• Regístrate
Estás leyendo: Falta planeación para crear comunidades sustentables
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 15:02 Hoy

Falta planeación para crear comunidades sustentables

Al desarrollar infraestructura, la iniciativa privada tiene un papel trascendental, porque no hay posibilidad de seguir obteniendo dinero del gobierno, afirma experto.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Los proyectos ideados a largo plazo para desarrollar infraestructura y la prevención de riesgos para minimizar afectaciones ante desastres naturales son dos puntos clave en los que la iniciativa privada y la sociedad civil debe enfocarse para lograr el desarrollo de comunidades sostenibles.

“La planeación en México se ha olvidado, tiene que recuperarse con visión de largo plazo, pues no puede ser sexenal o para una administración en particular. Debemos buscar proyectos para cambiar y cerrar las brechas de marginación que existen y tenemos que saber dónde queremos posicionar a la nación en un horizonte de 30 o 40 años; una vez que tengamos definido eso, hay que ver cómo realizamos la estrategia para lograrlo. No puede existir una planeación a corto plazo porque no va a encajar en un contexto para desarrollar una zona de forma sustentable”, señaló en entrevista Fernando Gutiérrez Ochoa, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México AC (CICM).

LECCIONES APRENDIDAS

El experto destacó que el desarrollo sustentable también implica reconocer errores para tener mejora continua. “Hay lecciones aprendidas de todo lo que hemos desarrollado en el pasado y parte de la innovación tiene que ver con saber partir de un punto que no es cero”. Agregó que un ejemplo es Cancún, “que se conceptualizó en los años 70 y su éxito fue en los 90. Ahora, en toda la Riviera Maya se tiene desarrollo en el que se aprovecha lo bueno que se generó en Cancún, pero también el conocimiento de lo que se hizo en exceso. Dentro del CICM tenemos un concepto que se llama responsabilizarse de la sensibilidad civil, que consiste en ser autocríticos con el impacto de lo que hemos desarrollado”.

De acuerdo con Gutiérrez Ochoa, en los nuevos desarrollos de esa costa se ha logrado un balance para generar comunidades sustentables: “Ahora se hacen sin afectar al medio ambiente, se han planeado buscando integridad con el ecosistema local y con mecanismos que no afectan el subsuelo. Hay más de 50 mil cuartos de hotel en la Riviera Maya que utilizan sistemas sustentables”.

El ingeniero también señaló que la iniciativa privada (IP) “tiene un papel importantísimo, porque los recursos públicos son finitos, no hay posibilidad de seguir obteniendo dinero del erario por más que se tenga una buena recaudación, pues el desarrollo del país y su crecimiento poblacional superan por mucho la capacidad de inversión por parte de los gobiernos. La IP debe ser protagónica en el sentido de proponer y buscar proyectos que permitan generar infraestructura que beneficie a las comunidades con planeación a largo plazo y en coordinación con el sector público”.

ÉTICA E INNOVACIÓN

Gutiérrez Ochoa explicó que dos componentes necesarios para planear comunidades sustentables a largo plazo son la ética y la innovación. “La ética es una palabra muy fácil de entender y al mismo tiempo muy difícil de aplicar, pero es algo que debemos impulsar. Los ingenieros civiles debemos saber decir que no cuando no podemos hacer algo o no tenemos la capacidad de desarrollarlo. Eso no solo aplica en el tema de corrupción, sino en la cuestión de aceptar nuestras capacidades para ejercer un puesto. No podemos aceptar un trabajo para el que no estamos preparados si sabemos que podemos afectar la vida de terceros”, subrayó.

En cuanto a la innovación, destacó que los avances tecnológicos “tienen dos componentes, el negativo y el positivo, y el negativo se puede convertir en positivo al analizar la información para la cual estamos tomando decisiones. No estamos inventando el hilo negro, los datos que ahora se tienen se deben analizar para hacer estrategia y planeación, puede ser un diferenciador muy importante para lograr que una comunidad se desarrolle sustentablemente en el corto, mediano y largo plazo”.

Dentro de las ventajas da la tecnología, el ingeniero destacó que “permite conocer una cantidad muy grande de datos en cuanto a diferentes estadísticas, por ejemplo, de la cantidad de lluvia que hay en una zona o si hay sistemas de almacenaje, drenaje o potabilización. Con eso se puede decidir si el lugar tiene capacidad para ser desarrollado”.

