• Regístrate
Estás leyendo: Automotrices, atrapadas en la guerra arancelaria
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 01:30 Hoy

Automotrices, atrapadas en la guerra arancelaria

La atención está puesta en si esta semana Ford, Fiat y GM disminuirán sus previsiones de resultado para el resto del año.
Publicidad
Publicidad

Las “tres grandes” automotrices de Estados Unidos presentarán esta semana los resultados del segundo trimestre, que se vieron fortalecidos por las ventas inesperadamente buenas de las camionetas pick up y los vehículos utilitarios deportivos de altos márgenes, que desafiaron los mayores precios de la gasolina y las tasas de interés más altas.

Pero las automotrices quedaron atrapadas en una guerra comercial que desató Trump; todos los ojos estarán puestos en lo que digan Ford, General Motors y Fiat Chrysler respecto al impacto de los aranceles, y si las inquietudes sobre el comercio obligarán a reducir los pronósticos de resultados para todo el año.

Los representantes de la industria automotriz de Estados Unidos dijeron en una audiencia con el Departamento de Comercio de EU el jueves de la semana pasada que los aranceles de la “Sección 232” hasta de 25 por ciento sobre los automóviles y las autopartes importadas elevarían 6 mil dólares el costo de un vehículo importado y 2 mil dólares en un auto hecho en EU.

Pero esos no son los únicos impuestos que se dirigen a la industria, que resultó afectada por los aranceles de ojo por ojo entre China y Estados Unidos, los gravámenes de EU al acero y el aluminio y la amenaza de una guerra de tarifas entre la Unión Europea y EU.

Incluso antes de que surgieran las preocupaciones comerciales, la industria advertía que los costos de los suministros afectarían las utilidades. Ford pronosticó en enero que las ganancias por acción de este año caerían debido a los mayores costos de las materias primas, y en abril dijo que las utilidades del primer semestre se vieron afectadas porque se dispararon los precios del acero “solamente por la amenaza” de los aranceles de la sección 232 sobre el metal.

Los analistas de Wall Street pronostican que las ganancias ajustadas por acción de General Motors serán de 1.78 dólares para el trimestre que terminó el 30 de junio, en comparación con 1.89 dólares del año anterior. Las ganancias ajustadas de Ford del segundo trimestre se pronostica que serán de 32 centavos por acción, 43 por ciento menos que la cifra del año anterior de 56 centavos.

GM responsabilizó a los precios más altos de los materiales, junto con los costos de lanzamiento de productos, de deprimir las ganancias ajustadas antes de interés e impuestos en Norteamérica en el primer trimestre. Los aranceles sobre el acero y el aluminio no se implementaron hasta después de que finalizó el primer trimestre, pero los precios de los materiales comenzaron a subir a finales del año pasado.

Los analistas esperan que Fiat Chrysler —que este fin de semana sufrió la repentina salida de su director ejecutivo Sergio Marchionne debido a problemas de enfermedad— informe ganancias ajustadas del segundo trimestre de 0.84 euros en comparación con 0.69 el año pasado.

Si bien los analistas de Wall Street dijeron que los resultados del segundo trimestre no revelarán un gran efecto directo de los aranceles, es probable que las automotrices se encuentren bajo presión para cuantificar el impacto en los costos del segundo semestre sobre los precios de los automóviles y, potencialmente, sobre el nivel de ventas en Estados Unidos.

David Whiston, de Morningstar, dijo: “El problema con toda esa discusión de los aranceles es que no sabemos qué es lo que va a pasar y de qué forma, e incluso si ocurre, cuánto tiempo durará. Todo el mundo en este momento hace sus planeaciones sobre la base de que no va a ser un problema a largo plazo”.

Brian Johnson, de Barclays, dijo: “Las acciones de las automotrices registran oscilaciones debido a la volatilidad macro en torno a las tensiones comerciales... pero debemos señalar que el comercio con China es casi insignificante... debido a las estrategias de ‘surtido, construcción y venta en la región’. Y si bien los aranceles sobre los vehículos europeos y los flujos del TLC podrían afectar, vemos posibles soluciones políticas en ambos frentes”.

“Creo que habrá una resolución en seis o nueve meses y que no vale la pena alterar la cadena de suministro para Europa o China”, dijo Efraim Levy, de CFRA Research. “Pero el TLC es un problema mayor”.

“Algunas automotrices están cubiertas para varios años sobre los precios de las materias primas y otros son muy buenos para forzar esto a sus proveedores”, dijo un analista del sector automotor, quien agregó que en cualquier caso la mayoría de fabricantes estarán reacios a culpar a los aranceles por cualquier impacto sobre sus utilidades.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.