Las exóticas relaciones comerciales de México

El principal socio de nuestro país es Estados Unidos; sin embargo, sus lazos se extienden a muchos lugares recónditos del mundo, como Anguila, Zimbabue o la Franja de Gaza.

México

Andorra, Zimbabue, Azerbaiyán, Guayana Francesa, Albania, Afganistán, Franja de Gaza y Anguila son regiones lejanas, exóticas y hasta con conflictos bélicos que a simple vista parecen no tener nada en común con México; sin embargo, están más cerca de lo que se piensa, pues todos tienen lazos comerciales con nuestro país.

El comercio de México se extiende hasta el suroeste de Israel y noreste de Egipto. Ahí hay un territorio de menos de 400 mil kilómetros cuadrados donde viven casi dos millones de palestinos, la mayoría en condiciones de pobreza, hablamos de la Franja de Gaza.

Se trata de una región en guerra que está sitiada casi en su totalidad, ya que el ejército israelita mantiene cercos en las fronteras para tener un control de flujo de personas y de mercancías. Acción que, según el Banco Mundial, está acabando con las exportaciones y con la economía de dicha región. 

Pese a estas condiciones, de acuerdo con datos del Sistema de Información Arancelaria, en 2016 se enviaron desde México a Gaza algunos aparatos de grabación y reproducción tanto de imágenes como de sonido, así como varias de sus refacciones. 

Según la Secretaría de Economía, dichos envíos significaron para el comercio mexicano alrededor de 345 millones de dólares. El pasado ha sido el año en que más intercambio comercial han realizado ambas economías.  

Como es de suponerse, México no es el principal socio comercial de la región de Gaza. Paradójicamente lo es Israel, país con el que tiene serias diferencias ideológicas y religiosas, que son la principal causa de los conflictos bélicos. 

Al respecto, Abdel Nasser Awad, director general del ministerio de Economía de Palestina, señaló recientemente a la agencia de noticias AP que “la política y los negocios son cosas distintas. Se puede ser enemigos en política pero en los negocios lo que prevalece es el interés”.

Zona de guerra

Cambiando de escenario, al ir un poco más al oriente de Asia se encuentra Kabul, capital de Afganistán, país donde el pasado 8 de marzo un atentado terrorista a un hospital militar dejó más de 30 personas muertas.

Lamentablemente, no es extraño que esto suceda, toda vez que en 2016 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reportó que 11 mil 418 civiles murieron a causa del conflicto en dicho país.

Durante ese mismo año, empresas mexicanas pagaron un total de 2 mil millones de dólares para importar desde Afganistán artículos como cajas, cajones, jaulas, mangueras para bombas, tubos de materias textiles y hasta algodón mezclado con fibras sintéticas.

No obstante, el dato que resalta es que las transacciones comerciales alcanzadas entre ambas naciones durante 2016 significaron una cifra 50 por ciento menor con relación a lo facturado en 2015.

En su más reciente vista a México, Richard Drobnick, especialista en políticas comerciales de la Universidad del Sur de California (USC), señaló que lo que México puede hacer para no depender tanto del comercio con Estados Unidos es construir relaciones con otros países, toda vez que eso será muy bueno para su diversificación.

Asimismo, indicó que derivado de la salida comercial de Estados Unidos de países de oriente medio, naciones como Irán o Afganistán trabajan en una estrategia para construir nuevas políticas de intercambio de mercancías.

Continuando con el viaje, en el Caribe se encuentra Anguila, territorio en ultramar que es una colonia británica donde habitan menos de 15 mil personas. Desde ese lugar, el año pasado México importó una serie de productos relacionados con la reparación y mantenimiento de aeronaves y autopartes.

En tanto, México exportó módems, comunicadores digitales y analógicos, conmutadores y cerveza.  Entre importaciones y exportaciones, la relación alcanzó 500 millones de dólares.

Ahora toca el turno de Guayana francesa, región ubicada en América del Sur, la cual políticamente pertenece a la Unión Europea, dado que es parte de Francia. Ahí las actividades económicas principales son la minería y la pesca.

Según datos oficiales, en 2016 México les vendió tractores, garbanzo, tarjetas inteligentes, zanahoria y nabo. El comercio entre ambas partes llegó a alrededor de mil 500 millones de dólares.

A pesar de que el comercio entre África y México es muy limitado, sí hay algunos países de ese continente a donde llegan los envíos mexicanos, tal es el caso de Zimbabue.

 Ese país africano le compra maíz blanco —el que se utiliza para la producción de tortillas— a México y productos farmacéuticos. El comercio entre ambos países alcanzó 60 millones de dólares en 2016.

Acuerdos

En febrero pasado, la Organización Mundial del Comercio (OMC) puso en marcha el Acuerdo de Facilitación del Comercio (AFC), mismo que tiene que cumplir México, junto a otros 163 países alrededor del mundo.

El tratado busca facilitar el paso de mercancías mediante la eliminación de burocracia, digitalización de procesos y menos requerimiento de información, lo que es un compromiso para estandarizar procesos en aduanas.

Antonio Vidales, presidente de la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana, destacó que “se trata de una buena noticia para México, dado que dará la posibilidad de acceder a otros mercados y así compensar o balancear la cartera de comercio exterior que está enfocada en Estados Unidos”.

 Agregó que el Acuerdo permitirá que los productos mexicanos puedan llegar de manera más sencilla a países de Asia y África, o bien, a naciones con los que no se tiene comercio, puesto que no cuentan con la infraestructura necesaria o los procesos de comercio son muy distintos a los que prevalecen en México y en otros países de vocación exportadora.

 Por citar un ejemplo, Azerbaiyán está en proceso de adherirse a la OMC, y en cuanto lo haga tendrá que cumplir con el acuerdo de facilitación, lo cual podría incidir en un mayor comercio con los países miembros, incluido México.

 En 2016 México vendió a Azerbaiyán principalmente tubos laminados y aparatos de telecomunicaciones, transacciones que alcanzaron 9 mil millones de dólares.

 Otro país de la OMC con el que México  podría ampliar su comercio es con Albania. Hasta ahora los productos que México importa desde ese país situado al sureste de Europa son juguetes; en tanto, ellos compran cerveza, gomas de mascar y recubiertos con azúcar, relación que el año pasado llegó a 6 mil 542 millones de dólares.

 Se puede decir que con Andorra es el mismo caso. El comercio con dicha nación es de mil 324 millones de dólares,  y destaca que México le vende barquillos y obleas.

En tanto, con Bielorrusia el comercio asciende a 6 mil 700 millones de dólares, puesto que a este país se importa acero latonado, material para la fabricación de neumáticos y hojas de sierra, máquinas y aparatos para limpieza, en tanto, se exporta cerveza de malta y tubos laminados.

Otro territorio que en su momento registró comercio con México fue la Zona Neutral Irak-Arabia Saudita, donde en un año se vendieron hasta 70 millones de dólares producto de aleaciones y conectores de cobre para aparatos de refrigeración.

Gaza. En los últimos años su situación empeoró; 80% de su población necesita de ayuda humanitaria. 

Anguila. Se trata de una colonia británica, la cual es más conocida por ser uno de los paraísos fiscales más famosos a escala global.

Afganistán. País marcado por la guerra; intervenido en 2001 por EU como reacción al atentado a las Torres Gemelas.

Zimbabue. Nación africana que destaca en el mundo por contar con el más bajo Índice de Desarrollo Humano.  

345

Millones de dólares es la relación comercial que mantiene México con un lugar tan alejado como la Franja de Gaza.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]