Reforma fiscal y costo de energéticos los “funden”

Cuando apenas se recuperaban de la crisis de 2009, las empresas de la fundición sintieron los estragos de las nuevas condiciones económicas del país.

Monterrey

Las empresas del sector de fundición apenas se recuperaban de la crisis de 2009 cuando en este año enfrentaron una merma considerable por la reforma fiscal y los costos elevados de los energéticos, factores que mantienen a las empresas en un estancamiento.

“Somos un sector vulnerable y con un efecto negativo debido a los impuestos que estamos pagando”, dijo Orlando Garza, presidente de la Sociedad Mexicana de Fundidores Región Norte.

Añadió que en este año han visto incrementar en un 20 por ciento sus gastos administrativos, producto de la reforma fiscal y mayores costos energéticos, lo que está llevando a la industria de la fundición a perder competitividad frente a sus similares de Estados Unidos y China.

En entrevista telefónica, el dirigente señaló que la actividad de la fundición en el país se encuentra en desventaja competitiva a nivel internacional lo que pone en riesgo la productividad y capacidad instalada del sector.

El empresario regiomontano indicó que pagar mayores impuestos y cumplir con nuevas disposiciones fiscales ha elevado los costos para las empresas de esta industria.

La implementación de la reforma fiscal ha significado un alto costo para todos los sectores, pero en el caso específico de la fundición consideró que ha sido muy fuerte, aunque aclaró que no se tiene un número de cuánto representará en términos de baja en los ingresos.

En México existen más de 800 empresas del sector de fundición y en Nuevo León más de 40 compañías, esta industria atiende a los sectores automotriz, aeroespacial, industrial y agrícola.

Comentó que la recuperación que muestra la industria automotriz aligera un poco al sector de fundición aunque aclaró que sólo a las grandes empresas, no así a las Pymes, que son las más afectadas por la reforma fiscal y los costos de los energéticos.

“Lamentablemente las Pymes no están preparadas para atender a la industria automotriz que requiere de proveeduría certificada”.

Expuso que en Estados Unidos y China están incentivando a sus empresas del este sector lo que las equipara para poder competir en otros países, esto no sucede en México donde las empresas están totalmente desprotegidas y desventaja frente a sus pares. 

El sector de fundición en el país genera más de 20 mil puestos de trabajo.

Garza se mostró optimista de que en la segunda mitad de este año pueda darse un repunte que los ayude a recuperar terreno.

“Con el dinamismo del sector automotriz, esperemos que nos pueda ayudar en algo para tener crecimiento; si esperamos un crecimiento poco pero lo tendremos”, enfatizó el empresario.   

La Sociedad Mexicana de Fundidores Región Norte organiza un Congreso-Expo para el mes de septiembre donde se tendrán encuentros de negocios.