Dónde pueden encontrar dinero las Pymes

A pesar del escenario económico complejo, emprender sigue siendo una opción para los mexicanos y para el crecimiento del país, y existen sistemas de financiamiento para empujarlos.
Marc Segura es fundador de Play Business, plataforma en la que se han fondeado 70 mdp.
Marc Segura es fundador de Play Business, plataforma en la que se han fondeado 70 mdp. (Cortesía)

Uno de los retos permanentes que enfrentan los emprendedores es financiar sus proyectos. Las opciones para inyectar capital a una empresa son muy variadas y acceder a ellas es más sencillo de lo que se percibe; sin embargo, elegir la más adecuada dependerá del tamaño del negocio, el momento específico y de cómo se utilizará el dinero.

A mediados de 2016, en México había 4,048,543 micro, pequeñas y medianas empresas, según la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Mipymes. Sin embargo, apenas 15% recibe financiamiento, dijo Alonso Vega, director comercial de Serfimex Capital, en diciembre del año pasado. Mientras que casi 40% de esas unidades empresariales no recibe asesoría financiera al planear su negocio, de acuerdo con el estudio de AXA Pymes y trabajadores independientes: desafíos, necesidades e impulsores.

Esto provoca que un gran número de startups no logren sobrevivir en México. Según los últimos datos publicados por el Instituto del Fracaso (The Failure Institute) en 2014, 75% de los nuevos negocios cerró en su segundo año de operaciones, mientras que el estudio Esperanza de vida de los negocios en México (2015) del Inegi señala que 64 de cada 100 empresas cierran en el primer año.

Emprender en México en 2017 puede ser todavía más complejo que en años recientes, debido al panorama de incertidumbre tanto en el país como en el mundo. La posibilidad de un menor ritmo de crecimiento económico, un incremento en la tasa de inflación (que se prevé llegue a 4.13%, según analistas consultados por Banxico) y más ajustes en las tasas de interés del Banco Central, podrían dificultar el crecimiento de las Pymes durante el año.

A esto se suma el recorte de 48% a los recursos del Fondo Nacional Emprendedor anunciado en el Paquete Económico 2017, que administra el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) y que será de apenas 3,760 millones de pesos (mdp), cuando en 2016 fue de 7,200 mdp. La alternativa para el Inadem es fortalecer las alianzas con otras dependencias de gobierno que pueden aportar más recursos, pero también impulsar una mayor participación de las aceleradoras, incubadoras y los fondos de inversión financiados por el propio Instituto.


Sofomes veloces

Para contrarrestar el efecto negativo, también se prevé que haya más financiamiento para estas empresas por parte de intermediarios no bancarios como las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes), de acuerdo con Alonso Vega, de Serfimex Capital.

Las Sofomes podrían crecer entre 15 y 20% en 2017, pues es posible que se adapten más rápido que los bancos a las nuevas condiciones de mercado, detalló Chemaya Mizrahi, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom), a finales de 2016. Estas sociedades representan una de las primeras fuentes de financiamiento para las pequeñas empresas, ya que piden menos tiempo de operaciones o existencia del negocio que la banca tradicional.

TE RECOMENDAMOS: "La idea es generar acercamientos y comunidad": Enrique Jacob Rocha

Un ejemplo es Finmex, una sofom mexicana enfocada en crecer la banca emprendedora, cuyo monto promedio de colocación es de 5 mdp por cada crédito. Su crédito emprendedor, por al menos 250,000 pesos, es para empresas ya constituidas y con al menos seis meses de actividades, a diferencia de los bancos que piden como mínimo dos años.

Finmex también ofrece un crédito simple por un monto de entre 500,000 y 10 mdp, así como una línea de crédito revolvente por la misma cantidad, que se puede usar cuando sea necesario en vez de tramitar un crédito tras otro. En cualquiera de los tres casos, la sofom cobra una tasa de interés anual fija de 17 al 21%, mayor que la de la banca comercial. El crédito se liquida en un plazo de 36 meses.


Por un pedazo de la startup

Una segunda opción son los fondos de capital emprendedor, en los que se invierte en un negocio de nueva creación o en etapa de maduración. Generalmente se realizan en efectivo a cambio de acciones de la empresa que se está financiando, o como deuda convertible en acciones. Actualmente existen 155 fondos de capital privado en México, sin embargo, apenas 4% de los 37,000 mdd que concentran se destina a financiar empresas de reciente creación (startups), mientras que el 38% se invierte en pequeñas y medianas empresas.

TE RECOMENDAMOS: Empresarios se comprometen a consumir lo hecho en México

Algunos de estos fondos, como Angel Ventures, ALL VP o Ideas y Capital, colaboran con el Inadem para levantar capital e invertir en nuevas empresas. Dependiendo del tamaño de su negocio y del tiempo que lleve operando, el emprendedor se puede acercar al fondo que mejor responda a sus necesidades. Por ejemplo, si se encuentra en la fase de desarrollo del concepto, de prototipo o en las primeras rondas de inversión, la opción más adecuada son los fondos de capital semilla. Y dentro de esta categoría se encuentran algunas empresas de tecnología financiera, las llamadas fintech, que han tenido un crecimiento importante en México en los últimos años.

Una de estas empresas es Play Business, en cuya plataforma hay casi 2,500 empresas en busca de fondos para crecer. Directamente han fondeado a 57 startups y entregado cerca de 70 mdp. “Si el emprendedor tiene solamente una idea, puede acercarse a nosotros para que le ayudemos. El proceso a seguir es mucho más sencillo de lo que la gente cree y es completamente gratuito: solo hay que entrar a la plataforma y dar clic en nuevo proyecto”, comenta Marc Segura, CEO y fundador de Play Business.

Al crear el proyecto en línea, el emprendedor (maker) decide cuánto dinero necesita (mínimo 30,000 pesos) y en cuánto tiempo desarrollará su idea (de 1 a 12 meses). A partir de ese momento, tiene 30 días naturales para conseguir que los inversionistas (players) se comprometan a dar el dinero necesario para que la startup tenga éxito, por medio de aportaciones mensuales progresivas. A cambio de su inversión, los players se convierten en dueños de un porcentaje de la empresa, lo cual queda garantizado a través de un Contrato de Asociación en Participación.

En caso de que el proyecto no consiga los fondos en 30 días, se cancela y el dinero que se haya recaudado regresa a los players. Por su parte, el maker puede hacer los intentos que quiera para levantar la inversión.

Este sistema permite acceso inmediato al financiamiento. Además, los amigos y familiares del emprendedor pueden contribuir al éxito del proyecto con aportaciones desde 100 pesos, y en caso de que no prospere, no hay un compromiso de regresar dinero, pues se asume el riesgo que representa invertir en una startup, lo cual representa una ventaja para los makers.


La asesoría viene en el paquete

Play Business también asesora a los emprendedores en temas de financiamiento y los prepara para presentar sus proyectos a inversionistas. Si bien no es una aceleradora de negocios, sí colabora con incubadoras, aceleradoras y otras instituciones que pueden ayudar a las startups a funcionar una vez que consiguen fondos.

Al respecto, Daniela Barroso, directora de Banca de Empresa de Finmex, comenta que antes de optar por una u otra forma de financiamiento, es necesario “entender cuál es la necesidad actual de la empresa, y responder ante eso para poder tomar decisiones correctas”.

Si el emprendedor requiere de asesoría o socios para crecer, lo más conveniente es que se acerque a los fondos de inversión, pero si tiene necesidad de liquidez inmediata, la opción más viable es un crédito, siempre y cuando esa deuda contribuya al crecimiento del negocio. Por su parte, Marc Segura reitera que, a pesar del panorama de incertidumbre en México y en el mundo, nuestro país se encuentra “en una época privilegiada, en la que emprender está de moda y la gente está ansiosa por invertir, donde hay fondos, inversionistas y plataformas de crowfunding”.

Sin embargo, advierte que al iniciar un negocio se debe estar consciente del compromiso que implica con los inversionistas y de la carga jurídica que se asume. “Levantar inversión solo es el día uno. Lo más importante es hacer que la startup funcione”, concluye.


[DA CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR]