• Regístrate
Estás leyendo: Escasez de cobalto desafía futuro de coches eléctricos
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 14:30 Hoy

Escasez de cobalto desafía futuro de coches eléctricos

Fabricantes como Volkswagen, BMW y Tesla Motors se embarcan en una ardua carrera para garantizar el suministro de este mineral, que es fundamental para la elaboración de baterías.

Publicidad
Publicidad

El fallido intento de Volkswagen para asegurar al menos un suministro de cinco años destaca el reto al que se enfrentan las mayores empresas automotrices del mundo cuando tratan de asegurar los materiales necesarios para su empuje hacia los vehículos eléctricos.

La licitación del mes pasado se realizó cuando otros fabricantes, como BMW y Tesla Motors, trataban de asegurar sus inventarios del metal. Eso podría poner a prueba el punto de quiebre en un nicho de mercado que depende mucho de un pequeño grupo de minas en Congo, uno de los países más pobres y políticamente volátiles de África.

Se espera que la demanda de cobalto para las baterías de los autos eléctricos crezca cuatro veces para 2020, e incluso 11 veces para 2025, de acuerdo con Wood Mackenzie. Si no se puede garantizar el suministro, eso podría amenazar los agresivos planes de las automotrices para los lanzamientos de sus nuevas unidades.

En el Salón del Automóvil de Frankfurt de este año, VW se comprometió a gastar 70 mil millones de euros para electrificar 300 modelos de coches para 2030. “La pregunta que algunos se hacen ahora es: ¿la falta de cobalto podría impactar la revolución de los vehículos eléctricos? “Ya sea que a través de los incrementos de precios se pueda desacelerar la tendencia de la reducción de costos de las baterías, o que la escasez física del metal impacte la producción automotriz”, dice Gavin Montgomery, director de mercado de metales de Wood Mackenzie.

“Si bien podría sonar alarmista, de ninguna manera significa que es imposible”. El cobalto es fundamental para la generación actual de baterías de vehículos eléctricos, que utilizan Tesla, Nissan y Chevrolet. Pero en el último año, el precio dio un salto de más de 80 por ciento, más en comparación con cualquier otro metal para baterías, justo cuando las automotrices buscan reducir los costos de producción de autos eléctricos para que sean competitivos frente a los de combustión interna.

El mes pasado, VW intentó firmar un acuerdo de extracción a largo plazo que le garantizara un precio fijo para el cobalto al menos durante cinco años. Previsiblemente, los grupos de minería se muestran renuentes a firmar acuerdos de suministro a largo plazo con un solo cliente en un entorno de alza de precios.

Nick French, un veterano comercializador de cobalto, dice: “Podrías argumentar acerca de qué tanto van a aumentar y sobre una tecnología sustituta en el largo plazo, pero en el medio inmediato, la dirección parece ser a la alza y nadie va a tener problemas para vender lo que tengan en los próximos años”.

Es probable que las automotrices tengan que negociar acuerdos para un volumen establecido de cobalto a precios flotantes. De hecho, VW está abierta a discutir “posibles formas de cooperación”, desde acuerdos de compra a largo plazo para “modelos estratégicos adicionales”, de acuerdo con una copia del documento de la licitación que pudo ver Financial Times.

Uno de los asuntos que complican el panorama es que el suministro futuro de cobalto depende de un puñado de empresas de minería, entre ellas Glencore, China Molybdenum y Eurasian Resources Group, que operan en Congo. Glencore, por sí sola, representa alrededor de un cuarto del mercado de cobalto, y está lista para aumentar la producción en su mina de Katanga, que volverá a abrir el próximo año después de una modernización. Eso sumará aproximadamente 6 mil toneladas de suministro al mercado de producto refinado de 97 mil toneladas.

ERG, que se formó a partir de la minera ENRC, trabaja en un proyecto en Congo que llevará 14 mil toneladas de cobalto al mercado para finales de 2018, que estima que son suficientes para la construcción de 1.5 millones de vehículos.

“Hay cierta incertidumbre en torno a este crecimiento ya que ambos proyectos son en Congo, que es un país políticamente inestable y tiene dificultades con las interrupciones de energía y con la infraestructura”, según analistas de UBS.

La situación política del país también es tensa ya que su presidente se negó a renunciar el año pasado y las elecciones se aplazaron hasta abril de 2018. De manera privada, los grupos de minería esperan que los precios del cobalto no suban mucho más, por temor a eliminar la demanda de los vehículos.

En 2020, un rápido incremento de precios en tierras raras, que se utilizan en una variedad de aplicaciones de tecnología, llevó a las empresas a buscar materias primas sustitutas. El cobalto opera a cerca de 30 dólares por libra.

Eso puede aumentar hasta estar entre 40 y 45 dólares por libra, pero cualquier movimiento más alto podría incentivar el desarrollo de nueva tecnología y química de baterías, de acuerdo con Anthony Milewski, director ejecutivo de Cobalt 27, una compañía que cotiza en Canadá que tiene un inventario de más de 2 mil toneladas de cobalto.

Johnson Matthey, una compañía británica de productos químicos, afirma que desarrolló un electrodo de batería de bajo contenido de cobalto que ofrece una ventaja de costo a través de un ahorro eficiente de dicho mineral.

“La rigidez del mercado de cobalto en la actualidad acelera los esfuerzos de investigación para encontrar un sustituto”, dice Adam Collins, analista de Liberum.

Alza

Se prevé que la demanda de cobalto para las baterías de coches eléctricos crezca cuatro veces en 2020 y 11 en 2025.

Reto

En un momento en que las armadoras buscan reducir el costo de estos autos, el precio del cobalto se ha elevado más de 80%.

Inversión

La alemana VW comprometió 70 mil mde para fabricar 300 modelos de coches hacia 2030.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.