Abengoa, una española que complica hasta a los mexicanos

Pese a que en México la empresa tiene una posición sólida, el problema de sus finanzas en España afectó a sus acreedores que ya comenzaron a demandar deudas pendientes.
La empresa, con base en Sevilla, España, ya tiene un plan para reestructurar su deuda financiera de 9,300 mde.
La empresa, con base en Sevilla, España, ya tiene un plan para reestructurar su deuda financiera de 9,300 mde. (Foto: Cortesía Abengoa)

Monex se convirtió en el primer acreedor mexicano de la española Abengoa en ejercer acciones legales en su contra por la falta de pago. Pero no son los únicos a los que debe. Infonavit y varios inversionistas están en la lista de a quienes dejó de pagar a nivel mundial por la crisis financiera en la que está desde noviembre de 2015.

“A la empresa le podría llevar dos meses declararse en insolvencia y además enfrentaría un problema de desconfianza de sus acreedores”, comenta Matthias Heck, vicepresidente de Moody’s en un documento sobre la española.

Abengoa es una multinacional española dedicada a soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible en los sectores de energía y medioambiente; además genera electricidad a partir de recursos renovables, y también transformando biomasa en biocombustibles o produciendo agua potable a partir de agua de mar.

A México llegó en 1981 y ganó sus primeros contratos con la iniciativa privada. A lo largo de su historia tuvo clientes como Pemex y CFE y el año pasado obtuvo un contrato de la mayor Central de Ciclo Combinado de México, Norte III con una capacidad de 924 Megawatts y la Central de Cogeneración Salina Cruz, con una capacidad de 517 Megawatts. Este proyecto es el séptimo activo de Abengoa en México.

Abengoa entró en crisis financiera porque en los últimos 10 años multiplicó su deuda por 10 y los ingresos no registraron el mismo comportamiento. La caída en los precios del petróleo afectó aún más su situación.

Los problemas de deuda también llegaron al país, tan solo en México Abengoa debe cerca de 2,000 millones de pesos (mdp) a diversos acreedores que adquirieron algunos de los 14 bonos que tiene listados en la Bolsa Mexicana de Valores (BM V ) y en los cua les cayó en incumplimiento hace más de un mes. El monto equivale a 80% de sus compromisos totales.

La compañía tiene un plan para reestructurar su deuda financiera por 9,300 millones de euros (mde), presentado el 16 de marzo de 2016, que incluye un canje de 70% de su deuda en capital, lo que implica un riesgo de incumplimiento.

Abengoa, según sus informes, suma en sus operaciones globales reclamaciones judiciales por deudas vencidas y no pagadas por unos 650 mde en Estados Unidos, México y Chile. Este volumen apenas equivale a 7% de los 9,000 mde de deuda corporativa acumulados.

Las reclamaciones judiciales recibidas en lo que va del año suman ya 647 mde en varias monedas como el peso mexicano, el chileno y dólares. A esto se suman 11.23 mde correspondientes de la actividad de Bioenergía y procedentes en su mayor parte de disputas comerciales interpuestas en Estados Unidos. Estos importes se encuentran en fase de respuesta.

Mientras que la mayor parte de estas peticiones de embargo corresponden a la división de Bioenergía, el área de Ingeniería y Construcción Industrial también ha recibido reclamos por deudas de hasta 75,500 euros.

Infonavit, el gran acreedor mexicano

En la lista de inversionistas que confiaron en Abengoa está el Instituto Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) pues, según el informe anual del organismo, 30.15% de su portafolio se encuentra invertido en certificados bursátiles nominales de los cuales se adquirieron títulos de Abengoa México.

“La inversión es por un importe de 724 millones de pesos que representan un promedio ponderado de tenencia de 33.22% sobre el total de las emisiones vigentes de Abengoa México”, informa el instituto.

Los primeros vencimientos en los que resultó afectada la inversión del Infonavit se dieron a principios de diciembre de 2015, por lo que al cierre del ejercicio del año pasado la posición se encuentra valuada a 23.26% de acuerdo con el valor de mercado, según Valmer.

“El perfil crediticio de Abengoa México se ha visto afectado por estrecha liquidez de su empresa matriz, teniendo en cuenta las prácticas de intercambio de efectivo entre ambas entidades. La filial en México cuenta con una fuerte generación de caja, pero en su mayoría va hacia la matriz en España, por lo que no podría estar disponible para las necesidades en México, además de que la liquidez del grupo sigue debilitándose”, explica Sandra Beltrán, analista de Moody’s.

A futuro

Abengoa México avisó a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) que el perfil crediticio de la compañía y su liquidez son afectados por la crisis de la compañía en España. La firma buscó a finales del año pasado la entrada de capital del Grupo Gestamp, conglomerado industrial con sede en Madrid, para mejorar sus condiciones financieras, pero las negociaciones fracasaron pues Abengoa no consiguió avanzar con sus acreedores bancarios.

“La tesorería centralizada de Abengoa concentra todos los recursos líquidos de sus empresas subsidiarias. Como consecuencia, posiblemente incumpla con las obligaciones de pago próximas, tanto de intereses como de los certificados bursátiles de corto plazo”, informó la firma a la BMV.

Los analistas de Moody’s advirtieron que la compañía posee una capacidad crediticia por debajo del promedio. A los tenedores de certificados bursátiles de corto plazo, Abengoa les debe 70,000 dólares, según Monex, que es el representante de los inversionistas.

En los últimos 30 años, la española se había asociado solo con las empresas mexicanas estatales de energía para la construcción y concesión de proyectos. Por eso, después de la reforma energética de 2013, los proyectos de Abengoa parecían prometedores, incluso, contemplaban sus primeros planes en un formato independiente, así como asociaciones con otras empresas privadas.

En el último año, Abengoa consiguió con CFE construir y operar durante 25 años una planta de ciclo combinado en Ciudad Juárez, Chihuahua; así como un trato con Pemex y la italiana para instalar una planta de energía eléctrica y térmica para la refinería de Salina Cruz, Oaxaca. Para estos dos planes Abengoa comprometió una inversión de más de 2,000 mdd para los próximos años. Se estima que la española tiene proyectos en México por un total de 5,000 mdd al año.

Sin embargo, explica un analista que pidió el anonimato, la situación de la empresa es muy compleja, incluso por un tema de precios del petróleo que al estar a la baja reduce la demanda de otros productos renovables.

Añade que le parece difícil que pueda cumplir con sus compromisos en el corto plazo aunque operativamente la compañía sea solvente y podría obtener financiamiento y acuerdos en el mediano plazo.

En México, Abengoa es propietario de un portafolio que incluye 13 proyectos de energía convencional, ocho de energía limpia y 11 plantas industriales.