Joel Muñiz:“México es el segundo mercado de lujo en Latinoamérica”

Muñiz se ha especializado en investigar cómo se mueve el mercado de lujo. Se espera que las tasas de crecimiento de México y Brasil, aumenten 7% en los próximos años
Joel Muñiz, Socio director de Boston Consulting Group
Joel Muñiz, Socio director de Boston Consulting Group (Foto: Héctor Téllez)

¿Por qué México es el mercado más importante en América Latina para marcas de lujo?

Por un lado, es el acceso que tienen los mexicanos a mercados más grandes en el mundo y la proximidad que se tiene con los Estados Unidos. Por el otro, el mexicano busca experiencias fuera de México y las acompaña con compras de lujo y, por supuesto, está la búsqueda de estatus.

México es el segundo mercado más grande en el mercado de lujo, solo después de Brasil. Veremos un crecimiento de marcas nuevas. Hay marcas especializadas que buscan entrar en el mercado latinoamericano y México es una parada forzosa.

¿Qué compran los mexicanos?

Sin duda, los accesorios son los más comprados porque no son tan caros, desde el punto de vista de costo por transacción. Por ejemplo, te puedes comprar algo de 500 dólares de la marca Gucci, en cambio si quisieras comprarte un vestido de la misma marca, estamos hablando de que tendrías que gastar 3 mil dólares. Los accesorios son de uso diario y el vestido podrías usarlo dos o tres veces en el año. Ese tema convierte al mexicano en lo que llamamos “comprador aspiracional”, que es a quien no le alcanza para comprar todo el portafolio de las marcas de lujo, y solamente comprará lo que está a su alcance, en la entrada del mercado de lujo.

¿Por qué es México interesante para las marcas de lujo?

Están los 114 millones de mexicanos. Pero también hay un crecimiento de los niveles socioeconómicos medio altos y altos, en cuanto a capacidad adquisitiva y esto, por supuesto, atrajo a las marcas de lujo.

Además, el mexicano es menos ahorrativo que otros individuos, como los europeos o los canadienses, quiere decir que gasta más en proporción a su salario.

Por eso, a pesar de que tenemos niveles de ingreso un poco superiores, tenemos niveles de gasto comparables con otras sociedades. Es decir, ganamos menos, pero gastamos lo mismo que ellas. Eso es algo que para el mercado de lujo es muy atractivo porque hay muchos mexicanos que están gastando una cantidad importante de dinero.

¿Cómo escoge el mexicano la marca que va a comprar?

Por jerarquías, como la de trabajo. Si el jefe utiliza ciertas marcas, sus trabajadores tratarán de imitarlo de alguna manera. También hemos visto que los hombres y mujeres ahora se están interesando en otros rubros. Por ejemplo, los hombres ahora buscan productos para el cuidado personal y de belleza, mientras que las mujeres están interesándose en relojería, que antes era un mercado exclusivamente masculino.

¿Cuál es la principal limitante del mercado de lujo en México?

La principal limitante es una sociedad insegura, debido a que esto provoca inhibición para utilizar bienes de lujo que se tienen y eso, al mismo tiempo, inhibe la adquisición de nuevos bienes de lujo, por ejemplo, de relojes o autos, e inclusive hace que el consumidor busque comprar sus bienes en otros países. De hecho, el consumidor de lujo también puede migrar hacia el lujo experimental, es decir, los viajes, porque no puede vivir el lujo en su mercado de origen.

¿De qué manera les está pegando el alza del dólar a las marcas de lujo?

Para ciertos segmentos es irrelevante. Y es que hay segmentos en los que si el dólar vale 11 o 18 pesos, no les mueve el patrón de consumo. Esa población socioeconómicamente alta es la que conforma más de la mitad del mercado de lujo a nivel global. En ese segmento hay bastante resiliencia, por eso no hay cambios en cuanto a hábitos de consumo.