• Regístrate
Estás leyendo: Eren Ozmen, la millonaria que no deja de mirar las estrellas
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 17:14 Hoy

Eren Ozmen, la millonaria que no deja de mirar las estrellas

A bordo de su Dream Chaser, la estadunidense de origen turco ha puesto en alto a las mujeres, al tiempo que ha amasado una fortuna de mil 300 mdd.
Publicidad
Publicidad

El físico Stephen Hawking hacía hincapié en la importancia de ver las estrellas y no los pies. “Por más dura que la vida pueda parecer, siempre hay algo que puedes hacer para llegar al éxito, lo importante es que nunca te des por vencido”, decía.

Antes de que esas palabras fueran expresadas por Hawking, estaban clavadas en la mente de Eren Ozmen, multimillonaria que, según la revista Forbes, tiene una fortuna de mil 300 millones de dólares gracias a la explotación de la industria aeroespacial mediante su compañía Sierra Nevada Corp.

La compañía saltó a la fama en 2013 con la Dream Chaser, una nave espacial reutilizable que tenía el objetivo de llevar astronautas a la órbita, y que a su vez marcó el despegue de los sueños de una mujer inmigrante turca en Estados Unidos.

El Perseguidor de Sueños —traducido al español— tuvo un costo de 650 millones de dólares, de los cuales Nevada Corp fondeó 300 y su otro gran socio y desarrollador, la NASA, aportó el resto.

En 1994, antes de que la compañía de Ozmen jugará en las grandes ligas, era apenas una pequeña empresa de defensa con 20 empleados que Eren y su esposo adquirieron por 5 millones de dólares —dejando su casa como garantía—.

Cuatro años después y financiada por el flujo de caja de sus contratos militares, Nevada Corp adquirió 19 firmas aeroespaciales y de defensa.

Si retrocedemos un poco más en el tiempo, la entonces estudiante una maestría en Administración de Negocios en la Universidad de Nevada se encontraba en bancarrota y asediada por la presión de obtener un empleo en un país ajeno.

A principios de los 80, Eren tenía varios empleos de medio tiempo en el campus, vendiendo baklava casero (pastel turco) en una panadería y trabajando como conserje nocturno limpiando el edificio de una compañía local que posteriormente pasaría a ser suya: Sierra Nevada Corp.

Movida por sus múltiples trabajos, Eren se alejó de Nevada Corp para trabajar en Carson City, empresa de rociadores.

Motivada por su curiosidad y avidez, se propuso destinar su primer sueldo a adquirir una computadora HP que le ayudara a hacer más eficientes sus labores en Carson; por ejemplo, la laboriosa tarea de generar los informes financieros en una época donde no había de otra más que realizarlos a mano.

Tiempo después, la compañía que le había despertado su innato instinto de innovación fue comprada y con eso, Eren se enfrentó al desempleo.

Luego regresó a Nevada Corp; esta vez impulsada por su esposo y con la premisa de mejorar los informes financieros de la empresa. Sin embargo, posteriormente, la empresa que en aquél entonces fabricaba sistemas para ayudar a los aviones a aterrizar en portaaviones se enfrentó a severos problemas económicos que la llevaron a la bancarrota.

Fue así como una atinada corazonada motivó al matrimonio para hipotecar su casa y poder emprender la lucha de la que hoy conocemos parte de los resultados.

Frutos

Solo en 2017, la compañía se situó como la contratista más grande del gobierno de Estados Unidos, reportando ventas por mil 600 millones de dólares con casi 4 mil empleados distribuidos en 33 ubicaciones.

Hacia el futuro, el nombre de Nevada Corp y Eren seguirán haciendo ruido, ya que después de diversas implementaciones y mejoras a su Dream Chaser, Sierra Nevada espera la gran recompensa, que se dará cuando envíe el vehículo al espacio.

Su fecha de lanzamiento está fijada para septiembre de 2020, 11 meses después de que el Cygnus, de su rival Orbital ATK despegue en octubre, un mes más tarde que el SpaceX’s Dragon 2.

Si el Dream Chaser completa sus seis misiones requeridas a la estación espacial para 2024, Sierra Nevada estima recibir mil 800 millones de dólares y probablemente con esto, la insignia de su nave siga retumbando no solo en la Tierra, sino en el espacio, dispuesto a seguir llevando los sueños de Ozmen a las estrellas que tanto observó Hawking.

Reto
Eren Ozmen ha incursionado en la industria aeroespacial a través de su compañía Sierra Nevada Corp.

Inicio
Su nave, la Dream Chaser, fue innovadora en su tiempo y marcó el despegue de sus sueños de grandeza.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.