Ford aclara que nunca pensó en trasladar producción de Lincoln a México

La automotriz precisó que nunca había tenido planes de cerrar alguna planta en EU y que lo que confirmó el día de ayer a Trump, fue que la planta de Lincoln se mantendrá en Kentucky.
Logo de Ford.
Logo de Ford. (Reuters)

Washington, Estados Unidos

Ford precisó que nunca había tenido planes de cerrar alguna planta en Estados Unidos y que lo que confirmó el día de ayer al presidente electo estadunidense, Donald Trump, fue que la planta de Lincoln en Louisville se mantendrá en Kentucky y no que ésta no se trasladaría a México, como afirmó el republicano en Twitter.

Ayer por la noche Donald Trump escribió: “trabajé duro con Bill Ford para mantener la planta de Lincoln en Kentucky. ¡Se lo debo al gran estado de Kentucky por su confianza en mí!". "Él mantendrá la planta de Lincoln en Kentucky - no en México", dijo en un segundo tuit.

Ford ha dicho en repetidas ocasiones que no tiene planes de cerrar alguna planta en Estados Unidos y es probable que no pueda hacerlo bajo los términos del contrato actual de United Auto Workers, que expira el 2019.

Esta no es la primera vez que los comentarios de Trump sobre la producción de Ford han sido puestos en duda.

El año pasado, buscó el crédito por la decisión de Ford de transferir empleos desde México a Ohio, pero la automotriz dijo que había tomado la decisión en el 2011, mucho antes de Trump anunciara su candidatura a la presidencia.

Después de los tuits la portavoz de Ford, Christin Baker, dijo que la automotriz "confirmó al presidente electo que nuestro pequeño vehículo utilitario Lincoln fabricado en la planta de montaje de Louisville se quedará en Kentucky".

"Nos alienta que el presidente electo Trump y el nuevo Congreso buscarán políticas que mejoren la competitividad de Estados Unidos y hagan que sea posible mantener la producción de este vehículo aquí", agregó, en un comunicado.

La compañía fabrica los vehículos urbanos deportivos (SUVs) Ford Escape y Lincoln MKC en su planta de montaje de Louisville en Kentucky, a la que Trump se refirió como la "planta de Lincoln", donde emplea a alrededor de 4 mil 700 personas.

También cuenta con una planta separada de camiones en Louisville, donde construye camionetas y SUVs más grandes.

MCM