Por falta de seguridad, prevén cerrar mil 800 gasolineras en el país

Antonio Caballero, presidente de G500, dijo que no hay condiciones de seguridad para seguir operando ya que hasta hoy contabilizan 400 estaciones vandalizadas.
 Un grupo de jóvenes se manifestaron en contra del alza de la gasolina y bloquearon el acceso que conecta a la planta de Pemex.
Un grupo de jóvenes se manifestaron en contra del alza de la gasolina y bloquearon el acceso que conecta a la planta de Pemex. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Tras las distintas protestas que han terminado en actos de vandalismo por el aumento de los precios, empresarios gasolineros están planteando cerrar a partir de este miércoles a mediodía y de manera gradual mil 800 estaciones de servicio a escala nacional.

Antonio Caballero, presidente del grupo gasolinero G500, denunció que no hay condiciones de seguridad para seguir operando, ya que hay robo de gasolinas, quema de llantas y establecimientos, así como asaltos.

TE RECOMENDAMOS: Pemex pide no bloquear terminales de almacenamiento

Dijo que ya 400 estaciones han sido agredidas, principalmente en la zona conurbada de la Ciudad de México y en Chiapas.

Por lo anterior piden apoyo a todas la autoridades correspondientes para frenar estos actos que ponen en riesgo al personal y a los clientes.

"No queremos, ni vamos a ser responsables de lo que pueda haber más allá de los incidentes que hemos tenido; estamos anunciando a la ciudadanía que si no tenemos condiciones de seguridad habrá cierres por zonas y si es necesario se cerrarán todas".

"En una gran parte del país hemos tenido problemas", reiteró el empresario.

La situación se ha tornado crítica, ya que la inseguridad ha ido incrementándose con el transcurso de las horas; esta noche , empresarios reportaron que en la zona de Interlomas y Atizapán, en el Estado de México, diferentes grupos arribaron a las gasolineras.

"Son vehículos con la placa tapada, la verdad no podemos identificarlos, con seguridad podemos decir que no es la ciudadanía general."

Dijo que trabajadores de las estaciones de servicio han sido trasladados a hospitales, por lo que consideró que "ninguna vida vale vender un solo litro de combustible."

Precisó que el cierre no es por falta de producto, toda vez que sus tanques se encuentran llenos, pero sólo atenderán a los consumidores en condiciones de seguridad.