Blockchain: una billetera abierta

Una tecnología digital nacida de la moneda bitcoin promete cambiar cómo se realizan transacciones electrónicas en el mundo. A México podría llegar gracias a HSBC o BBVA.
En México, la Iniciativa Privada aporta solo el 30% de la inversión en tecnología.
Los servidores se convertirán en las nuevas bóvedas. En México esta tecnología, ya sea bitcoin o blockchain, todavía no está regulada (Foto: Shutterstock)

Una misteriosa palabra comienza a filtrarse en las oficinas de bancos y empresas financieras de todo el mundo: blockchain. En un par de años pasó de ser un concepto usado en foros semiclandestinos al objeto de la atención de gigantes de las finanzas y la tecnología como Goldman Sachs e IBM. Un concepto que, pese a su aparente complejidad, promete cambiar el mundo de las finanzas y otros negocios como los mercados bursátiles y los registros de propiedad, incluso en México.

En 2008 apareció en un foro de internet sobre cifrado de datos, un ensayo firmado por una persona (o grupo de personas) bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto proponiendo la creación una moneda digital llamada Bitcoin que rompiera con los paradigmas del dinero tradicional. De acuerdo con Joel Cano, director de operaciones en la empresa mexicana de transacciones con bitcoines meXBT, hasta hoy el dinero es una promesa hecha por una entidad central como el Banco de México, por medio de un documento como un billete o una moneda, “una moneda digital reemplaza la entidad central con mecanismos que crean confianza entre los usuarios y permiten emplearlos como forma de pago”, explicó.

El dinero electrónico es una realidad. De acuerdo con el Banco de México, los movimientos de dinero por internet en el país suman cada trimestre alrededor de 12 billones (millones de millones) de pesos. Pero su funcionamiento requiere sustanciales inversiones en crear y mantener infraestructura que asegure la integridad de las bases de datos en posesión de los bancos. Tan solo para el Grupo Financiero Banorte las inversiones en tecnología y equipo representan hasta la mitad de sus ingresos, de acuerdo con datos de la consultora Morningstar.

Según Chris Church, director de desarrollo de negocios para Digital Asset Holdings, empresa neoyorkina que desarrolla tecnología blockchain para el sistema financiero, “los costos operacionales para el movimientos digital de dinero suman miles de millones de dólares anualmente”. Estos costos se transfieren hacia los usuarios, “una empresa que quiere pagar a proveedores en otros países debe crear fideicomisos que cuestan miles de pesos”, dijo Pablo González, director general de Bitso, empresa mexicana de transacciones con bitcoines. Según la Procuraduría Federal del Consumidor, las transferencias de dinero entre Estados Unidos y México pueden involucrar comisiones de hasta 3.3% del monto enviado, además de que el tipo de cambio entre monedas disminuye el monto final que obtiene el receptor de dichas transferencias.

La tecnología blockchaines un engrane que permite la operación de la moneda bitcoin combinando diversas técnicas computacionales. El primer engrane del blockchain es el llamado hash, una función que convierte un archivo de datos en una serie de letras y números. El registro de cada operación de compra o venta realizada con bitcoins es convertida en un hash de 64 caracteres, que se almacena en miles de computadoras cada ocho minutos. De acuerdo con Mario Medina, fundador del servicio de pagos con bitcoin Pagabitcoin.com, cada operación es firmada electrónicamente por la persona poseedora de la moneda con una clave, lo que torna virtualmente imposible falsificar el bitcoin usado en la operación.

Esta combinación de hashy firma personal representa el corazón de la tecnología blockchain, “permite almacenar rápidamente operaciones de compraventa con plena confianza y sin la intervención de una entidad como un banco central”, dijo Joel Cano de meXBT. Sin embargo, para que el corazón funcione requiere un sistema nervioso conformado por miles de computadoras esparcidas por internet y que procesan los registros de las operaciones realizadas con bitcoin, “para evitar registros falsificados, el

Blockchain acepta la validez de un registro cuando la mayoría de las computadoras en la red de transacciones validen la transacción”, dijo Pablo González de Bitso.

Un océano (digital) de posibilidades

La tecnología blockchain, diseñada por Satoshi Nakamoto, logró crear la confianza necesaria para operar un sistema financiero sin autoridad central. Curiosamente, al sistema financiero mundial parece gustarle esta tecnología por motivos diferentes, “actualmente los bancos se enfrentan a tres retos: mantener sus costos bajos, asegurar las transacciones con sus clientes y cumplir con las regulaciones del sector”, dijo Chris Church de Digital Asset Holdings. La tecnología blockchainpermite a las empresas financieras disminuir costos en las transacciones en hasta 30% según la consultora Autonomous Research, amén de que esta tecnología disminuye los riesgos de fraude y robo.

