Invierte según tu edad

Cada generación, la de los Millenials, la Generación X y los Baby Boomers tiene distintos objetivos de inversión, preferencias de ahorro y consumo. Conócelos. 
Finanzas
Finanzas ( www.changemyface.com)

México

Igual que a la tecnología, al consumo y a la vida misma, cada generación se acerca de manera distinta al dinero y a lo que puede hacerse con él.

Con metas tan distintas y plazos tan dispares, cada generación debe abrazar el ahorro y las inversiones de diferente manera, con un enfoque que le permita dormir tranquilo y hacer que su dinero trabaje por sus sueños. A continuación, algunas estrategias de inversión para cada generación.

Millenials

De 20 A 35 años

Los Millenials están tan enganchados en el consumo de tecnología  como alejados de la conciencia de ahorro. Para ellos el dinero no es lo más importante, sino ser  felices.

Disfrutar el aquí y el ahora les impide reconocer que algún día serán viejos. Según un estudio de Consumo Inteligente, de MasterCard, esta generación da prioridad a gozar de una economía estable (80%), tener salud (72%) y un hogar propio (67%).

 Apartar dinero para el futuro (55%), iniciar un negocio (54%) y comprar un auto (53%) son sus planes a mediano plazo.

Necesitan entender que para lograr sus metas “requieren de ahorro e inversión” y tomar en serio sus finanzas, de acuerdo María Angélica Marín, directora de desarrollo de productos de la operadora de sociedades de inversión Old Mutual.

Sandra, soltera y de 26 años, tiene ingresos por $25 mil pesos mensuales y quiere comprar un departamento. Debe ahorrar para dar un buen enganche y tomar un crédito accesible. Su perfil es moderado.

Recibió su fondo de ahorro así que puede abrir una cuenta con $60 mil y está dispuesta a ahorrar $10 mil mensuales durante cuatro años. Suponiendo una inflación de 4% y un rendimiento de11%, en cuatro años acumulará $693 mil. Sandra invertirá 90% en deuda y 10% en renta variable.

Generación X

De 36 A 49 años

La Generación X tuvo el ejemplo conservador de sus padres, pero se formó en un mundo convulsionado por cambios financieros, políticos, tecnológicos y crisis económicas de grandes proporciones.

La G-X también reconoce la importancia de formar un patrimonio, pero las reglas económicas les cambiaron el juego, así que para alcanzar sus metas han tenido que echar mano de los créditos y ya no solo del ahorro, que es limitado. Esta combinación de altas deudas, poco ahorro e ingresos inferiores a la inflación los tiene en aprietos financieros y con un retiro incierto.

Por ejemplo, Gaby y Rafael, de 33 y 39 años, sueñan que su hijo estudie en el extranjero. Su horizonte de inversión es largo (18 años). Buscan rendimientos estables y su perfil es dinámico. En cuanto nazca su bebé contratarán un plan de ahorro con protección, destinado a asegurar la educación universitaria de su hijo. Si suponemos una inflación de 4% anual y un rendimiento de 13.5% –congruente con su horizonte de inversión-, y aportan el equivalente a $2 mil pesos mensuales (indexado a la inflación), al final del periodo contarán con $1.8 millones , equivalente a $1.1 millones a precios reales, para pagar la universidad en el extranjero.

Baby Boomers

DE 50 a 65 años

Los Baby Boomers vivieron las grandes guerras mundiales y la reconstrucción, así que se formaron como buenos ahorradores, y con un perfil de inversionista conservador y previsor. Buscaron seguridad en la construcción de un patrimonio y hoy, muchos disfrutan de sus logros.

En esta etapa lo más importante es preservar su capital ahorrado. Además de las inversiones tradicionales adecuadas a cada perfil (en este caso casi siempre son conservadores o moderados), existen los Planes Personales de Retiro que manejan casi todas las aseguradoras del país y otras entidades financieras; estos planes gozan de incentivos fiscales que la ley pone a disposición de quien piensa en su retiro.

Javier y Carolina planean vender su casa y comprar un departamento; el resto de los ingresos lo invertirán en un portafolio conservador. Hay dos opciones: aportar voluntariamente a su Afore, o contratar con una aseguradora un Plan Personal de Retiro a 15 años, donde puede aportar $1,000 pesos mensuales a precios de hoy e indexarlo a la inflación. El resultado depende de la aseguradora elegida, pero ronda los $400 mil pesos al final del periodo. Estos PPR están ligados a un seguro de vida y gozan de incentivos fiscales.