Ficrea, dos años del fraude millonario

Mañana se cumple un nuevo aniversario de la noticia que cambió la vida de miles de personas, mientras el responsable sigue prófugo.
Sucursal de la sociedad financiera cuando operaba de formal normal.
Sucursal de la sociedad financiera cuando operaba de formal normal. (Daniel Cruz/Archivo)

México

Tristeza, rabia, desolación, impotencia y desesperación son solo algunos de los sentimientos que se perciben al platicar con un grupo de personas que son parte de miles que tienen un común denominador: confiaron en el sistema financiero mexicano y están a punto de cumplir dos años sin poder acceder a su dinero, que en la mayoría de los casos se trata del esfuerzo de toda una vida de arduo trabajo.

Este lunes 19 de diciembre se cumplen dos años desde aquel día, en el que en una conferencia de prensa, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) dio a conocer su decisión de disolver y liquidar a la sociedad financiera popular Ficrea, debido a que detectó una serie de operaciones ilícitas que ponían en peligro el dinero de miles de ahorradores.

El objetivo del organismo regulador, según su presidente, Jaime González Aguadé, era salvaguardar los intereses de los más de 6 mil 800 ahorradores que tenía la institución financiera, toda vez que, hasta ese momento, Rafael Olvera Amezcua, el dueño de Ficrea, había cometido un enorme fraude, hasta de 2 mil 800 millones de pesos e iba en aumento.

Cuestionado en múltiples ocasiones sobre su manera de actuar, el titular del organismo regulador se encargó de resaltar una y otra vez que la CNBV actuó de manera oportuna y prudente, dado que de haber dejado que la sociedad financiera popular continuara operando, el desfalco a los ahorradores habría sido mayor y tal vez no hubiese forma de recuperar un solo peso.

La decisión de la CNBV tomó por sorpresa a los miles de ahorradores; ninguno imaginaba el largo camino que les esperaba desde ese momento.

“Nadie me habló antes. Una mañana, viendo las noticias, me enteré que habían intervenido a Ficrea. Decían que por el momento todo el dinero que encontraron estaba congelado, inmediatamente me sobresalté porque ahí tenía todo mi ahorro. Hice decenas de llamadas y nadie me supo decir exactamente lo que pasaba”, narró José, pequeño empresario, que es solo uno de los miles de afectados a los que la noticia les llegó por sorpresa, y no precisamente por las autoridades financieras.

A dos años de distancia, el panorama para los miles de afectados es todavía incierto. La realidad es que en este tiempo algunos ahorradores de edad avanzada han fallecido; la mayoría se ha cansado de manifestarse en avenidas importantes y frente a oficinas de autoridades financieras y de justicia. Lo único que ha rendido frutos hasta ahora es el concurso mercantil que se encuentra en marcha, con el que han logrado recuperar aproximadamente 15 por ciento de su ahorro total; migajas, dicen algunos ahorradores visiblemente molestos.

“No queremos migajas, queremos que nos devuelvan todo nuestro dinero, con todo e intereses y un extra por el daño moral”, exigió un ahorrador.

Como era de esperarse, luego de anunciarse la liquidación de Ficrea, su dueño, el empresario Rafael Olvera Amezcua, escapó apresuradamente del país; dejó en el camino varios bienes que han sido recuperados y puestos a subasta pública con el objetivo de recaudar recursos y pagar a los acreedores de la Sofipo. Solo en la primera subasta se lograron recuperar más de 20 millones de pesos, gracias a la venta de poco más de 120 automóviles.

Esa cantidad de vehículos, muchos de ellos de lujo, es solo una muestra de la ostentosa vida que llevaba Olvera Amezcua en el país y tal vez se sigue dando en el extranjero, pues aunque las autoridades dicen desconocer su paradero, no son pocas las personas que aseguran que tiene una residencia de lujo en Estados Unidos, concretamente en San Antonio, Texas, donde se pasea con toda tranquilidad y con dinero de miles de personas que ahora mismo luchan por sobrevivir y salir adelante.

DE UNA VIDA TRANQUILA A VENDER DISFRACES

Una visión disminuida a causa de un cáncer en el ojo, que superó hace algunos años, visibles problemas respiratorios y silla de ruedas no son impedimentos para que Regina sea una presencia constante en cada manifestación y muestra de inconformidad que desde hace un par de años realizan cientos de ahorradores defraudados por Ficrea.

A Regina le cuesta expresarse debido a los males que irremediablemente trae consigo a sus 70 años; sin embargo, muchos ahorradores conocen su historia y amablemente están dispuestos a ayudarla.

Como pocos mexicanos, Regina es un ejemplo de previsión y conciencia de la vejez. Desde muy joven decidió ser autosuficiente una vez que llegara la etapa del retiro, por lo que con una disciplina militar ahorró lo más que pudo durante toda su vida laboral y su recompensa fue tener el suficiente dinero para llevar el resto de su vida con total tranquilidad.

Ahorrar bajo el colchón nunca fue una opción para Regina, siempre buscó instituciones que le dieran rendimiento por su dinero, y así fue como llegó a Ficrea. Se enteró de los atractivos rendimientos que daba la Sofipo, pero no invirtió a ciegas, se acercó a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

“Me acerqué a la Condusef para preguntar qué tan seguro era meter mi dinero en Ficrea y su respuesta fue: invierte, no pasa nada”, recordó Regina.

