Favorece la demanda al sector aeroespacial

El valor del mercado cerrará en 8 mil mdd; el auge de la aviación funcionará como escudo para el sector ante renegociación del TLC, dicen industriales.
Una aeronave contiene más de 6 millones y medio de partes.
Una aeronave contiene más de 6 millones y medio de partes. (Araceli López)

México

A pesar de la presión política y comercial que el gobierno de Estados Unidos lanzó contra diversos sectores en México, en la industria aeroespacial, que vende anualmente más de 7 mil millones de dólares, existe calma, ya que el auge de la aviación funcionará como un escudo ante los cambios por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC).

Luis Lizcano, presidente de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia), informó en entrevista que, de acuerdo con las estimaciones de firmas como Boeing y Airbus, para los próximos años se necesitarán entre 2 mil 500 y 3 mil 500 aeronaves en operación, por lo que habrá la necesidad de millones de autopartes para su construcción.

El directivo explicó que ante esta elevada demanda de partes de avión, lo que sucederá en el sector es que no se cerrarán fábricas en EU para irse a otro lado, sino al contrario, habrá complejos en la nación norteamericana y además se buscará tener otros en México y varias naciones.

“Las aviones traen piezas y sistemas de todo el mundo, además de que hay una presión muy fuerte de la industria por producir más aeronaves”, afirmó Lizcano.

La Femia informó que para este año se prevé que las exportaciones de este sector en México hacia Norteamérica y Europa lleguen a los 8 mil millones de dólares, lo que significará un crecimiento de de 11 por ciento en comparación con 2016.

Lizcano mencionó que un automóvil, por lo general, tiene 4 mil 500 piezas, mientras que en las aeronaves la cifra llega a más de 6 millones y medio.

Se indicó que hace 13 años en el país había tan solo 100 empresas fabricantes estadunidenses y europeas, pero para este año serán 330.

“Entre las entidades que más presencia tienen del sector aeroespacial están Baja California, Chihuahua, Nuevo León, Querétaro y Sonora”, indicó la Femia.

El gobierno de EU y México anunciaron que será en este mes cuando se inicie el proceso de renegociación del TLC, para actualizar las reglas en diversos sectores e incluir otras actividades que no se encuentran en las reglas.

Una de las estimaciones alentadoras para el sector, es la del constructor estadunidense Boeing, que informó que hacia 2034 se necesitarán 3 mil 500 aeronaves en América Latina, lo que implicará un gasto de las empresas por 350 mil millones de dólares.

La europea Airbus prevé que en el periodo 2015-2034 el sector demandará 2 mil 540 aviones, para atender el mercado de pasajeros y el de carga.

Luis Lizcano, director general de Femia, afirmó que ante esta elevada demanda de partes de aviones, los fabricantes no pueden decir que se concentrará en piezas estadunidenses, “si se pudiera realizar, ya lo hubiera hecho desde hace mucho tiempo”.

Algunas de las compañías mexicanas que se encuentran dentro de la industria aeroespacial y exportan partes a EU y Europa son Hemaq, Mexicana MRO, Noranco, Oaxaca Aerospace Exova y Gonzalez Aerospace, entre otros.

Asimismo, hay algunas trasnacionales asentadas en el país con venta de estas piezas, como Bombardier Aerospace, General Electric, Airbus, Safran, Hemaq y Honeywell Aerospace.

CLAVES

EN LA CUMBRE

Ante el crecimiento del sector, la empresa francesa Grupo Safran anunció una nueva inversión en el país, con lo cual tendrá 12 fábricas.

En la undécima planta de esta compañía, donde se fabrican partes de motor LEAP, se invirtieron 74 millones de dólares.

Los próximos 30 y 31 de agosto se realizará en Querétaro la séptima Cumbre Aeroespacial, donde se hablará sobre los retos del sector.

MÉXICO YA OFRECE UNA CADENA PRODUCTIVA AUTOMOTRIZ: CEPAL

México ha acelerado su proceso de transformación, pasando de ser una plataforma de bajo costo para el ensamblaje de vehículos de consumo masivo a una cadena productiva mejor integrada y más diversificada en términos de productos y sofisticación tecnológica, según un informe de la Cepal.

En un apartado llamado “La industria automotriz de México: un caso de éxito bajo tensión”, el organismo de Naciones Unidas analizó el estado del sector y entregó sus previsiones respecto de su futuro en el actual escenario de incertidumbre.

Indicó que, tras la crisis financiera internacional, “México ha acelerado su proceso de transformación, pasando de ser una plataforma de bajo costo para el ensamblaje de vehículos de consumo masivo a una cadena productiva mejor integrada y más diversificada en términos de productos y sofisticación tecnológica”.

El informe de la Cepal detalló que la industria automotriz mexicana aporta más de 3 por ciento del PIB del país y 18 por ciento del PIB manufacturero, con un superávit comercial superior a 52 mil millones de dólares al año.

Con información de Notimex/México.