• Regístrate
Estás leyendo: ¿Ganga o veneno?
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 14:50 Hoy

¿Ganga o veneno?

Solo dos de los 48 bancos europeos que cotizan en el Stoxx 600 tienen acciones con precios mayores a los de inicios de año.

Publicidad
Publicidad

Dan McCrum

¿Cuál es el término apropiado para las actitudes hacia los bancos europeos? Tal vez aversión, renuncia o desesperación. De las 48 instituciones financieras en el índice de empresas europeas que cotizan en el Stoxx 600, solo dos tienen precios de acciones más altas que cuando comenzó el año.

Aunque esa medición viene con un asterisco. Clydesdale Bank de Escocia se acaba de unir al mercado en febrero, y Standard Chartered se podría considerar una institución asiática con sede en Londres por razones de historia. En su conjunto, el valor de los 48 bancos cayó 29% en 2016.

Sin embargo, una semana después de que las pruebas de estrés del Banco Central Europeo mostraron que todos menos uno de los bancos del continente pueden sobrevivir a una serie de adversidades hipotéticas, la arquitectura financiera parece sólida.

“Para el sistema en su conjunto, en promedio, creo que la mayoría de las personas aceptan que hay suficiente capital en este momento. No solo los inversionistas, también los reguladores”, dice James Sym, gerente de cartera de Schroders. En su lugar, lo que los bancos enfrentan es una crisis de entusiasmo y no de confianza.

El estancamiento económico en Europa significa poco crecimiento, y las medidas del banco central para tratar el problema le hacen la vida más difícil a los bancos, al suprimir las tasas de interés que pueden cobrar a los solicitantes de préstamos.

Así que la primera cuestión es la capacidad de los bancos de generar ganancias y finalmente compartir el excedente con sus inversionistas. Como las tasas de interés se desplomaron este año, las predicciones de los analistas para las utilidades de los bancos siguen ese camino.

Su propio costo de financiamiento difícilmente puede ser más bajo, gracias al programa que les permite a los bancos cambiar activos por efectivo. El problema es que en su lugar, las empresas y los consumidores no hacen filas para solicitar préstamos.

Así que las valoraciones de los bancos sugieren que, después de cinco años de reducción de ingresos, los inversionistas sufren para imaginar un futuro más brillante. Por ejemplo, mientras las cuentas de un banco son mucho más complejas, la valoración se puede reducir a un par de preguntas sobre el valor contable de una institución y a su nivel de utilidades.

En pocas palabras, el valor contable son los activos que pueden quedar para los accionistas, donde todos los pasivos se deben pagar. Las utilidades se comparan con el valor contable, que se expresa como el porcentaje de rendimiento de esos activos.

Si los inversores creen que los bancos solo pueden obtener un rendimiento de 5%, pero quieren un rendimiento anual de 10% con el fin de invertir, entonces comprarán cuando las operaciones bancarias estén a la mitad de su valor en libros por acción.

Sin embargo, el segundo problema es de capital. Para calcular un valor por acción, se requiere cierto grado de certidumbre sobre el número de acciones en circulación, algo que es muy difícil de saber si los reguladores obligan a un banco a recaudar dinero por medio de la venta de nuevas acciones a los accionistas.

Con el intento del banco italiano Monte dei Paschi de recaudar 5,000 millones de euros (mde) adicionales a los 12,000 mde que recaudó desde 2008, de acuerdo con Dealogic, también hay una preocupación sobre qué cantidad es suficiente. Si se excluye a Intesa y Mediobanca, las estimaciones de efectivo que los bancos italianos restantes deben recaudar se encuentran entre 10,000 y 12,000 mde, cerca de la mitad de su capitalización de mercado actual.

Bruce Packard, exanalista de banca, dice que los bancos son diferentes de las empresas industriales que recurren a los accionistas cuando se meten en problemas. “La tendencia es que cuando los bancos recaudan capital es para reconocer las pérdidas posteriormente, cuando se sienten lo suficientemente fuertes para confesar”.

La naturaleza siempre cambiante de las colecciones de activos y pasivos de los bancos también significa que la cantidad de capital que requieren siempre es una estimación.

“El problema de Europa es sencillo, demasiada deuda en los balances de los bancos con un margen muy bajo”, dicen analistas de Berenberg. Sym señala la posibilidad de que aumente el gasto del gobierno, y que se vea el día en el que las bajas tasas de interés empiecen a subir de nuevo.

“Si damos un paso atrás, es muy claro que es totalmente insostenible para los bancos más grandes de Alemania, el banco más grande de Francia, el banco más grande de Italia, el de España, operar por debajo de su valor contable, lo que básicamente implica que cada préstamo que otorgan destruye su rentabilidad y su valor”, dice Sym.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.