Comentó que el 29 Congreso Nacional de Ingeniería Civil que organiza el CICM, a celebrarse en marzo de 2018, se enfocará en planeación, ética e innovación para un desarrollo equitativo y sustentable.

“Queremos manifestar la importancia de la planeación, no podemos estar teniendo metas a corto plazo, queremos que los principales indicadores de desarrollo sostenible que se miden en el mundo estén bien en México”, destacó Gutiérrez Ochoa.

PROTECCIÓN CIVIL

En cuanto a la prevención, Roberto Hernández, coordinador del diplomado de protección civil en la Facultad de Arquitectura de la UNAM y fundador de Topos México, señaló que “la protección civil debe ser muy participativa y en conjunto con lo que la autoridad coordine; desafortunadamente, la autoridad siente que solo debe mandar, criterio totalmente negativo, porque es la sociedad la que al final determina cómo atender las contingencias, la que ha destacado en la materia y mostrando mejor organización”.

Sin embargo, aún falta mejorar en capacitación y personal para prevenir. “En Ciudad de México hay alrededor de 20 millones de personas y apenas tiene mil bomberos para ayudar en emergencias; en París hay la mitad de la población y cuentan con 5 mil bomberos. En el reciente sismo demostramos que, después de 32 años, el mismo día, nos agarró igual de sorprendidos y no supimos prever riesgos, aunque es cierto que los daños fueron menores en comparación con el terremoto de 1985”.

Hernández comentó que un aprendizaje que dejó la tragedia es el involucramiento de la sociedad al verificar que la infraestructura cuente con permisos, planeación y medidas preventivas. “Hay mucha gente que se está preocupando por ver dónde va a rentar, si su edificio tiene las certificaciones de un director responsable de obra o de un responsable en estructuras, minimizando si es bonito el departamento o se encuentra cerca del lugar donde trabaja y dando más peso a lo seguro que debe de ser el edificio. Obviamente, la protección civil y la gestión de riesgos cada vez toman más importancia en el desarrollo de las comunidades”.

Subrayó que también es muy importante estar preparados, porque los desastres naturales no se pueden prevenir con mucha antelación. “Actualmente en las grandes unidades habitacionales son los mismos vecinos los que organizan y revisan este programa interno, y no tanto por cumplir con la Ley de Protección Civil, la cual establece que todas las instalaciones con un aforo de más de 50 personas están obligadas a contar con un programa en términos de prevención”.

“El hombre siempre se ha preocupado por sobrevivir a los fenómenos naturales y encontrarles una explicación. Se ha ido adaptando a estas situaciones, pero por no atenderlas como se debe suceden tragedias. Una muestra es que no hacemos la gestión integral de los riesgos, una cosa es el fenómeno natural y otra tener en cuenta las medidas provisorias y el peligro que se corre”.

Hernández también destacó que los edificios más altos de la ciudad “están perfectamente bien diseñados, hechos con la responsabilidad que implica, por lo que no sufrieron ningún daño”.

Sin embargo, opinó que en edificaciones más pequeñas aún hay desarrolladores que incumplen las normas. “En construcción la ética es fundamental, desafortunadamente se ve afectada por la corrupción y la sociedad de consumo que nos obliga a generar riqueza haciendo a un lado la preocupación por generar tranquilidad a los habitantes. Hay colonias donde está prohibido tener edificios de más de cinco o siete pisos; sin embargo, se siguen construyendo por falta de ética, tanto del constructor como de la autoridad, y esto ha generado un sinfín de tragedias”.

La protección civil, subrayó, también puede influir en mejorar la calidad de vida: “Genera tranquilidad, pues al adquirir un inmueble construido con ética y respeto por los que habitaran es satisfactorio saber que la familia estará en un hogar seguro, al tener un inmueble que costó lo justo y que brindará el servicio que se necesita. La protección civil se encarga de buscar la prevención por el bienestar de la comunidad, de sus instalaciones y de todo el entorno, por eso no solo es la vivienda la que debe estar preparada, sino también el área de trabajo, el cine, la iglesia o el hospital”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.