“La persecución de corruptos no soluciona el problema”

El CIDE cumplió 40 años, el director de esta institución Sergio López Ayllón, dijo que los problemas de hoy son fallas estructurales que no se han atendido. 
Centro de Investigación y Docencia Económica
Centro de Investigación y Docencia Económica (Especial )

Ciuidad de México

El Centro de Investigación y Docencia Económica llegó a su 40 aniversario. En cuatro décadas la institución ha insistido en la elaboración de políticas públicas que incidan, desde la estructura, en los cambios que requiere el país.

En opinión de Sergio López Ayllón, director general del CIDE son cuatro los grandes pendientes en la agenda política del país.  

Como centro de investigación, ¿para ustedes cuáles son los temas que forman parte de la agenda del país y a los cuales se debe prestar atención?

Uno de los grandes pendientes está relacionado con los gobiernos locales, fortalecer sus capacidades institucionales para ejercer buenos gobiernos.

 Otro tema es la rendición de cuentas para contrarrestar la corrupción y la impartición de justicia.

El origen de muchos de los acontecimientos que estamos viendo en el país son de tipo estructural más que coyuntural.  

Concretamente, ¿cuáles son las fallas estructurales?

Lo que estamos viendo es la suma de problemas estructurales, ninguno de los temas es nuevo, desde hace años se ha discutido el tema de la transparencia como una medida contra la corrupción. Lo que ha pasado es que ahora enfrentamos la suma de circunstancias coyunturales.  

Para mí, el problema no es estrictamente un problema de leyes o de aplicar medidas de corto plazo; lo que en realidad se necesita son políticas públicas sostenidas para incidir, en el mediano plazo, en cuatro áreas.

De éstas, ¿cuáles son los temas más urgentes?

Quizá el relacionado con mejorar el ejercicio de los gobierno municipales, se debe supervisar la aplicación de los recursos económicos, que los recursos bajen adecuadamente a los municipios que realmente le ejercicio de gobierno esté cercano a la gente.

También hay que reestructurar el sistema de rendición de cuentas. La persecución de los corruptos no soluciona el problema. Hay que atacar las condiciones estructurales

La deficiencia estructural, por ejemplo está en que desde hace mucho no se invierte en  la capacitación  de funcionarios municipales. El cambio de funcionarios cada tres años se ha insistido en que no es sano.

Si bien hay avances en la procuración  de justicia todavía falta mucho por hacer, se debe rediseñar el sistema de rendición de cuentas.