Roberto Bischoff: “la Reforma Energética generará inversión”

La empresa Braskem Idesa lleva a cabo el proyecto Etileno XXI, una inversión industrial privada de 5,000 mdd. Con este proyecto se producirán más de 1 millón de toneladas de etileno al año. 
Roberto Bischoff, CEO de Braskem Idesa
Roberto Bischoff, CEO de Braskem Idesa (Foto:Cortesía)

¿Cuándo estará operando al 100%?

Este proyecto tiene una etapa de construcción muy larga, son proyectos de largo plazo. La obra está lista, pero poner en operación normal un proyecto de esa magnitud toma un periodo bas­tante largo también en pruebas, estamos ahora principalmente en eso. Vamos a estar operando, muy probablemente, casi al 100%, en marzo.

¿Existe un proyecto similar en el mundo?

Estos proyectos son desarrollados de acuerdo con la necesidad local, pero proyectos similares existen en el mundo, en especial en las regiones donde tienen disponibilidad de materia prima competitiva. En el caso de México, donde hay ma­teria prima, intentas transformar y agregar valor.

¿Cuánto producirá la planta?

Esa planta va a producir de manera integrada 1,050,000 toneladas de polietilenos. México es un gran importador de este producto, tiene un mercado de alrededor de 2 millones de to­neladas al año, de las cuales 2 terceras partes son importadas de EU, y una tercera parte es producida por Pemex. Si en el proyecto 100% de su capacidad productiva fuera vendida en México, no lograríamos atender a todo el mercado.

¿El etileno se venderá solo en México o tienen un proyecto de exportación?

Nuestro plan inicial es vender 60% en el mercado mexicano, esa es la idea, y vamos con el tiempo a subir nuestra participación hasta equilibrar un número razonable donde tengamos una partici­pación adecuada y coherente con las necesidades del mercado mexicano y una estrategia de exportación de largo plazo bastante definida.

¿Cuáles serían los mercados destino?

El producto tiene un mercado global, el mercado natural es el americano por la cercanía y lo vamos a atender. Pero además está Sudamérica, un gran importador, en especial la costa oeste. Europa también importa cada vez más el producto.

El que estén tan bajos los precios de los ener­géticos, ¿es un factor que juega a su favor?

En verdad la competitividad del proyecto es determinada por la competitividad de la materia prima. En este momento el proyecto ya tiene una, pero la tenía antes y no depende de los precios del petróleo.

¿Cómo ven las reformas estructurales, sobre todo, la energética que les toca tan de cerca?

Las vemos de una manera muy positiva, creo que México sigue enfrentando sus retos, pero la Reforma Energética es una posibilidad de generar oportunidad de inversión en distintas partes del mundo. Las empresas petroleras en el mundo tienen sus limitaciones de inversión y la Reforma da una oportunidad para inversión privada. No solo es necesario que avance la Reforma Energética, también que se consolide para que se puedan hacer nuevas inversiones.

Nuestra decisión de invertir en México fue toma­da antes de la reforma energética, pero la reforma solo consolida el acierto de la decisión.