Vito di Bari: “El smartphone desaparecerá”

Ha sido ejecutivo de televisión, directivo en la UNESCO y creador de mobiliario y bicicletas. En los últimos años se ha convertido en uno de los impulsores del neofuturismo.
Vito di Bari, diseñador de innovación y futurista
Vito di Bari, diseñador de innovación y futurista (Foto: Cortesía)

¿Cuál será el gadget del futuro?

Una respuesta para el corto plazo sería el smartphone pues ha reemplazado una gran cantidad de objetos: desde el directorio hasta el reloj, y más recientemente, la tarjeta de crédito; y así seguirá sucediendo. Sin embargo, más hacia adelante hasta el smartphone desaparecerá. A medida que nuestro entorno (ropa, accesorios, casas, vehículos) incorporen sensores y tengan capacidad propia de cómputo y comunicación con otros dispositivos, la necesidad del smartphone se irá disolviendo.

Entonces, ¿cómo interactuaremos con la tecnología?

En realidad la tecnología interactuará con nosotros. Una chamarra sensorizada podrá detectar nuestra ubicación, o nuestro ritmo cardíaco y el respiratorio y responder a los movimientos del brazo que pueden convertirse en órdenes. Si la chamarra incorpora micrófonos, podremos hacer llamadas telefónicas. Lo mismo sucederá con los automóviles y todo lo que nos rodea, incluyendo las ciudades.

¿Cómo serán las ciudades del futuro?

Las ciudades son producto de la complejidad humana. Para gobernar dicha complejidad se han diseñado sistemas que le permitan: el servicio de alcantarillado y la policía. La gestión de la ciudad ya no pasará por el control de seres humanos, sino por sensores y entes digitales autónomos que tomen decisiones.

¿Es posible pensar en ciudades que tomen decisiones solas?

La automatización en las ciudades es cosa vieja; el primer semáforo eléctrico entró en funciones a inicios del siglo pasado. Simplemente el proceso de decisión cambiará: un semáforo cambia el color de las luces usando un cronómetro mientras que un sistema de control de gestión de agua tomará decisiones sobre el suministro tomando datos del consumo de agua enviado por los medidores de los usuarios en forma automática.

En ese escenario, ¿cuál es el rol de las redes de telecomunicaciones?

Las redes de telecomunicaciones se convertirán, si no lo son ya, en la sangre que nutre las ciudades. Para evitar que haya cortes en el suministro de la red coexistirán en las ciudades varias redes que operarán de manera complementaria para que, en caso de una falla, puedan suplir el servicio perdido.

Si dispositivos electrónicos y servicios de telecomunicaciones funcionan de la mano, ¿cuál es el proceso de diseño de ambos?

Hasta ahora los diseñadores de ambos trabajan de manera separada, pero si queremos que las ciudades del futuro sean realmente inteligentes y sensibles, ambos deberán de trabajar de la mano desde el diseño inicial de los productos con el fin de que puedan funcionar de manera coordinada.

¿Cuánto tiempo falta para ver estas ciudades?          

Uno de los principales obstáculos en el desarrollo de estándares comunes que permitan la comunicación entre diversos dispositivos. De momento, los productos de los grandes fabricantes de equipos no son totalmente compatibles entre sí. Una vez que las comunicaciones entre sensores y dispositivos sea tan sencilla como lo es hoy el uso de wifi será cuando veamos florecer las ciudades sensibles e inteligentes que deseamos. Yo pensaría en la siguiente década para que esto suceda.