México y Guatemala construirán proyectos de energía

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y el presidente de Guatemala, Otto Pérez hablaron de un gasoducto mesoamericano.
Los gobiernos de Méxicoy Guatemala también evalúa la construcción de una hidroeléctrica
Los gobiernos de México y Guatemala también evalúa la construcción de una hidroeléctrica (Especial )

Ciudad de México

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, y su ministerio de Energía y Minas (MEM), Erick Archila, evaluaron con el secretario mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, proyectos conjuntos de infraestructura.

Tras la reunión anoche el funcionario mexicano dijo a la prensa que el Plan Nacional de Infraestructura de México prevé la construcción de diez mil kilómetros de gasoductos, uno de los cuales tiene carácter estratégico para la región centroamericana.

Se trata del gasoducto que saldrá de Ciudad Pemex, Tabasco, llegará hasta Tapachula, Chiapas, y de ahí partirá al sureño departamento guatemalteco de Escuintla, en lo que será “el primer tramo del gasoducto mesoamericano”.

Adelantó que en el primer trimestre de 2014 habrá una reunión con representantes de los países centroamericanos para que expongan sus necesidades y determinar el tipo del gasoducto, que requerirá unos 527 millones de dólares de inversión, la cual será totalmente privada”.

Se trata del nuevo modelo mexicano (derivado de las reformas del sector energético). “La idea es que el gasoducto sea rentable” y que la iniciativa privada lo construya para que no aumente la deuda pública de los países, explicó.

Además, tanto Joaquín Coldwell como el presidente guatemalteco estimaron viable el proyecto de construcción de una hidroeléctrica en el río Usumacinta, limítrofe entre los dos países, proyecto que viene de las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado.

El mandatario guatemalteco recordó que ese tiempo hubo resistencia porque había inundaciones en partes del territorio de México y de Guatemala”.

Pero ahora aseveró que se dispone de tecnología de primera generación que no produce inundaciones. Añadió que este proyecto retoma el concepto de la hidroeléctrica de Itaipú entre Brasil y Paraguay.

La hidroeléctrica sobre el Usumacinta generaría hasta dos mil megavatios, distribuidos en 50 por ciento para cada país.

Coldwell puntualizó que el tema ambiental retrasó el proyecto, “sin embargo la nueva tecnología, como las turbinas al filo del agua, que no producen inundaciones ni afectaciones al medio ambiente, da viabilidad al proyecto”, que aclaró es a largo plazo.