• Regístrate
Estás leyendo: EU aún no puede cerrar la puerta a pactos comerciales
Comparte esta noticia

EU aún no puede cerrar la puerta a pactos comerciales

Republicanos exhortan a Barack Obama para abrir negociaciones sobre un convenio con el nuevo gobierno de Reino Unido.

Publicidad
Publicidad

Los paralelismos con el movimiento contra el sistema que lidera Donald Trump en la convención republicana, que se realizará esta semana en Cleveland, hizo que la votación en Reino Unido para salir de la Unión Europea fuera un popular tema de conversación entre los republicanos.

Trump rápidamente interpretó que el voto en el referendo es una afirmación de su compromiso por desmantelar el “globalismo”. El día posterior a la votación, proclamó: “La gente está enojada en todo el mundo”.

Pero algunos miembros de la clase dirigente de los republicanos, a los que Trump se enfrentó en temas como la raza, el comercio y las normas generales del debate y el decoro en la política estadunidense, también identificaron el brexit como una oportunidad estratégica en el largo plazo.

La semana pasada, dos de los republicanos más poderosos en el Congreso de Estados Unidos instaron al presidente Barack Obama —quien no hace mucho tiempo enviaba a Reino Unido al “final de la fila”— a que abra rápidamente las negociaciones sobre un acuerdo comercial con el nuevo gobierno británico.

Con un pacto como ése, dicen en su argumento, se van a relacionar dos de las economías liberales con mentalidad similar, lo que ofrece beneficios económicos para ambos lados y le agrega vitalidad a una relación comercial y estratégica que ya es impresionante y estratégica. También le puede ofrecer a Estados Unidos una posible ventaja sobre los otros miembros que permanecen en la Unión Europea y Bruselas, con quienes Estados Unidos se encuentra desde hace tres años en unas negociaciones que son dolorosamente lentas.

“Cuando Reino Unido comience el proceso de su salida de la Unión Europea podemos estar listos para apoyar a nuestro fuerte amigo y aliado”, dijo Kevin Brady, el texano que preside el influyente Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara y que promociona la idea junto con Orrin Hatch, el veterano senador de Utah y presidente de la comisión de finanzas del Senado estadunidense.

“Tenemos una relación especial, una muy larga tradición de trabajar en estrecha cooperación, y un acuerdo comercial moderno y actualizado entre Estados Unidos y Reino Unido hará que nuestras economías crezcan”, dijo.

Ese tipo de argumentos son alentadores para la gente en Reino Unido que hizo campaña por el brexit con el argumento que Gran Bretaña con libertad podría negociar mejores acuerdos comerciales, aunque se van a requerir años de negociaciones para poder comprobar esa tesis.

Algunas negociaciones preliminares ya comenzaron. Pero para que nazca cualquier acuerdo entre Estados Unidos y Reino Unido probablemente tendrán que pasar años. A Obama solamente le quedan seis meses en el cargo, así que cualquier negociación comercial significativa entre Estados Unidos y Reino Unido va a ser responsabilidad de la próxima administración, ya sea la que dirija Trump o su rival demócrata, Hillary Clinton.

Hay una gran maraña de incertidumbres y complicaciones que se tienen que desenredar antes de que puedan comenzar en realidad las negociaciones.

Bajo las normas de la Unión Europea, Reino Unido no puede negociar sus propios acuerdos comerciales, ya que aún es miembro. También está la pregunta de qué tipo de relación comercial podrá lograr el nuevo gobierno de la primera ministra Theresa May con la Unión Europea, algo que definirá los términos de las negociaciones con Estados Unidos.

La semana pasada, cuando se le preguntó cuándo piensa que realmente se puede materializar un acuerdo comercial con Reino Unido, Brady objetó. “En este momento es difícil saberlo, porque la discusión sobre Gran Bretaña y la Unión Europea apenas comienza. De hecho, en realidad todavía no empieza”, dijo.

Los acuerdos comerciales —y la globalización en general— difícilmente están de moda en la política en este año electoral en Estados Unidos. En las campañas proselitistas de los dos principales candidatos presidenciales se habla más de eliminar acuerdos comerciales que de lograr nuevos.

Trump pretende construir un muro en la frontera con México y también quiere imponer aranceles punitivos a China. Tanto él como Clinton son críticos de otro gran e importante acuerdo comercial que negoció Obama y puede decirse que es más estratégico, la Asociación Transpacífico de 12 países, el cual la mayoría de la clase dirigente republicana apoya.

Y sin embargo, el hecho de que todavía hay republicanos importantes en el Congreso que hablan sobre probables pactos en el año en que el candidato de su partido hace una campaña contra el libre comercio, puede dar algún tipo de consuelo a las personas que creen en el valor de las economías abiertas.

Aunque solamente sea un testimonio del hecho de que en Washington todavía hay gente importante que piensa más allá del ruido político que hay en la actualidad.

6

Meses que le quedan en la presidencia de EU a Obama; cualquier nuevo pacto deberá tratarse con la administración entrante

12

Países que integran la Asociación Transpacífico que firmó Obama, del cual Clinton y Trump son críticos

3

Años de negociaciones entre EU y la Unión Europea para la Asociación Transatlántica para el Comercio

shawn.donnan@ft.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.