• Regístrate
Estás leyendo: Familia Sackler tiene otra planta de opiáceos
Comparte esta noticia

Familia Sackler tiene otra planta de opiáceos

La desconocida firma Rhodes Pharma hace varios productos basados en la hierba que contienen fármacos muy adictivos.
Publicidad
Publicidad

El Financial Times puede mostrar que la familia multimillonaria Sackler, a la que responsabilizan de alimentar la epidemia de adicción a los opiáceos de Estados Unidos, es propietaria de un segundo fabricante de medicamentos que cada año produce millones de píldoras de analgésicos adictivos.

Los Sackler son más conocidos como los dueños de Purdue Pharma, la farmacéutica de propiedad privada que produce el ahora infame analgésico opiáceo OxyContin, el cual se ha descrito como “heroína en una pastilla”.

Sin embargo, en un análisis del FT de los documentos de registro de la compañía se establece que la familia también es propietaria de Rhodes Pharma, una farmacéutica poco conocida con sede en Rhode Island que se encuentra entre los mayores productores de medicamentos opiáceos genéricos fuera de patente en EU.

Los Sackler ganaron miles de millones de dólares con la venta de analgésicos opiáceos. En 2016, Forbes calculó su riqueza combinada en 13 mil millones de dólares (mdd), casi todos derivados de sus intereses en la industria farmacéutica, y dijo que la fortuna se reparte entre 20 miembros de la familia.

Purdue Pharma siempre ha insistido en que su medicamento OxyContin no puede considerarse el principal culpable de la crisis porque solamente representa 1.7 por ciento de las prescripciones totales de opiáceos en EU.

Sin embargo, Rhodes y Purdue combinados representaron 14.4 millones de prescripciones de opiáceos en 2016, de acuerdo con las cifras que vio el FT, que les da una participación total de 6 por ciento del mercado de opiáceos de EU.

Eso ubica a la combinación Rhodes-Purdue en el séptimo lugar entre los fabricantes de opioides por participación de mercado, detrás de Teva, el gigante productor de medicamentos genéricos, y muy por delante de otros grupos farmacéuticos que fueron mencionados en demandas, como Johnson & Johnson y Endo.

“Esto desmiente aún más la afirmación de la familia Sackler de que no son responsables de la crisis”, dijo Andrew Kolodny, profesor de la Universidad de Brandeis, que es uno de los principales expertos en la epidemia de adicción en EU.

Agregó: “Siempre han dicho: ‘¿Por qué todos nos critican, solamente somos 2 por ciento de las recetas?’”. Un portavoz de la familia no quiso hacer ningún comentario.

Rhodes Pharmaceuticals se creó en 2007, cuatro meses después de que Purdue se declaró culpable de cargos penales federales por haber comercializado incorrectamente OxyContin durante la década anterior.

La poco conocida compañía ahora fabrica varios productos basados en opioides que contienen fármacos altamente adictivos como la oxicodona, la morfina y la hidrocodona, de acuerdo con una base de datos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, por su sigla en inglés). Muchos de sus medicamentos se producen en fábricas propiedad de Purdue.

En Massachusetts se demandó a los Sackler y Purdue por su presunta participación en la crisis, después de que el fiscal general del estado presentó una demanda en la que se nombró a ocho miembros de la familia. En la demanda no se menciona a Rhodes.

“Purdue engañó a médicos y pacientes para que más y más personas recurrieran a sus peligros medicamentos”, alega la demanda y se agrega: “Un pequeño grupo de ejecutivos encabezó el engaño y se embolsó millones de dólares”.

Purdue dijo que niega “rotundamente” las acusaciones y señala que OxyContin tenía, y todavía tiene, la aprobación de la FDA.

“Creemos que es inapropiado que Massachusetts sustituya con su criterio la evaluación de expertos en regulación, científicos y médicos de la FDA”, dijo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.