de los combustibles que arrancó los pasados 30 y 31 de marzo en Baja California y Sonora, un proceso que habrá de culminar al finalizar el año con todas las entidades; además se instaló en el Estado de México la primera gasolinera extranjera perteneciente a la británica BP.

Si bien el gobierno mexicano enfrenta todavía muchos retos para el buen desarrollo de un mercado abierto y libre, lo más importante y por lo que lo tienen bajo lupa, es que esto se refleje en mejores precios, la mayor demanda de los consumidores.

Lo anterior se refleja en los conflictos sociales que surgieron en enero pasado, cuando entró un fuerte aumento a los precios de las gasolinas y el diésel; la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) determinó un alza de 14.2% para la Magna, de 20.1% a la Premium y de 16.5% para el diésel.


Nuevos colores

La Comisión Reguladora de Energía (CRE), apunta que en el país en términos de marcas se está empezando a ver marcas diferentes con servicios diferenciados en las estaciones; son ocho marcas diferentes a Pemex las que ya operan (BP, Eco, La Gas, OxxoGas, Petroseven, Combured, Hidrosina y Nexum).

Otras marcas que se han anunciado para venir a México son: Shell, Chevron-Texaco, Glencore Tesoro, y Costco y Walmart están hablando de utilizar los estacionamientos para poner gasolineras como lo hacen en Estados Unidos (EU).

La Gas e Hidrosina fueron las primeras marcas mexicanas en lanzar su propia identidad y dejar la de Pemex, la primera ya cuenta con estaciones de su marca en Campeche, Mérida y Quintana Roo.

En lo que respecta a Hidrosina colocará su marca principalmente en el centro del país, su estrategia arranca por regiones y serán 20 gasolineras Hidrosina de las 210 con las que cuenta el grupo. Ocho están en la Ciudad de México y el resto en Morelos y el Estado de México.

También hay muchos grupos que se están formando, la CRE percibe mucho movimiento en lo que llaman última milla, en la cual se va a comenzar a ver competencia y conforme vayan llegando las inversiones y se materialicen las temporadas abiertas de la Comisión Federal de Electricidad y Pemex, que son los que cuentan con la única infraestructura, por el momento, en transporte y almacenamiento, se va a poder tener más suministradores mayoristas.


Buen negocio

En términos de negocio, el mercado de gasolinas y diésel es sumamente atractivo al tener una demanda en constante crecimiento, aunque este es un año clave para la integración de participantes, y Pemex sigue siendo el jugador predominante.

El año pasado, la empresa productiva del Estado obtuvo más de 450,000 millones de pesos (mdp) por la venta de gasolinas y diésel, y para los dos primeros meses de 2017 ya suma ganancias por 97,529 mdp, lo que significa 33,242 mdp más que en el mismo bimestre de 2016.

TE RECOMENDAMOS: Liberación de mercado impulsará resultados de Oxxo Gas

Datos de la Secretaría de Energía (Sener), proyectan que entre 2015 y 2030 el sector transporte incremente en 40% la demanda de combustibles, al pasar de 1,096 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mbdpce) en 2015 a 1,534 mbdpce en 2030.

Del volumen previsto para 2030, las gasolinas seguirán siendo la mayor demanda, representado 57.4%, mientras que el diésel será de 34.5%, resultado de su uso intensivo en el autotransporte, el consumo de ambos combustibles significa 92% de la demanda.

Esto le consta a BP, que al ser la primera marca extranjera en el país, ha despertado mayor confianza en los consumidores, y aunque no ofrecen un menor precio, dicen que dan litros de a litro.

La estación de la petrolera británica en Ciudad Satélite está vendiendo tres veces más que las gasolineras de Pemex en el corto tiempo que lleva operando, el plan es que BP culmine este año con 200 estaciones bajo su marca.


