“Será el financiamiento más grande que ha tenido AL”

La licitación de esa obra establece que para firmar el contrato se debe contar al mismo tiempo con la capacidad de crédito, que ya es gestionado por las secretarías de Hacienda y de Comunicaciones ...
Puig viajará en los próximos días a China para afinar detalles del proyecto.
Puig viajará en los próximos días a China para afinar detalles del proyecto. (Octavio Hoyos)

México

Luego de un proceso de licitación de poco más de tres meses, y como único postulante, al consorcio formado por el fabricante chino CRCC y un grupo de empresas mexicanas fue adjudicada la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro.

En entrevista para MILENIO, el representante del consorcio, Pablo Puig, detalla parte del proceso que continúa a la licitación. Y revela que el financiamiento para cubrir una obra presupuestada en 58 mil 951 millones de pesos es uno de los más grandes conseguido para Latinoamérica.

Sobre el financiamiento del Exim Bank de China, ¿cómo empiezan a correr los plazos?

La licitación establece que para firmar un contrato se tiene que tener de forma simultánea la capacidad de crédito, el cual ya es gestionado por las secretarías de Hacienda y de Comunicaciones ante el Exim Bank de China. Las negociaciones deberán concluir a fines de noviembre para estar en posibilidad de firmar tanto el contrato de obra como el de crédito entre las dependencias y dar inicio al proyecto contractual de manera simultánea.

¿En diciembre se pueden firmar las dos cosas fundamentales?

Así está previsto.

Para el Exim Bank esta es una inversión muy importante en Latinoamérica, es la más grande, ¿cómo la podemos ponderar?

Es un suministro histórico para el gobierno chino y para el Exim Bank, es el financiamiento más grande que ha existido en el continente americano; es el primer crédito y el más grande entre los países de la OCDE y eso es muy relevante para China, poder participar en proyectos de infraestructura en economías desarrolladas o en vías de desarrollo; representa un hito y establecerse de forma permanente en México en busca de un número mayor de proyectos.

Buscarán hacerlo así, tanto el Exim Bank como otras instituciones financieras chinas, en espera de que existan otros proyectos que les permitan participar.

La compañía que se está creando ahora y que va a tener su forma definitiva en un par de semanas va a permitir, junto con el consorcio chino, de presentarse en más licitaciones. De momento no es el objetivo, el propósito es claramente el desarrollo del proyecto integral en el tren México-Querétaro.

¿En qué parte se centra ahora la nueva compañía que tienen que conformar?

En la discusión de los estatutos con base en el acuerdo social que ya se firmó; estará en proceso de negociación en las próximas dos semanas. Yo en lo personal estaré en China la próxima semana, trabajando directamente con los socios en RSF y a nombre de los socios negociando la parte que corresponde para tener estatutos bien definidos a finales de este mes.

¿Cómo fue la estructura de la nueva compañía?

Es una sociedad anónima promotora de inversión en la cual se centran las partes correspondientes que tienen los socios, que de momento se conoce que tienen una participación ligeramente mayoritaria y la parte del consorcio chino están definiendo cómo van a distribuir las acciones en su función, y la parte mexicana será a partes iguales y las tres empresas mexicanas a través de un vehículo que se aclarará a ese propósito.

¿Cómo se va a llamar la nueva compañía?

Todavía no está definido; tenemos un par de nombres aprobados y es una de las cosas que se decidirá con los socios.

Me imagino que también los tiempos en cuanto a la licitación de la obra empiezan a correr; me comentabas que eran 30 días después de la aprobación de la licitación…

Así es, de acuerdo con la notificación del fallo que sucedió a Compranet, establece el 2 de diciembre como fecha límite para formalizar el contrato.

Y a partir de ahí, ¿cómo son los siguientes plazos?

De inmediato empieza a contar la obligación contractual, en los cuales son 36 meses de construcción, lo que nos lleva hacia diciembre de 2017 para iniciar pruebas para pasajeros; las pruebas preoperativas durarán cuatro meses, lo que nos llevará, seguramente, hacia finales del primer trimestre de 2018, con la finalidad de tratar de entrar en operación el segundo trimestre de 2018. Ya en una operación con pasajeros.

Uno de los comentarios que me surgió después de la licitación es que serán 60 meses de prueba y de mantenimiento, ¿éstos corren a partir de que se inaugure el tren?

Sí, son 60 meses de prueba extendidas de operación y mantenimiento, con la finalidad de garantizar un patrón seguro, confiable del tren, durante un periodo extendido de cinco años. Esos son los que comenzarían a principios del segundo trimestre de 2018 y a partir de ahí serán contados 60 meses.

Para poner una fecha tentativa, ¿cuándo colocan el primer ladrillo de la obra?

Eso todavía no está definido, no hay una fecha como tal dentro del periodo contractual; sin embargo, estimamos que sea a partir del segundo o tercer mes de inicio de la fecha contractual cuando terminemos los primeros avances del proyecto del diseño ejecutivo, que nos sean liberados, porque esos tienen que ser autorizados por la SSP para que nos autoricen iniciar la construcción. Esto garantiza que se haya hecho con base en un diseño de proyecto ejecutivo debidamente formalizado.