La universidad itinerante

Pemex anunció la conformación e instalación en Querétaro de la Universidad Corporativa de Petróleos Mexicanos. Aunque aun no hay un espacio físico, las capacitaciones a empleados son una realidad
El primer paso es el Centro de Capacitación y Adiestramiento en materia de exploración, producción y transformación industrial
El primer paso es el Centro de Capacitación y Adiestramiento en materia de exploración, producción y transformación industrial (Foto: Shutterstock )

México

Pemex tiene prisa por capacitar y especializar a sus empleados. A poco más de un año de anunciar la puesta en marcha de la Universidad Corporativa de Petróleos Mexicanos, y aún sin un espacio físico para impartir clases, la petrolera ya inició con las capacitaciones para empleados de distintas áreas.

La idea de la universidad es, en realidad, mantener un espacio de especialización para los mismos empleados y no está en sus planes convertirse en una universidad de inscripción abierta. Por el momento ni los mismos empleados pueden elegir estar dentro o no, pues los cursos cumplen necesidades específicas.

“La curva de aprendizaje de una persona recién egresada desde que llega a la empresa y hasta que está dando el 100% de su aprendizaje y experiencia, puede ser más de 10 años”, explica Armando Castañón, Director Corporativo de Recursos Humanos de Pemex, “nosotros con la universidad estamos tratando de capacitar y adiestrar en las competencias críticas que el negocio requiere”.

De esta forma, la universidad se ha convertido en un espacio “virtual”, es decir, se mueve a donde es requerida. Si existe la necesidad de capacitación en el norte del país, los cursos se imparten en Monterrey, lo mismo que en Puebla o Tabasco, y los profesores son tanto instructores internos, como capacitadores o expertos que no pertenecen a la empresa. “Lo que está buscando Pemex es capacitar a nuestro personal haciendo las cosas”, es decir, el aprendizaje en el aula es mínimo y la mayoría de las lecciones son prácticas.

Todo comenzó hace un año...

En mayo del año pasado, el director general de Pemex, Emilio Lozoya, y el gobernador queretano, José Calzada Rovirosa, anunciaron la instalación de la Universidad Corporativa de Petróleos Mexicanos. El primer paso sería, el Centro de Capacitación y Adiestramiento en materia de exploración, producción y transformación industrial. Además, se contempla integrar contenidos académicos en administración de empresas y administración de negocios, “a fin de que los especialistas petroleros piensen en generar valor para la empresa”.

La escuela, que se ubicará en un terreno de 26 hectáreas en Querétaro, tiene una inversión inicial, que alcanza los 2 mil 500 millones de pesos, aportados tanto por Pemex como por el fondo Conacyt - Sener y como objetivo inicial se contempla la capacitación de más de mil jóvenes al año.

Aún cuando la construcción de los edificios no se ha completado, ya existe una escuela de Mantenimiento y Comercialización.

Trabajadores expertos, maestros perfectos

No hay mejor profesor que una persona que, durante más de 20 años, ha desarrollado tareas específicas para la empresa. Con este pensamiento, la empresa ha identificado a aquellos empleados que, a través de su experiencia puede enseñar a otros. “Pemex tiene gente con una capacidad de conocimiento enorme, gente muy preparada que se ha formado en la empresa con 25-30 años”, dice Castañón.

Incluso, el especialista explica que hay empleados que están llegando a su edad de jubilación y, aunque están conscientes que no pueden retenerlos, les ofrecen quedarse a compartir sus conocimientos y se les invita a ser instructores, “gente que tiene conocimiento y experiencia de muchos años y realiza algún oficio, como por ejemplo, soldadores que en algunas de nuestras zonas marinas están capacitando a sus compañeros”. Y añade que ha habido soldadores submarinos que han ido a capacitar al extranjero por su nivel de especialidad, “vienen aquí a preguntar cómo lo hacen y toda es gente que se ha formado dentro de la empresa”.

Vinculación universitaria

Otra estrategia para fortalecer los conocimientos de sus empleados es firmar convenios con universidades tanto en el extranjero como en México.

Por supuesto, entre las instituciones mexicanas con mayor cercanía se encuentran el Politécnico Nacional, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Tec de Monterrey, “y todos los tecnológicos que hay, sobretodo en Tabasco, Campeche”.

Castañón explica que con la apertura del sector energético las universidades de todo el mundo voltearon a ver con nuevos ojos a la petrolera mexicana, “hay una gran oportunidad y las universidades se acercan e incluso preguntan cuál es la currícula que nosotros, como Petróleos Mexicanos, requerimos para sacar profesionistas de una forma rápida, eficiente y con buenos resultados”.

Es decir, a través de una estrecha vinculación entre la empresa y las universidades, se pueden llenar los “huecos” que antes existían y por los cuales los recién egresados no podían cumplir con el perfil requerido por las empresas del sector, “todas están intentando acelerar el aprendizaje y que este sea mucho más focalizado”.

Con esta idea, universidades como Aberdeen, en Escocia, o Calcary en Canadá, han buscado mantener una relación estrecha con Petróleos Mexicanos.

Además de hacer alianzas con universidades alrededor del mundo, también se realizó un enlace con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), misma con la que se acordó la capacitación de personal de Pemex en temas de transparencia e integridad, además de diseño de procedimientos de contratación y mitigación de riesgos.

Sin técnicos no hay paraíso

Uno de los grandes retos tanto para Pemex como para cualquier trasnacional que busque invertir en México, es tener técnicos capacitados y certificados, sin embargo la oferta en el país es escasa, comparada con la demanda.

Tan es así que, actualmente, las compensaciones que otorgan las compañías energéticas, son más altas que para ingenieros o administrativos.

“Lo que es una realidad es que el país no está produciendo la cantidad de técnicos, la cantidad de gente que requiere la industria, eso es hoy en día, imagínate lo que va a pasar en un par de años”, dice Armando Castañón.

Una de las estrategias para darle un revés a la situación es convocar a jóvenes que estén cursando los últimos años de carreras relacionadas a Ciencias de la Tierra para contratarlos.

Primero se realiza una selección y tras una serie de filtros, cursan un diplomado de dos años dentro de Pemex, de esta forma existe garantía de contratación. Hasta el momento 130 personas han sido contratadas de esta forma, ha sido un gran semillero para la empresa, específicamente en áreas técnicas, que es donde más duele a la empresa.

Algunas palomas volarán

La empresa productiva del Estado sabe que no podrán retener a todos sus empleados y están preparados para el llamado “robo de talentos” entre empresas, incluso calculan que de aquí a 2025 más de 50 mil personas -entre jubilados y quienes decidan cambiar de empresa-, abandonen Pemex.

Una de sus estrategias para evitar el “abandono” es que, dentro de la Universidad Corporativa, existe un área específica para analizar a los empleados y llevar un registro puntual de quiénes son las personas consideradas “altos potenciales” que, por sus habilidades y conocimientos, pueden ocupar puestos claves dentro de la empresa y hacer todo lo posible por retenerlos dentro de la empresa.

Las carreras del futuro

Para la industria energética, las Ciencias de la Tierra son las más importantes a considerar.

-       Ingeniería química

-       Ingeniería petrolera

-       Geología

-       Sismología

-       Geofísica

Además, carreras técnicas como:

-       Soldadores en aguas profundas

-       Mantenimiento de instalaciones