A dos años de distancia, Regina tiene donde vivir, pero se está planteando la idea de vender su casa. Por el momento, con 70 años y amarrada a una silla de ruedas, lucha cada día para sobrevivir y continuar con su vida.

Aunque no pierde la esperanza de algún día recuperar su dinero, está decidida a seguir adelante con su propio esfuerzo, por lo que a finales de octubre pasado pidió prestado un poco de dinero e hizo uso de uno de sus viejos talentos: la costura. Dedicó días enteros a confeccionar disfraces para el Día de Muertos; con algo de ayuda logró venderlos y ahora tiene un poco de dinero para enfrentar este fin de año.

“Es sorprendente que el señor Presidente invite al ahorro, invite a las personas a preparar su vejez”, dice Regina. Ella se preparó no solo ahorrando, sino hasta pidiendo informes. Así como ella hay otros que se quedaron sin casa, que no tienen para sus tratamientos médicos; “eso nos afecta porque es el mismo gobierno quien nos ha hecho vivir esta situación”, dijo María del Carmen Castañón, una de las voceras del grupo de ahorradores defraudados por Ficrea.

Regina forma parte de un grupo de alrededor de 4 mil 200 personas que están a la espera de que el concurso mercantil sea suficiente para recuperar la totalidad de su ahorro. Se trata de personas que tenían invertido más de 120 mil pesos, que es el monto máximo que cubre el seguro de depósito al que tienen derecho los ahorradores de las sociedades financieras populares.

Aunque Ficrea era una institución financiera enfocada en el ahorro y crédito popular, el monto promedio de sus ahorradores era de un millón de pesos; sin embargo, hay varios casos de personas físicas que invirtieron decenas de millones de pesos y ahora se encuentran en la desesperación.

ADIÓS A LA JUBILACIÓN

Una ardua vida de trabajo le ayudó a construir un patrimonio para disfrutar en paz el resto de su vida, pero todo su esfuerzo se escurrió por una grieta en el sistema financiero mexicano. Con más de 70 años, triste y molesto a la vez, visiblemente cansado y con una colección de enfermedades, José debe comenzar de nuevo.

“No tenía en Ficrea ni un millón, pero trabajé toda mi vida en la construcción para juntar un poco de dinero, desde que tenía 15 años nunca dejé de trabajar, empecé desde abajo y salí adelante con mucho esfuerzo. Mi única ilusión era vivir mis últimos años tranquilo y junto a mi esposa”, comenta José.

Diagnosticado con osteoartritis y otras enfermedades respiratorias y cardiacas debido a su avanzada edad y a tantos años de esfuerzo físico, José tiene pocas alternativas; sin embargo, quedarse sin hacer nada no es opción, tanto él como su esposa necesitan tratamientos médicos que no son baratos y que con los años simplemente van en aumento.

José y su esposa no tuvieron hijos y estaban conscientes de que una vejez tranquila dependía solo de ellos mismos. Tras una larga vida parecía que lo había logrado, pero hace dos años tocó tierra un huracán llamado Ficrea, el cual, como a miles de personas, les arrebató casi todo lo que habían conseguido.

Con la fe enfocada en recuperar el esfuerzo de toda su vida, José no pierde la oportunidad de acudir a cada manifestación del grupo de ahorradores defraudados; sin embargo, cada vez es más difícil, ya no tiene la misma energía, camina a paso lento y debe llegar a su trabajo como empacador en un centro comercial, con la esperanza de que las propinas sean suficientes para comprar la medicina que lo mantiene con vida junto a su esposa.

IMPUNIDAD

Aunque es buscado por las autoridades mexicanas y hasta por las estadunidenses —la Interpol emitió una ficha roja para detenerlo—, a dos años del fraude millonario que ha cambiado de manera drástica la vida de miles de familias mexicanas, Rafael Olvera Amezcua, ex dueño de Ficrea, sigue completamente libre.

En México, tanto él como su familia se dieron una vida llena de lujos que presumían en redes sociales: mansiones, autos último modelo, viajes por todo el mundo y hasta yates son solo una muestra de lo que el dinero que consiguió Olvera con base en el esfuerzo de toda una vida de muchos mexicanos es capaz de conseguir.

En tanto, miles de personas, muchas de la tercera edad, luchan para sobrevivir y recuperar un poco de la vida que tenía hasta hace poco.

Por ahora, el grupo de ahorradores defraudados por Ficrea promete no bajar los brazos y no descansar hasta recuperar no solo el 100 por ciento de sus ahorros, sino también los intereses que se debieron generar en todo este tiempo, además de una compensación extra por el daño moral.

Sin embargo, la realidad hasta ahora es muy diferente, el dinero se recupera a paso lento por medio del concurso mercantil y especialistas consideran que sería un gran logro si consiguen recuperan 80 por ciento de su dinero.

+DATOS

Dos Años

Llevan miles de ahorradores buscando por todas las vías posibles recuperar el ahorro de toda su vida.

Avance

Hasta ahora los afectados han recuperado aproximadamente 15% de su ahorro gracias al concurso mercantil.

Pronóstico

Los ahorradores confían en recuperar 100 % de su ahorro; sin embargo, especialistas señalan que con mucha suerte será 80%.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]