“Si ‘fracking’ causara sismos, Texas tendría 150 al día”

El subsecretario de Energía, Vladimir Sosa, dijo que en el estado hay pozos pilotos en donde se extrae una cantidad mínima de gas, por lo que ni siquiera se puede decir que haya “fracking”.
El funcionario Vladimir Sosa.
El funcionario Vladimir Sosa. (Carlos Rangel )

Monterrey

Si el método del “fracking” utilizado para extracción de gas “shale” tuviera relación con sismos, en Texas habría 150 temblores al día, expuso Vladimir Sosa, subsecretario de Energía de Nuevo León.

Durante su ponencia Reforma Energética: retos y oportunidades para Nuevo León. Mitos y realidades, en la UDEM, el funcionario evidenció al menos seis planteamientos que argumentan que la técnica de la fractura hidráulica tiene más mitos que realidades.  

Reconoció como mito que la extracción de “shale” tiene efectos nocivos contra el medio ambiente.

Tras el desarrollo de extracciones del gas “shale”, indicó, Estados Unidos redujo el nivel de emisiones de carbono que se mandaban a la atmósfera.

“La mitad de la reducción de emisiones de carbono a la atmósfera se debe al aprovechamiento del gas ‘shale’”, refirió.

Organizaciones civiles han denunciado también que el “fracking” utiliza mucha agua, destacó, pero fue en 2011 cuando se logró comprobar que se utiliza más agua para mantener campos de golf que para extracción de gas de lutitas. 

“La agricultura consumió 243 veces más agua que el ‘fracking’, el volumen típico de uso de agua en el ‘fracking’ es de 11 mil 355 metros cúbicos”, manifestó.

En tanto, mencionó que todos los pozos de “shale” en Texas usaron menos del uno por ciento del total de agua utilizada en ese estado.

Vladimir Sosa explicó que el norte del país cuenta con mantos acuíferos con alto nivel de salinidad, los cuales pueden ser utilizados para el “fracking” en la región, sin necesidad que se utilice líquido para consumo humano.

“El agua que se usa en el ‘fracking’ también puede ser reciclada; antes sólo había tecnologías que permitían recuperar el 20 por ciento, hoy hay tecnologías que te permiten recuperar hasta el 80 por ciento, pero un valor típico podría ser del 35 al 40 por ciento, dependiendo de la zona”, detalló.

Aunque también se ha expuesto que el “fracking” provoca sismos en la región, Vladimir Sosa mencionó que no hay elementos para comprobar que la extracción de gas “shale” provoque sismos en Nuevo León, al no haber pozos de extracción de gas ‘shale’.

“Lo que hay son seis pozos exploratorios, son pozos pilotos en los que, es cierto, se extrae una pequeña cantidad de gas o de petróleo para determinar si en esa zona podría haber un mejor desarrollo.

“Por lo pronto, es imposible que la industria del ‘fracking’ esté provocando sismos si no hay industria del ‘fracking’”, aseguró.

Los epicentros de los últimos sismos, refirió, coinciden con un patrón de fallas que tiene el estado y no con la fractura hidráulica de la región.