No es casualidad que la cantidad de empresas dedicadas a desarrollar esta tecnología crezca rápidamente. De acuerdo con la empresa de análisis en monedas digitales, CoinDesk, hacia finales de 2014 había 14 empresas dedicadas al desarrollo de tecnología blockchain; un año más tarde la cifra se había incrementado a 54.

Y no son modestos emprendimientos: en septiembre del año pasado un consorcio de 42 bancos internacionales entre los que se encuentra BBVA y Credit Suisse crearon la startup R3 para crear un blockchain para servicios financieros. El mismo septiembre otra startup llamada Chain recibió 30 millones de dólares provenientes de empresas como Visa y la operadora de telecomunicaciones francesa Orange. Digital Asset anunció a inicios de febrero inversiones por más de 60 mdd en más de una docena de empresas entre quienes se encuentra IBM y Goldman Sachs.

La flexibilidad de la tecnología blockchain es otra razón que hace tan atractivo su uso por el sistema financiero, “un blockchain es una herramienta que nace con bitcoin, pero puede tener muchas otras aplicaciones”, señaló Joel Cano de meXBT. De acuerdo con Mario Medina, “podrías crear un blockchain para funcionar como un registro de la propiedad, donde un inmueble esté identificado por un hash en lugar de un título de propiedad en papel”. Esto es lo que desde el año pasado está haciendo el gobierno de Honduras junto con la empresa Factom para eliminar el fraude en la posesión de terrenos.

Otras aplicaciones tendrían que ver con la denominada ‘propiedad inteligente’, “imagina realizar un testamento y protegerlo con un hash que solo se puede abrir cuando su poseedor muera sin intervención de un notario público”, dice Pablo González de Bitso. Otros documentos como acciones pueden ser negociados a través de un sistema blockchain disminuyendo el peligro de ataques. Esto es lo que está haciendo el Australian Securities Exchange quien anunció en enero su transición hacia un sistema de compraventa de títulos bursátiles basado en blockchain.

La implementación de la tecnología block­chain podría mejorar la calidad y disminuir los costos de servicios financieros como las transferencias de remesas, “las operaciones con blockchain tienen un costo marginal y pueden cruzar el mundo en pocos minutos”, dice Joel Cano de meXBT. A su vez, Pablo González de Bitso dice que “transacciones como las trans­ferencias de remesas y los pagos de todo tipo de servicios podrán disminuir sensiblemente de costo en cuanto sean adoptadas”. De hecho, el servicio Pagabitcoin permite comprar recar­gas telefónicas usando bitcoins, “resuelve un problema de las personas en el extranjero que quieren hacer recargas a celulares en México y que no tienen acceso a cuentas bancarias en el país”, dijo Mario Medina de pagabitcoin.com.

Otra aplicación de blockchain sería ayudar a las empresas a realizar pagos internacionales más rápidamente, “si una agencia de viaje quiere mover dinero a la India para pagar una reserva­ción de hotel, el sistema financiero puede cobrar hasta 15% en comisiones, en Bitso lo podemos hacer por menos de 1% y con montos que van desde 100 pesos”, dijo Pablo González.

Un obstáculo relevante para la incorpora­ción de la tecnología blockchain en el país está en la regulación. De momento solo existe un comunicado del Banco de México emitido en marzo de 2014 donde señala que estas tecnologías no están reguladas ni respaldadas por el sistema financiero nacional, aunque en septiembre del año pasado la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Ha­cienda publicó un aviso donde señaló que las operaciones con unidades de valor virtual no pueden usarse para pagar bienes con un costo superior a los 3,210 días de salario mínimo, “es un reconocimiento implícito de las monedas virtuales y de tecnologías como blockchain, lo que representa un avance hacia su regulación”, señaló Pablo González de Bitso.

¿Cuánto tiempo deberá pasar para que block­chain reemplace a las bases de datos de transac­ciones? Chris Church estima que hacia el inicio de la siguiente década estos avances se incorpora­rán de manera masiva en el mercado, “las institu­ciones financieras y los gobiernos están muy interesados por adoptar blockchain lo más pronto posible”. Por lo pronto, bancos con operaciones en México como Santander, BBVA, HSBC y Scotiabank ya invierten en estas tecnologías vía startups como R3, por lo que quizá será cosa de tiempo para que las ideas de un hombre sin rostro, como Satoshi Nakamoto, se conviertan en parte de nuestra vida cotidiana.