Las inversiones

Con la liberalización de los precios de los combustibles, el gobierno federal calcula que a México pueden llegar inversiones entre 16,000 y 20,000 millones de dólares (mdd) para el desarrollo de proyectos de poliductos, almacenamiento y distribución, transporte, vías férreas e instalación de nuevas estaciones de servicio.

Como lo ha señalado la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), la infraestructura limitada que se tiene en el país hace que los costos logísticos para traer los combustibles sean más altos. Es así, que conforme se detonen los proyectos se puede conseguir precios más bajos en las gasolinas, sin embargo no es algo que se dará en el corto plazo, pues prevé que pueda llevar hasta cinco años.

La CRE, apunta que hay inversiones que se pueden concretar de cuatro proyectos de poliductos que cuentan con permisos, y que representan 1,300 y 2,300 mdd, Asimismo, se han autorizado permisos para el transporte de petrolíferos a ferrocarrileras,con una inversión de 1,500 mdd.

También hay nueve proyectos de almacenamiento y distribución que esperan una inversión de 331 mdd, ubicados en Baja California Sur, Tamaulipas, Guanajuato, Estado de México, San Luis Potosí, Veracruz, Yucatán y Chiapas.

Con la entrada de más jugadores existe la posibilidad de duplicar el número de gasolineras con las que cuenta México, a la fecha existen alrededor de 11,400 estaciones.

En esto último hay una gran oportunidad, pues 40% de los municipios del país no tienen gasolineras y cada estación atiende a 10,560 habitantes, México es uno de los países con menor número de estaciones.


Los proyectos

De los cuatro proyectos para poliductos destaca por su conectividad con la frontera el de la empresa Howard Midstream Energy Partners, LLC (HEP), que a través de su subsidiaria, Dos Águilas, participa en la primera temporada abierta para el diseño, construcción y operación de un poliducto y de una gran terminal de almacenamiento en Santa Catarina, Nuevo León.

Esta obra suministrará petrolíferos desde Corpus Christi a Laredo, Texas a los mercados del norte de México a través de entregas a Nuevo Laredo, Tamaulipas y Santa Catarina, con una inversión de 500 mdd. Dos Águilas se espera que esté listo en 2018 y será el primer poliducto que se construya fruto de la apertura energética. La obra forma parte de un sistema integral, pues el poliducto se va a conectar con otros tres del lado de Texas (Laredo Express, Borrego y Poliducto Frontera) con un total de 460 kilómetros.

TE RECOMENDAMOS: Tomará al menos un año que Pemex tenga más competencia

El proyecto proporcionará un servicio directo para el transporte de gasolina, diésel ultra bajo azufre, y turbosina desde el complejo de refinerías en Corpus Christi, que incluyen las de las Valero Energy Corporation, una de Citgo y otra de Flint Hill que pertenece a Industrias Koch.


Las importaciones

México importa al menos 60% de las gasolinas que se consumen, por lo que el desarrollo de infraestructura es de suma importancia, ya que se espera que dentro del periodo 2015-2030 el déficit de estas promedie casi 343,000 barriles diarios.

Aunque privados cuentan con permisos para traer gasolinas y diésel del extranjero, es nulo el producto que se está trayendo a México.

Los 206 permisos otorgados hasta el momento para gasolinas involucran un volumen de 248,699.7 millones de litros y los 284 permisos para diésel son 173,731.3 millones de litros.

Otro nicho de negocio que evalúan empresas privadas es la construcción de refinerías modulares. La intención más clara es la de Refinerías Unidas de México (Refmex), CBRE Energía e Infraestructura con diversos socios en EU enfocados en la industria energética.

Refmex proyecta que se puedan instalar en nueve entidades del país nueve refinerías modulares, las cuales son de un formato más pequeño para abastecimiento local de combustibles. La primera planta planean instalarla en Ciudad del Carmen, Campeche, con una capacidad de producir entre 40,000 y 60,000 barriles diarios de hidrocarburos (gas LP, gasolina, diésel, turbosina y asfalto).

[DA CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR]