Exxon no le teme a la restricción de carbono

La empresa de crudo considera que hay pocas posibilidades de que no pueda producir todas sus reservas petroleras.
En 2017 tuvo que reducir 3 mil 500 millones de barriles en uno de sus proyectos de Canadá.
En 2017 tuvo que reducir 3 mil 500 millones de barriles en uno de sus proyectos de Canadá. (Matthew Brown/AP)

Nueva York

ExxonMobil, el grupo de energía más grande de Estados Unidos, dijo que cree que hay poco riesgo de que no pueda producir todas sus reservas comprobadas de gas y petróleo, incluso en un mundo donde las políticas gubernamentales se preparan para limitar la amenaza de un cambio climático catastrófico, pero reconoció que es posible que no se puedan desarrollar algunos activos de mayor costo.

Exxon dijo que incluso si los países acuerdan frenar las emisiones de gas de efecto invernadero para limitar a 2 grados centígrados el aumento de las temperaturas globales desde la era preindustrial, todavía existirá una necesidad de inversión de billones de dólares en nueva producción de gas y petróleo.

Agregó que la demanda de algunos de sus activos, entre ellos el gas y el esquisto de EU, serán particularmente resistentes incluso si se restringe el consumo de combustibles fósiles en general.

Con una votación de los accionistas en su reunión anual del año pasado se presionó a Exxon a publicar el análisis. Los inversionistas que controlan alrededor de 62 por ciento de las acciones respaldaron la propuesta del fondo de retiro de empleados del estado de Nueva York para una evaluación anual del impacto del cambio tecnológico y la política climática sobre las operaciones de la compañía.

El tema es particularmente sensible para Exxon. El año pasado tuvo que reducir 3 mil 500 millones de barriles en su proyecto de arenas bituminosas de Kearl, en Canadá, en comparación con las reservas comprobadas que se informaron, debido a la caída de los precios del crudo.

Exxon tenía 20 mil millones de barriles de reservas comprobadas de equivalente de petróleo a finales de 2016, 53 por ciento en petróleo y líquidos relacionados y 47 por ciento en gas. Argumentó en un documento publicado el viernes que esperaba extraer 90 por ciento de esas reservas para 2040, y que haría un “uso significativo de petróleo y gas natural hasta mediados de siglo”; incluso en un mundo en el que se limite en 2 grados el aumento de la temperatura, cree que “esas reservas tienen poco riesgo”.

La base potencialmente disponible de activos de recursos no comprobados de la compañía es mucho mayor, con 71 mil millones de barriles de equivalente de petróleo. Pero aún espera necesitar la mitad de esos recursos para 2040. Exxon calcula que si mantiene su participación actual en los mercados mundiales de gas y petróleo tendrá que aumentar 35 mil millones de barriles para reponer sus reservas comprobadas.

Reconoció que “es posible que algunos activos de costos más altos, que pueden recibir un impacto por muchos factores, entre ellos la política sobre el clima, tal vez no se desarrollen”.

Exxon apoyó el acuerdo de París de 2015 sobre el clima, que estableció el objetivo de mantener el aumento de las temperaturas globales muy por debajo de 2 grados centígrados. Sin embargo, en sus proyecciones del panorama de los mercados de energía, la compañía continuó mostrando que espera un crecimiento de la demanda que, según los modelos climáticos, llevará a niveles más altos de calentamiento.

En su nuevo informe, presentado bajo el título Resumen de energía y carbono 2018: posicionamiento para un futuro bajo en carbono, la compañía explora posibles rutas para mantenerse dentro de ese límite de 2 grados centígrados y las implicaciones para el uso de combustibles fósiles.

Esos escenarios varían ampliamente. En uno, la demanda de petróleo en 2040 es ligeramente superior a 95 millones de barriles diarios consumidos en 2016; en otro cae a solo 53 millones de barriles diarios. Pero el promedio de los escenarios muestra un descenso en el consumo de petróleo que alcanza 0.4 por ciento al año, de 95 millones de barriles al día en 2016 a 78 millones en 2040.

Esto es muy diferente en comparación con la proyección que presentó la compañía en su informe Panorama de Energía, donde muestra un aumento de 19 por ciento en la demanda de petróleo para 2040 a 113 millones de barriles diarios.

Exxon dice que incluso si el mundo resulta tener un mayor parecido a los escenarios con una demanda de petróleo mucho menor, todavía tendrá mucho que hacer.

Estima que si mañana se detuviera la inversión en las instalaciones de producción, la extracción mundial solo caería 17 millones de barriles diarios en 2040. Cerrar la diferencia entre esa cantidad y cualquier demanda requerirá de billones de dólares de inversión, dice.

El escenario de 2 grados centígrados de Exxon también prevé la ampliación del papel del gas natural, que representa casi la mitad de sus reservas. También muestra que en promedio el consumo de carbón cayó 2.4 por ciento por año y que en 2040 será de 50 por ciento. El cambio a gas para la generación de energía puede llegar a reducir hasta 60 por ciento las emisiones de dióxido de carbono, aunque ese efecto puede compensarse con el escape de metano, otro gas de efecto invernadero que es el principal componente del gas natural.

Kevin Book, de ClearView Energy Partners, una firma de investigación, dijo que los cambios más importantes en la actitud que tienen las compañías petroleras sobre el cambio climático llegarán cuando los reguladores y las agencias de calificación de crédito empiecen a exigirles que los aborden, pero los análisis de escenarios que comienzan a publicar representan un paso significativo.

“Los directores ejecutivos y financieros observan las métricas, y lo que ahora es diferente es que observan las emisiones junto con otras medidas de desempeño de la inversión”, dijo.