Fondos privados están financiando más exploración en petróleo

Firmas de capital privado cada vez están apoyando más proyectos fuera de Estados Unidos.
El interés de inversionistas privados por el petróleo ahora es global.
El interés de inversionistas privados por el petróleo ahora es global. (Raheb Homavadi/Reuters)

A Mustada Siddiqui le encanta el cambio de escenario. Recién llegó al Reino Unido para encabezar las inversiones energéticas de Blackstone en Europa, la primera vez desde que esto se hace desde Londres y no desde Nueva York.

Se trata de un fenómeno que cambia la industria petrolera: el interés de los inversionistas privados por el petróleo, que antes se enfocaba en América del Norte, ahora es global.

"Hay mucho territorio virgen fuera de Estados Unidos y la competencia es muy tenue", dice Siddiqui, un director ejecutivo de Blackstone.

Los fondos privados han sido una gran fuente de inversiones en energía, sobre todo en EU, donde los grupos de adquisiciones se han volcado lo mismo a los campos de petróleo y gas que a firmas de servicios en yacimientos, plantas de energía y campos eólicos.

Algunas de las firmas petroleras más exitosas de los últimos años han recibido el respaldo de los fondos de inversión. El mejor ejemplo es Kosmos Energy, la pequeña firma de exploración inicialmente financiada por Warburg Pincus y Blackstone, la cual descubrió el masivo yacimiento Jubilee, en aguas de Ghana en 2007.

Cada vez más y más grupos están invirtiendo en el muy rentable negocio de encontrar y producir crudo. Las fusiones y adquisiciones en petróleo y gas financiadas por capital privado ya totalizan 5 mil 900 millones de dólares (mdd) este año, según datos de Thompson Reuters. Esto es 48% más que lo registrado en el mismo periodo de 2013.

"Los fondos privados y las firmas petroleras nacionales son la única fuente de dinero que entra a la exploración por ahora", dice Nick Cooper, director general de Ophir Energy, una firma petrolera emergente africana. "Y tratándose de nuevas firmas, los fondos privados son casi la única fuente de financiamiento".

Antes, el tema de la exploración era dominado por gigantes occidentales como BP y por firmas independientes que cotizaban en bolsa como Tullow Oil y Ophir, un grupo responsable de una serie de descubrimientos espectaculares en África.

Pero el panorama está cambiando. A las firmas de exploración que cotizan en bolsa les cuesta trabajo reunir fondos en tanto que los mercados de capital abandonan la exploración. Las grandes empresas, que han estado bajo presiones de los inversionistas para mejorar la rentabilidad están limitando el gasto y vendiendo activos. Por su lado, las firmas independientes con sede en EU se han regresado a casa para explotar el boom en el petróleo shale.

Las recientes incursiones de los fondos en petróleo difieren mucho de las inversiones tradicionales que hace el capital privado. Los fondos de adquisiciones normalmente mantienen su propiedad por tres a cinco años antes de venderlos. Sin embargo, los horizontes de inversión dentro de la industria petrolera, donde una exploración tiene mayor probabilidad de terminar en un fracaso, pueden ser más largos.