BM señala a legisladores por favorecer a empresas

El organismo publica un estudio en el que asegura que las compañías “políticamente conectadas” obtienen más y mejores financiamientos.
El BM analizó los créditos otorgados a la industria agrícola.
El BM analizó los créditos otorgados a la industria agrícola. (Hector Tellez)

México

Una investigación realizada por economistas del Banco Mundial revela que firmas mexicanas “políticamente conectadas” obtienen préstamos de mayor volumen, a plazos más largos y con menos requisitos, aunque esos financiamientos registran una mayor tasa de morosidad.

“El estudio encontró que los bancos que extienden préstamos políticos reciben significativamente más préstamos gubernamentales de mejor calidad crediticia”, señaló el estudio del Banco Mundial. “Los resultados proporcionan apoyo a la visión de que los bancos usan préstamos a firmas políticamente conectadas para el intercambio de favores con políticos”.

La investigación —todavía en etapa preliminar y en revisión para su publicación— incluye datos de largo plazo, entre el periodo de 2003 y 2012, y revela que las firmas con conexiones políticas registraron un aumento de 0.7 por ciento en el volumen de los préstamos que obtienen de la banca, así como una disminución de entre 5 y 6 por ciento en el spread de la tasa de interés, como en cuanto a los requisitos que exigen como colateral.

Entre más fuerte es esa relación política, el volumen del préstamo puede aumentar hasta 2.7 por ciento.

“Finalmente, observamos que estos préstamos políticos exhiben significativamente un peor rendimiento, pues su riesgo de default aumenta 12 por ciento. Este hecho desafía la hipótesis de que al otorgar mejores beneficios en los préstamos mejora la calidad crediticia de firmas políticamente conectadas”, señala la investigación.

El organismo indica que el aumento en la morosidad de esos préstamos genera una ligera pérdida de eficiencia que se estima en 0.4 puntos base del PIB anual, es decir, 0.04 por ciento.

El estudio del Banco Mundial indica que recabó información de al menos 256 senadores elegidos entre 2000 y 2006, que incluyen cargos, políticos tal como sus puestos en comisiones, la cual se contrastó usando información de los balances de distintas firmas, así como datos de préstamos otorgados entre septiembre de 2003 y marzo de 2012, compilados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En total, la investigación incluye datos de 594 mil 534 préstamos a 88 mil 117 firmas, provenientes de 21 bancos mexicanos.

De esa muestra de bancos, siete están clasificados como instituciones “grandes”, con activos superiores a 150 mil millones de pesos en 2011.

Los investigadores del Banco Mundial mencionan el ejemplo del presidente de la Comisión de Agricultura en la 60 Legislatura — cargo que ostentaba el senador panista por Colima, Jesús Dueñas Llerenas y que asumió en 2006—.

Según la investigación del Banco Mundial, la oferta de crédito a proyectos de agricultura aumentó sustancialmente después de que entró en funciones el legislador.

“En el año previo al nombramiento, los préstamos en Colima exhibieron un patrón similar al resto de los estados de México. Sin embargo, en los trimestres siguientes, inmediatos a la elección, los préstamos a la industria agrícola de Colima aumentaron en más del doble, mientras que el financiamiento a otras industrias en la entidad bajó”, refiere el Banco Mundial.

Ese patrón se repite en las entidades que tenían a alguno de sus representantes como presidentes de alguna comisión legislativa, lo que genera “distorsiones” en la forma como se distribuye el crédito entre
industrias.

Además, el incremento del crédito se observaba en el tercer año de la legislatura, previo a las elecciones. El volumen promedio del financiamiento se incrementó en dicho periodo hasta 1.5 por ciento.

“Como recompensa al ofrecer rentas políticas, se documentó que los bancos que realizan más préstamos políticos reciben significativamente más préstamos gubernamentales y con mejor calidad”, apunta el estudio.

“Ese descubrimiento sugiere que los políticos usan su poder político sobre el financiamiento del gobierno para ofrecer beneficios a bancos a cambio de préstamos políticos”, indica el documento.

El estudio del Banco Mundial explica que aún no son claros todos los mecanismos de esa relación entre la banca y firmas políticamente conectadas, pero indica que algunos beneficios que espera la banca mexicana es que funcionarios puedan aumentar la demanda de crédito comercial por parte de entidades gubernamentales.

“Ahora ofrecemos evidencia de que los bancos que tienen una larga proporción de préstamos públicos en su hoja de balance tienden a ofrecer mayores préstamos públicos en los estados donde hay algún presidente (de comisiones legislativas)”, afirma el documento.

“Como se espera, bancos con un alto grado de préstamos públicos hacen más negocio con el gobierno”, agrega la investigación.

Por su parte, las firmas beneficiadas en las entidades cuyo legislador preside alguna comisión tienen la oportunidad de obtener mayor financiamiento, y a su vez aumentar su inversión, para mejorar sus rendimientos, apunta el estudio del Banco Mundial.

Los investigadores concluyeron que ese tipo de práctica prevalece en México a pesar de contar con un sistema bancario privatizado y en el cual no participan activamente personajes políticos en la distribución de créditos, a diferencia de países con bancas nacionalizadas.

Ese fenómeno puede inducir a una “búsqueda de rentas” por medio de influencia política, añade la investigación.

Asimismo, señala que para evitar ese tipo de distorsiones se necesita una regulación más estricta para reportar requerimientos bancarios, así como un mayor escrutinio de transacciones ilegales.