• Regístrate
Estás leyendo: Mi aprecio y amor por Nissan son genuinos: Ghosn
Comparte esta noticia

Mi aprecio y amor por Nissan son genuinos: Ghosn

El ex presidente de la alianza automotriz con Renault comienza su defensa ante el Tribunal de Tokio.
Publicidad
Publicidad

Carlos Ghosn utilizó su primera aparición pública desde su arresto en noviembre para expresar su “amor y aprecio genuinos” por Nissan y negar categóricamente los cargos y las acusaciones que se presentaron en su contra mientras enfrenta la posibilidad de otros seis meses tras las rejas.

“Soy inocente de las acusaciones que se formularon en mi contra. Siempre he actuado con integridad y nunca me han acusado de ningún delito en mi carrera profesional de varias décadas”, dijo el ex CEO de Nissan, quien leyó un comunicado con voz clara y firme. “Me acusaron equivocadamente y me detuvieron injustamente sobre la base de acusaciones injustificadas”.

Ghosn, de 64 años de edad, vestía un traje oscuro y pantuflas de plástico, y su apariencia era marcadamente más delgada que antes de su arresto, con las mejillas hundidas y el cabello gris. Lo llevaron esposado a la sala y con una cadena alrededor de su cintura, de acuerdo con la práctica judicial japonesa.

Ghosn, quien aún se mantiene como el director ejecutivo de la francesa Renault, se enfrentó a una concurrida sesión en tribunales en la que su abogado principal exigió la justificación de la detención de 50 días de su cliente en Tokio.

El ex presidente de Nissan utilizó el testimonio de 10 minutos en el Tribunal de Tokio para abordar las principales acusaciones que enfrenta: una acusación formal por los cargos de presentar cuentas financieras que subestimaron su sueldo y una investigación por parte de los fiscales de las acusaciones de abuso de confianza agravado.

Tras dar lectura a los cargos, el juez que preside, Yuichi Tada, citó el riesgo de fuga y la posibilidad de ocultar evidencia como los motivos de la prolongada detención de Ghosn. Go Kondo, del equipo legal de Ghosn, dijo al tribunal que no había tal riesgo y que su condición como CEO ampliamente reconocido de la firma francesa de todos modos lo hacía difícil.

Personas cercanas a la defensa de Ghosn previamente dijeron que el gobierno francés se ofreció a asumir la responsabilidad de que compareciera ante el tribunal en el momento adecuado.

Motonari Otsuru, el jefe del equipo legal de Ghosn en Japón, sugirió que si su cliente es acusado formalmente de abuso de confianza agravado puede permanecer tras las rejas hasta que inicie el juicio. Lo más pronto será en junio.

“Es un caso muy difícil”, dijo Otsuru en una conferencia de prensa en Tokio tras el testimonio de Ghosn. “En términos generales, a menudo es el caso en Japón que no se concede la libertad bajo fianza si se niegan todas las acusaciones sobre abuso de confianza agravado”.

El arresto de Ghosn en el aeropuerto de Haneda el 19 de noviembre, que fue diseñado por fiscales y Nissan para detener por sorpresa al líder empresarial extranjero más prominente de Japón, sumió a la automotriz en una crisis y sacudió su alianza con Renault.

La acusación se centra en la compensación diferida que Ghosn tenía previsto recibir tras su jubilación, por un total de más de 80 mdd por un periodo de ocho años.

El martes, Ghosn dijo que no había un contrato vinculante con Nissan para pagar un monto fijo que no fue revelado. “Para mí, la prueba es la ‘prueba de muerte’. Si muriera hoy, ¿mis herederos podrían exigir que Nissan pague algo más que mi pensión por jubilación? La respuesta es un inequívoco ‘No’”, dijo.

Las últimas acusaciones que investigan los fiscales son que Ghosn trató de dirigir las pérdidas no realizadas de una transacción de derivados por un total de mil 850 millones de yenes (16.7 mdd) en los que incurrió su compañía personal de gestión de activos, al transferirlos a Nissan en el punto máximo de la crisis financiera en 2008.

Cuando se transfirió el contrato nuevamente a su firma de gestión de activos cuatro meses después, se afirma, Ghosn hizo una serie de pagos por un total de 14.7 mdd de una subsidiaria de Nissan al empresario saudí Khaled al-Juffali. Se dice que Juffali, inversionista y socio en las empresas conjuntas de Nissan en Medio Oriente, ayudó a Ghosn a tramitar una carta de crédito a un banco que exigía garantías adicionales sobre el acuerdo de canje de divisas, según personas con conocimiento de las investigaciones.

Ghosn dijo que Nissan no incurrió en ninguna pérdida al asumir temporalmente la garantía adicional que se requería en su acuerdo de canje de divisas.

No abordó el papel de Juffali en la entrega de una carta de crédito, pero dijo que los pagos a la compañía del empresario saudita se realizaron a cambio de “servicios críticos que beneficiaron sustancialmente a Nissan”.

En una declaración el martes, la compañía de Juffali dijo que los pagos que recibió fueron “con fines comerciales legítimos” para promover la estrategia comercial de Nissan en Arabia Saudita.

La comparecencia de Ghosn ante el tribunal se produjo cuando Nissan amplió drásticamente el alcance de su investigación interna para examinar los tratos financieros de su ex jefe en todo el mundo, involucrando al menos a dos de sus aliados más cercanos.

Nissan no quiso hacer comentarios sobre la defensa de Ghosn, pero acusó a su ex jefe de hacer gastos de la empresa para uso personal y dijo que en su investigación se encontraron “pruebas sustanciales de mala conducta”.

El evento recibió cobertura general de los noticieros, con los medios locales que volaron en helicópteros sobre el Tribunal de Distrito de Tokio con la esperanza de tener un vistazo de la llegada del carismático ejecutivo, cuyo liderazgo de 20 años en Nissan ha sido una fuente constante de fascinación. Subrayando ese gran interés, más de mil 100 personas —de los cuales algunos son accionistas de Nissan— hicieron fila para los 14 asientos de la galería que estaban abiertos al público.

En un emotivo final de su declaración, Ghosn se refirió a las acusaciones que se formularon durante una conferencia de prensa de Hiroto Saikawa, el director ejecutivo de Nissan, la noche del arresto. Saikawa sugirió que su ex jefe permaneció a cargo por demasiado tiempo, llegó a tratar a Nissan como un feudo personal y la codicia lo impulsaba cada vez más.

Ghosn dijo que dedicó dos décadas de su vida a revivir a Nissan y construir una alianza con Renault. “Trabajé para alcanzar estos objetivos día y noche, en la tierra y en el aire, hombro con hombro con trabajadores de Nissan en todo el mundo para crear valor”, dijo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.